Público
Público

El exgerente de Osasuna admite que pagaron 2,7 millones para amañar varios partidos

Ángel Vizcay confesó ante la LFP que se reunió con dos jugadores del Betis para ofrecerles 250.000 euros por ganar al Valladolid y, en caso necesario, dejarse vencer en Pamplona.

Los jugadores de Osasuna tras consumarse el descenso del equipo la temporada pasada. /EFE

PÚBLICO

MADRID.- El exgerente de Osasuna, Ángel Vizcay, ha reconocido recientemente ante la Liga de Fútbol Profesional que la directiva del club navarro había ofrecido la pasada temporada una cantidad de dinero a dos jugadores del Betis para que el conjunto verdiblanco ganara primero al Valladolid y después, si hacía falta, dejarse ganar en la última jornada en Pamplona y así evitar el descenso del equipo rojillo a Segunda División.

Poco a poco se van conociendo más detalles de la investigación abierta por la Fiscalía Anticorrupción sobre la supuesta compra de partidos por parte de Osasuna en la recta final de la temporada pasada. Anoche José Ramón de la Morena, en El Larguero de la cadena SER, desveló más datos y este miércoles la prensa local amplía los detalles.

La declaración de Vizcay ante la LFP fue grabada en vídeo y en ella admite que se ofrecieron 250.000 euros a dos béticos, Antonio Amaya y Jordi Figueras, al final de la pasada temporada en un restaurante de Madrid si ganaban ante el Valladolid y una semana después, en caso de ser necesario, se dejaban ganar ante Osasuna. 

El Betis, que ya estaba descendido a Segunda, ganó en la penúltima jornada al Valladolid por 4-3. Osasuna, por su parte, empató contra el Espanyol (1-1). Y en la última jornada del campeonato, el equipo andaluz perdió ante los navarros por 2-1. Sin embargo, ese resultado no le valió a Osasuna para permanecer en la Liga BBVA. Sin embargo, como informa la cadena SER, Figueras reclamó una cantidad de dinero aludiendo que ellos habían perdido el partido tal y como se había hablado previamente.

Los hechos habrían sucedido cuando Miguel Archanco presidía Osasuna y fue él el que dio la orden para sacar el dinero necesario para intentar el amaño de los partidos para evitar el descenso. Tras la dimisión de la directiva de Archanco fue el propio Osasuna el que trasladó a la Liga la existencia de salidas de dinero sin justificar, como explicó ayer en rueda de prensa el actual presidente Luis Sabalza. Todo ello ha llevado al Consejo Superior de Deportes a decidir auditar los tres últimos ejercicios.

En concreto son 2,7 millones de euros los que el equipo de Archanco no justificó antes de dejar el club y cuyo rastro está siguiendo Anticorrupción. De ese dinero, 900.000 euros corresponden al parecer a un pago a dos agentes inmobiliarios y el resto fue a una sociedad en un paraíso fiscal, que al parecer se encargaba de hacer labores de 'scouting', es decir seguimiento de jugadores.

Otro de los partidos en el punto de mira está el partido Espanyol-Osasuna, disputado en la penúltima jornada de la pasada Liga, que finalizó con un empate (1-1), lo que dio a Osasuna opciones de cara al último encuentro de la temporada y al conjunto catalán le supuso la salvación. La LFP comenzó a investigar este encuentro después de conocer que hubo en el extranjero una apuesta de 240.000 euros a favor de que el partido concluyera con el empate a un tanto. Esa apuesta, al parecer, la realizó un corredor de apuestas que pudo haber apostado con el dinero que le dieron varios jugadores.