Público
Público

Racismo en el fútbol Seis ejemplos de racismo en el fútbol que confirman que el episodio del Valencia-Cádiz no es un hecho aislado

Algunos jugadores han tenido que hacer frente a insultos y comportamientos racistas no solo desde las gradas, también desde dentro del campo. Algo que les ha llevado a abandonar el terreno de juego antes de finalizar el partido.

Iñaki Williams
Iñaki Williams en la final de la Copa del Rey contra la Real Sociedad. Europa Press

El pasado domingo se vivió una situación desagradable en el partido de la Liga entre el Valencia y el Cádiz. El central del equipo valenciano Mouctar Diakhaby denunció haber recibido insultos por parte del jugador del Cadiz Juan Cala, que habría llamado a Diakhaby "negro de mierda".

La plantilla del Valencia decidió abandonar el terreno del juego ante esta conducta intolerable. Sin embargo, finalmente regresaron al césped después de que el árbitro del partido David Medié Jiménez "amenazara" al club con una sanción por abandonar el partido una vez ha empezado.

Por desgracia, no es la primera vez que se producen este tipo de escenas en el ámbito deportivo, sobre todo, en el mundo del fútbol, donde se han realizado ataques racistas no solo desde fuera del campo, también desde dentro e, incluso, por parte de los árbitros y jugadores.

El cuarto árbitro del PSG y el Estambul

El pasado año, un insulto racista proferido por parte del cuarto árbitro a un miembro del cuerpo técnico del Basaksehir Estambul, que estaba jugando en el partido de Liga de Campeones contra el París Saint-Germain (PSG), provocó que los jugadores de ambos equipos abandonaran el partido, que fue retrasado al día siguiente, por decisión de la UEFA. El rumano Sebastian Coltescu llamó "negro" el técnico Achille Pierre Webo. El colegiado, finalmente, fue inhabilitado hasta el 30 de junio de 2021 por conducta inapropiada. 

Insultos racistas en el Oporto-Vitória de Guimarães

El comportamiento racista de gran parte de la afición del Vitória de Guimarães dejó una imagen decepcionante. El equipo se estaba enfrentando al Oporto, que iba por delante en el marcador (1-2). Los aficionados del club portugués empezaron a insultar al delantero Moussa Marega, que abandonó el partido en el minuto 68.

Este jugador fue el encargado de poner por delante al Oporto en el marcador; sin embargo, no aguantó más y decidió abandonar el terreno de juego a pesar de que los jugadores de ambos equipos intentaron convencerle para que terminara el partido. Pero Marega ya no iba a dar marcha atrás y decidió salir del césped notablemente molesto, con los pulgares inclinados hacia abajo, reprochando la actitud racista de la afición del Vitória de Guimarães. Otros aficionados de ese equipo sí fueron conscientes de la actitud y empezaron, sin éxito, a corear el nombre de Marega. 

Iñaki Williams recibió insultos de la grada del RCDE Stadium

El delantero del Athletic Club Iñaki Williams desveló que recibió insultos racistas por parte de la grada del RCDE Stadium durante el partido que el conjunto vasco disputó ante el RCD Espanyol (1-1), un incidente que le dejó "triste" y que no se debería volver a "producir". "Me voy un poco triste por el empate y sobre todo porque he sufrido insultos racistas. Es algo que ningún jugador de raza negra o de cualquier raza quiere escuchar, que está totalmente fuera de lugar", señaló el jugador en declaraciones a los medios oficiales del club bilbaíno.

Williams, hijo de padres ghaneses, fue sustituido por Raúl García en el minuto 69 del duelo en Cornell-El Prat; fue en ese momento cuando escuchó los insultos racistas, y le pidió a su compañero Iker Muniain que se lo comunicase al colegiado murciano José María Sánchez Martínez. Sin embargo, el partido continuó, aunque en declaraciones posteriores Willims relató que, si el episodio se repitiera, la plantilla había acordado abandonar el campo, aunque ello implicara perder el partido porque, "sería un puñetazo contra el racismo".

Racismo hacia Mario Balotelli

Mario Balotelli, exjugador del Brescia, tuvo que abandonar un partido después de los insultos racistas que recibió parte de la afición del Hellas Verona. El jugador, en señal de protestas, cogió el balón con las manos y se lo lanzó al público para reflejar su rabia. "No soy distinto a otros jugadores que han vivido lo mismo. El problema, aquí, es que soy italiano", afirmó Balotelli, que explicó que "no eran pocos" los que le insultaban desde la grada "porque los pude oír desde el terreno de juego". 

La impotencia de Luiz

El jugador brasileño Everton Luiz aseguró: "No pude contener la lágrimas porque tuve que hacer frente a los insultos racistas desde el campo de juego durante 90 minutos". El jugador tuvo que hacer frente a los insultos de los hincas del Rad, que imitaban el sonido del mono cada vez que Luiz tocaba el balón. Asimismo, sostuvieron durante el encuentro una pancarta racista contra el jugador.

No obstante, el verdadero motivo que le llevó a no poder contener las lágrimas fue la actitud racista del equipo serbio, que no hizo nada por calmar la situación. De hecho, todo lo contrario, recriminaron a Luiz que decidiera responder a la afición recordando con un gesto su piel negra. 

Dani Alves y el plátano

En 2014, el exjugador del Barcelona Dani Alves también fue víctima de un comportamiento racista cuando un aficionado de la grada lanzó un plátano al césped en el minuto 76 de un partido entre FC Barcelona y el Villarreal. 

El lateral brasileño fue capaz de hacer frente a este gesto racista y se limitó a recoger el plátano del campo, lo peló y seguidamente le dio un buen mordisco. Una reacción que muchos valoraron sin restar importancia a un gesto lamentable que, por desgracia, se ha convertido en un insulto racista muy común en el fútbol europeo.

Agentes de la Policía Nacional arrestaron al joven autor del lanzamiento del plátano al futbolista. Se trataba de David Campayo Lleo, de 26 años. El joven fue citado en la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía de Villarreal (Castellón), y allí fue detenido por un delito contra los derechos fundamentales y libertades públicas recogido en el artículo 510 del Código Penal.