Público
Público

Dr. Oetker se hace con la mayoría de Freixenet

El grupo alemán, a través de su filial Henkell, compra el 50,67% de la bodega catalana, con la que firma un acuerdo de cooperación internacional. CCOO reclama garantizar el empleo

La sede de Freixenet, el líder del cava. EFE

agencias

Henkell, filial de vinos espumosos, vino y licores del grupo familiar alemán Oetker Group, ha firmado un acuerdo para adquirir el 50,67% de las acciones del grupo catalán de cavas Freixenet. Las empresas no aportaron por el momento detalles financieros de la adquisición, que según La Vanguardia se habría realizado por un precio de 220 millones de euros.

El precio supone valorar la compañía catalana en algo menos de 440 millones, por debajo de los 500 millones iniciales, ya que el precio estaba condicionado al resultado de unas auditorías.

El grupo alemán contó desde el primer momento con el visto bueno de la familia Hevia-Ferrer, que ostenta el 29% de las acciones; posteriormente se sumaron los hermanos Eudald y Pere Bonet, que tienen el control del 14,5% del capital, y finalmente Pilar Bonet, propietaria de un 7,25%.

Por su parte, el presidente de honor de Freixenet, José Ferrer, primer accionista con el 42% del capital, y Josep Lluís Bonet, actual presidente del grupo cavista, han decidido por el momento no vender sus acciones, si bien el acuerdo de compraventa incluye un acuerdo para la adquisición futura a un precio determinado de las acciones de las ramas que ahora optan por no vender.

El consejo de Freixenet incorporará tres representantes de Henkell, que asumirán también la gestión financiera, de la producción y de la distribución comercial, y continuarán dos representantes de las familias que mantienen acciones, José María y Pedro Ferrer, mientras que Josep Lluís Bonet asumiría el cargo de presidente de honor.

La operación, además, según dijeron las empresas en una nota de prensa, contempla "un acuerdo de cooperación internacional" con José Ferrer Sala y José Luís Bonet Ferrer (presidente de Freixenet), los dos miembros de la familia que conservan el resto de las acciones. Según el comunicado, al unir fuerzas los dos grupos se convierten en el líder mundial del sector de los vinos espumosos. El objetivo del acuerdo de cooperación es "abrir nuevos mercados y canales de distribución que permitan ampliar la presencia internacional de las dos compañías" y contribuir a su crecimiento sostenible.

"La variedad de marcas y productos, así como la presencia internacional de ambas compañías se complementan perfectamente. Freixenet es líder mundial en el sector del cava y Henkell cuenta con la marca Mionetto, líder del mercado Prosecco, y con Henkell Trocken, el vino espumoso más exportado de Alemania", dijeron.

Freixenet es una empresa familiar fundada en 1914 con raíces que datan de 1861 y cuenta con 20 bodegas en 3 continentes. Con sede en Sant Sadurní d’Anoia, Barcelona, es el mayor exportador de bebidas de España, así como el mayor fabricante mundial de cava.

Garantizar el empleo

En un comunicado, el sindicato CCOO ha pedido garantizar el empleo y la consolidación del proyecto industrial de Freixenet. El comité de empresa y el sindicato han pedido una reunión de carácter urgente a la dirección del grupo cavista para que éste "cumpla con su obligación" de informar a los representantes de los trabajadores sobre la operación de venta.

Además, ha asegurado que coordinará "las acciones oportunas ante la administración y en el marco de coordinación europeo" para garantizar los objetivos de consolidación del empleo y del proyecto industrial de Freixenet.

Tras la entrada de Henkell, el sindicato considera que la DO Cava debería situarse en la primera línea del mercado de vinos espumosos a nivel mundial, revitalizando el sector y generando oportunidades de crecimiento para el resto de empresas del sector del cava.