Público
Público

Frío, sombras, nubes de arena y caídas

La falta de luz natural no es el mayor inconveniente del GP de Qatar que abre mañana el Mundial

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El experimento de la primera carrera nocturna provoca cierto desconcierto entre la parrilla. Mientras algunos se quejan del frío, como Rossi, ('hubiera sido mejor correr de noche en una estación más calurosa'), otros temen que se repitan las múltiples caídas de los entrenamientos (en un mismo día, cinco pilotos se fueron por los suelos) por la falta de agarre de los neumáticos. Después de una semana de test en Losail, la iluminación artificial es el menor de los riesgos.

01:Poca iluminación, más intuición

Ningún piloto se ha quejado de la falta de luz artificial sobre la pista. De hecho, no tienen ningún motivo para hacerlo. La zona iluminada equivale aproximadamente a setenta campos de fútbol y los esfuerzos por eliminar cualquier sombra han sido extremos. El sistema, con 5,5 millones de vatios de potencia, produce suficiente iluminación para alumbrar una hipotética calle que se prolongara desde Doha (capital Qataría) hasta Moscú. Sin embargo, los pilotos se sienten extraños. 'Más allá de las pistas no se ve nada', asegura Randy de Puniet. 'Debes estar atento a las pocas sombras que hay, porque cuando trazas una curva parece que siempre hay alguien detrás', explica John Hopkins. Para Stoner, la noche da mayor protagonismo al piloto. 'Al ser la visibilidad más baja, en cuanto a las imperfecciones de la pista, te tienes que fiar más del instinto'.

02:Las bajas temperaturas afectan a los motores

La puesta de sol varía de forma extrema el termómetro. Las bajas temperaturas que se registrarán a la hora de la carrera han afectado el comportamiento de los motores durante los últimos entrenamientos. En Kawasaki, por ejemplo, Hopkins y West probaron hasta cuatro reglajes diferentes del motor, porque éste perdía un 10% de potencia con respecto a su comportamiento en las pruebas europeas.

03:El viento transporta arena del desierto

Sin problemas de iluminación, el mayor problema para la visibilidad de los pilotos es el viento nocturno. Las rachas transportan gran cantidad de arena del desierto que rodea el trazado de Losail, formándose nubes de arena que dificultan la visión. Además, la humedad nocturna es otro obstáculo para los pilotos ya que empaña la visera del casco. 'Las gotitas que provoca el relente son muy incómodas porque ves menos', explica Pedrosa.

04:los neumáticos tienen menos adherencia

A la hora de la carrera de MotoGP (21:00h, La 2), la temperatura del asfalto apenas será de 15º, con una humedad del 75%, que forma una tibia capa húmeda sobre la pista. Esto provoca que los neumáticos tengan menos adherencia y sean más fáciles las caídas, porque el neumático delantero pueda patinar en las frenadas. Mientras que en Bridgestone parecen haber encontrado el compuesto adecuado para la prueba inaugural, en Michelín la preocupación ha ido en aumento, según se acerca el gran premio, especialmente con la goma de clasificación.