Público
Público
Únete a nosotros

Eurostat El gasto de las familias españolas en el recibo de luz y gas fue el más alto de la UE en 2018

Los datos de Eurostat de la segunda mitad de 2018 revelan que el recibo de lo hogares españoles de luz y gas (antes de impuestos) es el más alto en Europa.

Publicidad
Media: 5
Votos: 6

Un consumidor repasa las facturas energéticas / EFE

Los españoles son los ciudadanos de la Unión Europea que más pagan por la electricidad y el gas. Es más, esa diferencia con el resto de países de la unión es cada más más acusada, según los datos del último semestre de 2018 publicados por Eurostat. 

Según informa El Confidencial, España cerró 2018 con el precio del kilovatio-hora para los hogares en 0,1947 euros de media sin contar impuestos, lo que supone una cantidad nunca vista anteriormente. El efecto es más acusado para aquellos usuarios que menos consumen, dado que en España se paga un alto porcentaje de gastos fijos que no dependen de la cantidad de electricidad gastada.

Esto provoca que los hogares españoles se hayan convertido en los que más  esfuerzo económico tienen que hacer para pagar electricidad y gas en la Unión Europea. Mientras en España el coste es de 0,215 euros por kilovatio-hora (en paridad de poder adquisitivo), en Alemania es de 0,128 euros y en Francia es de 0,106 euros​. También en Italia es menor, de 0,143 euros, en Portugal es 0,126 euros y en Reino Unido es de 0,127 euros. Esto significa que el coste en España es casi el doble que entre los principales países comparables.

En cuanto al gas natural, la situación es muy similar. El precio de este combustible se encuentra a su mayor nivel desde 2015. De esta manera, para las familias españolas es un coste más acusado que para cualquier otra de otro país.

En España el coste del gas es de 0,077 euros por kilovatio-hora. Le sigue Bulgaria con un 0,076 y Portugal con 0,072, Grecia con 0,069 y República Checa con 0,067.

Cuando se toman en cuenta los impuestos, la situación no es mucho mejor: solo Portugal y Alemania superan a España en términos comparativos. Así, el elevado coste de luz y gas contribuye a que el ahorro de los hogares españoles sea un 60% más bajo que en el resto de Europa, también según Eurostat.