Público
Público

La final de la Copa Libertadores se jugará en el Santiago Bernabéu

La Conmebol confirma que el partido se disputará el 9 de diciembre a partir de las 20.30 horas.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Imagen de archivo del interior del estadio Santiago Bernabéu. - EUROPA PRESS

El partido de vuelta entre River Plate y Boca Juniors de la final de la Copa Libertadores 2018 se jugará en el estadio Santiago Bernabéu el 9 de diciembre. El encuentra se celebrará a partir de las de las 20.30 (hora local) ─16:30 en Buenos Aires─, según ha confirmado este jueves el presidente de la Confederación Suramericana de Fútbol (Conmebol), Alejando Domínguez.

El campo del Real Madrid se convertirá en el único estadio del mundo en acoger las finales de Mundial, Eurocopa, Copa de Europa y Libertadores.

El organismo rector del fútbol suramericano puso fin así a días de incertidumbre después de la suspensión del encuentro la semana pasado por los incidentes violentos protagonizados por hinchas radicales. Esta semana, la Conmebol había dicho que el partido se jugaría fuera de Argentina por falta de garantías para la seguridad, pero sin especificar la ciudad.

Previamente, el tribunal de disciplina del organismo rechazó una petición de Boca para ser declarado ganador del partido, pero sancionó a River por los incidentes en los alrededores del estadio Monumental de Buenos Aires que afectaron a varios jugadores de su histórico rival.

El tribunal sancionó a River con dos partidos a puerta cerrada a partir del 2019 y el pago de una multa de 400.000 dólares. La sanción, que no entrará en vigor hasta 2019, sólo permitirá que entren al campo un máximo de 70 miembros del equipo, que incluye a jugadores, cuerpo técnico y personal médico, además de oficiales y directivos del Club. A ellos podrán unirse 20 directivos, como máximo de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) y periodistas acreditados.

Este mismo jueves, el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, dio el visto bueno y confirmó que España estaba dispuesta a organizar la final de la Copa Libertadores. Además, también este jueves, se celebró una reunión en la sede de Delegación del Gobierno de Madrid para abordar esta cuestión. Se tiene que evaluar las condiciones de seguridad que implican este encuentro, pues está considerado un partido de alto riesgo.

El partido de la final de la Copa Libertadores debió jugarse el sábado pasado pero un ataque violento de fanáticos al autobús que llevaba a los jugadores de Boca al estadio Monumental provocó en principio el aplazamiento del partido para el domingo.