Público
Público

Fusiones bancarias Abanca cierra la compra de Bankoa, por el que paga al más de 122 millones

La entidad vasca, hasta ahora controlada por el francés Credit Agricole, mantendrá su marca comercial en su treintena de oficinas en Euskadi.

Un hombre pasa al lado de una sucursal de Abanca, en Madrid. — Marta Fernández / EUROPA PRESS
Un hombre pasa al lado de una sucursal de Abanca, en Madrid. Marta Fernández / EUROPA PRESS

El consejo de administración de Abanca ha dado luz verde a la compra de la entidad financiera Bankoa, que mantendrá su marca comercial en el País Vasco, donde operará como Bankoa Abanca. La entidad gallega, controlada por el venezolano Juan Carlos Escotet, ha pagado 122,4 millones por la participación del 99,81% de Credit Agricole en el banco vasco.

El consejo de administración de Abanca, que aprobó formalmente la adquisición el lunes, dijo que tenía la intención de comprar el 0,19% restante en manos de accionistas minoritarios de Bankoa, en "idénticas condiciones" a las que se ofreció a Credit Agricole. Estos accionistas podrán, asimismo, cambiar sus activos por acciones de Abanca.

Con esta operación, Abanca adquiere 30 sucursales de Bankoa y se hace con una cartera de préstamos de 1.800 millones de euros y 1.600 millones de euros en depósitos, lo que la convierte en el séptimo mayor prestamista de España, con unos 72.000 millones de euros en activos.

Abanca ha avanzado que nombrará un consejo asesor formado por personalidades, empresarios y profesionales "de prestigio" en Euskadi que tendrán como función asesorar a la entidad financiera sobre "la evolución y perspectivas de la economía vasca".

Este consejo asesor empezará a funcionar cuando la fusión entre Abanca y Bankoa se haga efectiva y de él formarán parte los actuales consejeros externos no dominicales de la entidad vasca, cuya sede también pasará a integrarse en la red de Abanca.

El sector bancario español se está consolidando mientras los bancos intentan mejorar su maltrecha rentabilidad. Los bancos de toda Europa están sometidos a una presión creciente por el aumento de la morosidad y los bajos tipos de interés, mientras afrontan el impacto de la pandemia.

Abanca ha estado muy activa últimamente en la adquisición de prestamistas o unidades de negocio más pequeñas. En abril, acordó la compra de la red minorista española del portugués Novo Banco.

Más noticias de Economía