Público
Público

¿Y si Grecia echara a Alemania de la Euro?

Los helenos, ahogados por el rescate, sueñan con dar la campanada ante el combinado germano pese al desequilibrio de potencial

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

David contra Goliat. Podría ser un buen paralelismo entre la bíblica batalla y el partido que se disputará esta noche en el Arena de Gdansk entre Alemania y Grecia. Un encuentro que, además, de valer un billete para las semifinales de la Eurocopa alcanza factores que trascienden lo futbolístico debido a la situación de asfixia económica que estásn sufriendo los helenos y la germanofobia que predomina en el país desde que comenzó la crisis.

Buena parte de los habitantes de Grecia, inmersa en una grave crisis, se han tomado este encuentro como un escenario de primera magnitud para mostrar su descontento por su convulso estado y su reivindicación ante Alemania. Además, está anunciada la presencia de la canciller Angela Merkel en el palco del Arena de la ciudad portuaria del Báltico.

En el terreno deportivo, como en el económico, la superioridad germana es evidente. El conjunto dirigido por Joachim Löw ha logrado pleno encuadrado en el grupo de la muerte. Nueve puntos de nueve. Tres victorias ante Holanda, Portugal y Dinamarca. Un equipo equilibrado, un martillo pilón, con todas sus líneas bien engrasadas. 

Enfrente, un equipo con muchas limitaciones pero con un coraje y confianza en sí mismo digna de admirar. Así lograron su clasificación, derrotando contra todo pronóstico a Rusia, la favorita del grupo. Sin embargo, el héroe y estandarte del equipo,  Giorgos Karagounis, no podrá disputar el encuentro por estar sancionado.

A este hecho se le añade el dato histórico de que el conjunto germano nunca ha perdido contra Grecia y que nunca ha caído en cuartos, aunque los helenos también superaron su única presencia. Sin embargo, en el palmarés reciente ganan los griegos, que se alzaron con la Eurocopa de Portugal de 2004 mientras que Alemania no saborea las mieles del éxito desde 1996, pese a que en la pasada cita de Austria y Suiza fue subcampeona.

El objetivo germano es claro. Aplacar la euforia pese a que su juego no ha despertado todas las alabanzas que hubieran deseado. Pese a pasar con tres victorias, no se ha librado de las críticas por ciertos aspectos de su juego. Por eso, Löw dejó claro ayer que 'no hay que subestimar' a la selección helena.

'Defienden y contraatacan muy bien. Ellos juegan así y hacen mucho daño. Se sienten bien cuando defienden.  Están haciendo un gran campeonato y son un equipo dinámico que defensivamente son muy buenos', ahondó Löw. Que apuntó una de las claves del partido, que Alemania logre derribar la muralla que planteará Fernando Santos.

El seleccionador griego, sin embargo, reivindicó la competitividad de sus hombres pese al claro favoritismo de Alemania: 'No olvidemos que Alemania no es sólo la favorita para este partido. Es favorita para ganar el campeonato. Pero tengo que decir que no estamos aquí de vacaciones. Tenemos unos objetivos y mañana intentaremos hacerlo lo mejor que podamos', explicó.

En cuanto a las alineaciones con las que formarán ambas selecciones, en Alemania Löw volverá a contar con Jerome Boateng, tras su ausencia ante Dinamarca. El resto del equipo volverá a ser el habitual.  En Grecia, la ausencia más importante es la de su capitán Karagounis, clave en las transiciones de un equipo que se pertrechará atrás para tratar de desesperar a los germanos y buscar alguna contra con la que sorprender. Sotiris Ninis y Giorgos Fotakis se perfilan como las opciones para ocupar la plaza de Karagounis. Tampoco podrá jugar por sanción Jose Holebas y el meta Kostas Chalkias es baja por lesión.

Alemania: Neuer; Boateng, Hummels, Badstuber, Lahm; Khedira, Schweinsteiger; Müller, Özil, Podolski; y Gómez.

Grecia: Sifakis; Torosidis, Papastathopoulos, K. Papadopoulos, Tzavelas; Katsouranis, Maniatis; Salpingidis, Fotakis o Ninis, Samaras; y Gekas.

Árbitro: Damir Skomina (SLO).

Campo: Arena de Gdansk

Hora: 20.45.