Público
Público

Riera quiere dejar el Espanyol

El mallonquín no se encuentra cómodo en el club catalán y ya ha comunicado su disposición a buscar nuevo equipo

AGENCIAS

El futuro del jugador del Espanyol Albert Riera es cada vez más incierto, ya que el futbolista mallorquín parece dispuesto a abandonar el club catalán, porque considera que su etapa en el conjunto blanquiazul ha llegado a su fin.

Riera, quien no ha comparecido en rueda de prensa, ha dialogado con varios representantes de los medios de comunicación al finalizar el entrenamiento y ha dejado claro que no está demasiado a gusto con su situación actual en el club. El jugador tiene opciones de abandonar el Espanyol, puesto que es uno de los futbolistas con mejor cartel.

El centrocampista balear, que abandonó el domingo rápidamente Montjuïc tras ser sustituido en el descanso, está muy molesto con el comportamiento de la afición. Riera no entiende que los seguidores hayan dado la espalda al equipo.

 

El futbolista, que el sábado recibió el mazazo de quedarse fuera de la lista de convocados para la Eurocopa de Austria y Suiza cuando todo apuntaba a que estaría entre los 23 citados, ha sido protagonista en las últimas semanas.

Riera lamentó públicamente parecer el único responsable de la mala racha de resultados que atravesó el equipo en la segunda vuelta. Después, se quejó de que la plantilla era un poco justa para afrontar toda la temporada.

Aunque su relación con el técnico Ernesto Valverde ha sido bastante correcta hasta los últimos meses, el jugador ya fue protagonista negativo con el anterior entrenador Miguel Ángel Lotina. El balear lamentó, entonces, que el sistema de juego no le favorecía.

En el mercado de invierno de la temporada 2005-06 el club le cedió al Manchester City, donde jugó seis meses y rindió a un buen nivel. Con Valverde se ganó un puesto en el once titular e incluso alcanzó la internacionalidad con España.

El pasado verano recibió una importante oferta del Ajax, pero la entidad hizo un esfuerzo para retener al futbolista e incluso le mejoró y amplió el contrato hasta el 30 de junio de 2011. Su etapa en el Espanyol parece que llega a su fin.