Público
Público
Únete a nosotros

Madrid Las privatizaciones de servicios municipales que Almeida tiene sobre la mesa

La oposición advierte de que dejar en manos privadas la funeraria o BiciMAD va en contra del interés público y de la calidad de los servicios.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El servicio de BiciMAD, el teleférico y el cementerio de la Almudena de Madrid.

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, anunció a primeros de octubre que el consistorio estudia, desde el punto de vista técnico, posibles privatizaciones de servicios que fueron municipalizados en su día por su antecesora en el cargo. El regidor insistió en que no tiene ninguna decisión tomada al respecto, pero aludió a casos concretos como la funeraria o BiciMAD, para cuestionar la idoneidad de la gestión municipal de estos servicios.

Sin embargo, la aparente cautela esgrimida por el alcalde no ha convencido a los grupos de la oposición, que dan por seguro que, a no mucho tardar, el Ayuntamiento pondrá en marcha una batería de privatizaciones que afectarán a la funeraria, BiciMAD, Teleférico y aparcamientos públicos, y que podría extenderse a otros servicios como el de Línea Madrid, la oficina de atención a la ciudadanía. 

La portavoz de Más Madrid en el Ayuntamiento de la capital, Rita Maestre, tiene claro que las intenciones privatizadores del actual equipo de gobierno tienen que ver con su obsesión por borrar el legado de Carmena y su falta de proyecto político para la ciudad.  

Maestre llama a la movilización política y ciudadana para evitar las privatizaciones que planea el alcalde de Madrid

"La principal, y hasta la única razón que tienen para llevar a cabo esas privatizaciones, es de índole ideológica, porque son servicios que funcionan bien y no hay razones para dejarlos en manos privadas, por la eficacia y calidad que ofrecen a los ciudadanos", explica. 

En declaraciones a este diario, Maestre se muestra partidaria de la movilización política y ciudadana, tanto en las instituciones municipales como en la calle, para defender unos servicios públicos que, a su juicio, funcionan bien y sólo se quieren privatizar por razones ideológicas. 

Por su parte, el portavoz del PSOE, Pepu Hernández, cree que la vuelta a las privatizaciones insinuada por Almeida forma parte de los ideales conservadores y liberales del PP y Ciudadanos, y del partido que los apoya, Vox; y es totalmente contraria al interés público y a la viabilidad y calidad de esos servicios. 

La estrategia del PP y Ciudadanos parece tener continuidad con la privatización de servicios municipales

"BiciMAD y el Teleférico tuvieron que ser rescatados por el Ayuntamiento a través de la EMT", recuerda Hernández, "por encontrarse en situación de quiebra y con un grave deterioro de la calidad del servicio que prestaban. Y lo último ha sido que los tribunales han archivado la denuncia del PP contra esa municipalización, considerando que el precio pagado por los activos de esa empresa estaba ajustado al mercado".

Calle 30 y el SAMUR social 

La apuesta del Grupo Municipal Socialista es la progresiva remunicipalización de otros servicios que se encuentran externalizados, con la garantía de que se cumplan los objetivos de viabilidad, calidad en el servicio y mejora de las condiciones laborales de las plantillas. En este sentido, Hernández cree que sería conveniente estudiar la completa municipalización de la Empresa Madrid Calle 30, la prestación del servicio SAMUR Social, y continuar con la de los centros deportivos. 

Frente a las críticas desatadas por las manifestaciones de Almeida sobre las posibles privatizaciones, el Ayuntamiento evita polemizar sobre el asunto y se remite a lo dicho por el alcalde el pasado 10 de octubre, en la rueda de prensa posterior a la Comisión de Gobierno.  

"La situación", señalaron fuentes municipales a este periódico, "no ha cambiado con respecto a ese día, cuando el alcalde afirmó que se está en una fase técnica de estudio respecto a eventuales decisiones. El regidor señaló que conviene estudiar la situación en la que nos encontramos y, si hay opciones favorables y menos gravosas, nosotros tomaremos decisiones al respecto". 

A continuación, analizamos la situación y el pasado reciente de los servicios municipales que podrían estar en la mente del alcalde a la hora de abordar un proceso de privatizaciones: 

BiciMAD

El servicio de alquiler público de bicicletas eléctricas de la ciudad de Madrid fue inaugurado en 2014 por la alcaldesa Ana Botella, quien dejó la gestión en manos de la empresa BonoPark, a la que autorizó una concesión por un plazo de doce años.  

