Público
Público

El gobernador del Banco de Grecia azuza la amenaza del 'Grexit' si fracasa la negociación

Grecia podría suspender pagos el próximo 30 de junio, algo que posiblemente sacaría al país heleno de la moneda única. Los socios bávaros de Merkel llaman "payaso" a Tsipras. 

Publicidad
Media: 3.60
Votos: 5

El ministro de Finanzas, Yannis Varufakis, escucha a Tsipras, ayer, martes, en el parlamento griego./ EFE

Cada día se habla más de la salida de Grecia del euro. Ya casi nadie elude hablar de esa posibilidad. Este miércoles lo ha hecho el gobernador del banco central de Grecia: Yanis Sturnaras ha dicho de forma muy gráfica que el país podría encontrase en un "camino doloroso" hacia un impago de su deuda y una salida de la zona euro —el Grexit— si el Gobierno y sus acreedores internacionales no logran llegar a un acuerdo de ayuda a cambio de reformas.

Grecia podría suspender pagos al FMI por 1.600 millones de euros el próximo 30 de junio, algo que posiblemente sacaría al país heleno de la moneda única, si no recibe nuevos fondos.

Sturnaras también dijo que la desaceleración económica del país probablemente se acelerará en el segundo trimestre de este año, y que la actual crisis ha provocado una salida de depósitos de unos 30.000 millones de euros (33.840 millones de dólares) de los acreedores griegos entre octubre y abril.

"Un fracaso a la hora de alcanzar un acuerdo marcaría el comienzo de un camino doloroso que llevaría inicialmente a una suspensión de pagos griega y en última instancia a la salida del país de la zona euro y, muy probablemente, de la Unión Europea", dijo el Banco de Grecia durante una comparecencia en el Parlamento, donde presentó el informe sobre la política monetaria de 2014 a 2015.

"Lograr un acuerdo con nuestros socios es un imperativo histórico que no podemos darnos el lujo de ignorar", agregó el gobernador.

Según el informe del Banco Central de Grecia, un acuerdo restablecería la confianza entre las autoridades griegas y los acreedores, garantizaría el apoyo financiero de los socios y del Fondo Monetario Internacional al país y permitiría aplicar una política financiera más equilibrada.

Grecia podría también aprovecharse del programa de compra de bonos de Estado, que lleva a cabo el Banco Central Europeo.

El informe concluye con una serie de propuestas para la elaboración de una política de crecimiento, que debería continuar las reformas estructurales, fortalecer la creación de empleo para hacer frente a la alta tasa de desempleo, adoptar un marco de tasación estable y mantener el rigor en el gasto público.

El informe destaca que el superávit primario se deber conseguir "a través de medidas estructurales y no con medidas que aumenten los impuestos".

Además, pide poner el acento en la sostenibilidad del sistema de pensiones "con la reducción de las excepciones que hay a las reglas generales", en alusión, por ejemplo, a las jubilaciones anticipadas.

El gobernador del Banco de Grecia concluyó que con el apoyo de los socios puede acelerarse el procedimiento por el que el país pueda volver a financiarse en los mercados y señaló que el nuevo programa debe incluir la promesa que los socios hicieron en noviembre de 2012, recogida en el segundo rescate, de reestructurar la deuda.

Los socios de Merkel llaman "payasos" a los griegos

En Alemania buena parte de la sociedad y de la derecha política desea que Grecia abandone el euro. Merkel se enfrenta a una creciente oposición entre sus aliados conservadores a que conceda más fondos de rescate a Grecia. Alemania es el mayor acreedor de Grecia y el mayor contribuyente al presupuesto de la UE y el fondo de rescate de la zona euro.

Tanta es la oposición que los aliados bávaros de la canciller alemana Angela Merkel han acusado al Gobierno griego de no haber comprendido todavía la gravedad de la situación en las negociaciones de deuda y el secretario general de la CSU, Andreas Scheuer, llamó "payasos" a los políticos gobernantes en Atenas.

Scheuer dijo en una entrevista con el diario Rheinische Post publicada el miércoles que Grecia había hecho muy poco para permanecer en el euro.  "El gobierno griego al parecer no se ha dado cuenta todavía de la gravedad de la situación", dijo.

"Se están comportando como payasos sentados al fondo de la clase, a pesar de haber recibido advertencias explícitas de todas las partes de que podrían no pasar al siguiente curso".

La canciller alemana, Angela Merkel está dispuesta a hacer todo lo posible para mantener a Grecia en la zona euro, pero insistió en que la responsabilidad sigue en que Atenas y sus acreedores resuelvan el punto muerto y lleguen a un acuerdo.

El primer ministro griego Alexis Tsipras acusó el martes a los acreedores de Grecia de intentar "humillar" a los griegos con más recortes.