El servicio generaba pérdidas cuando Carmena llegó al Ayuntamiento, por lo que decidió que fuera la EMT la adjudicataria del servicio, a cambio de 10,5 millones de euros. La operación se hizo mediante una cesión de contrato, lo que obligaba a respetar las condiciones acordadas inicialmente con BonoPark: delimitar la extensión del servicio a toda la ciudad, no superar el número de 468 nuevas bicicletas al año y seguir comprando los vehículos a esa empresa. 

El exgerente de la EMT en esa época, Álvaro Fernández Heredia, defiende que la gestión directa de BiciMAD por parte del Ayuntamiento contribuyó a reducir las pérdidas, a agilizar la gestión y a mejorar las condiciones laborales de los trabajadores, "por el simple hecho", aclara, "de que se ahorraba cada año medio millón de euros de sueldos de directivos, que no eran necesarios". 

En opinión de Fernández Heredia, la gestión pública de los servicios municipales ha demostrado que los beneficios contribuyen al interés general y que la calidad del servicio aumenta, "porque en una empresa pública los accionistas son los ciudadanos, que siempre ponen por delante la calidad del servicio y la mejora de las condiciones laborales de los trabajadores". 

Funeraria

Corría el año 1993 cuando el entonces alcalde, el popular José María Álvarez del Manzano, vendió la mitad de las acciones de la empresa mediante un acuerdo con los suscriptores que expiraba en 2016. Carmena, ya instalada en el palacio de Correos, abordó la remunicipalización de la que pasó a llamarse Empresa Municipal de Servicios Funerarios y Cementerios de Madrid, que en su primer año de actividad generó unos beneficios de cuatro millones de euros. 

Pepu Hernández alude a la polémica operación diseñada por el equipo de Álvarez del Manzano para recordar que la antigua empresa mixta de la funeraria "fue, primero, privatizada mediando un escándalo por el que fue condenado el concejal del PP Luis María Huete; y después ha venido obteniendo unos cuantiosos beneficios de los que solo se ha beneficiado la parte privada de la empresa, sin que la misma hiciera las necesarias inversiones en instalaciones a las que estaba obligada". 

Teleférico

Fue construido por la empresa suiza Von-Roll, e inaugurado el 26 de junio de 1969, por lo que este año cumple cincuenta años. Es una visita obligada tanto para los turistas como para las familias que busquen una alternativa de ocio en la ciudad, con el añadido de que es un medio de transporte sostenible para acceder a la Casa de Campo. 

Su capacidad máxima es de 1.200 pasajeros por hora, alcanza una velocidad de 3,5 metros por segundo y tarda 11 minutos en realizar el trayecto que se inicia en el paseo de Rosales y culmina en la Casa de Campo. 

El exgerente de la EMT, empresa que gestiona el servicio en la actualidad, pone de relieve que cuando estaba en manos privadas los ingresos ascendían a unos 8.000 euros, mientras que en el primer año de gestión municipal la cifra fue casi diez veces superior, y eso a pesar de que se tuvieron que abordar algunas inversiones. Fernández Heredia recalca que los anteriores gestores obtenían unos "beneficios desorbitados que ni siquiera el Ayuntamiento conocía", y que su municipalización ha permitido una notable inyección de ingresos para el erario público. En los siguientes años, según sus cálculos, los ingresos podrían pasar del medio millón de euros. 

Aparcamientos

Sobre la posible privatización de los aparcamientos de titularidad municipal, Fernández Heredia señaló que durante la pasada legislatura muchos de ellos pasaron a ser gestionados por la EMT, en contra de lo que ocurría con los gobiernos del PP, que sólo dejaban en manos de la empresa de autobuses los que daban pérdidas, como el de la avenida de Portugal. 

Esta tendencia, a su juicio, se rectificó y los aparcamientos públicos producen importantes beneficios al consistorio. Además, hubo mejoras de personal, en donde había sólo dos empleados de plantilla se aumentó a siete, y se establecieron diferentes turnos para atender el servicio durante las 24 horas. 

"Cuando el alcalde dice que va a estudiar privatizar estos servicios, lo que se le debería exigir es que explique por qué va a ser mejor la gestión privada que la pública. Detrás de todo esto se esconde una cuestión ideológica, ese mantra de que lo privado gestiona mejor, cuando en realidad no es así" sostiene el exgerente de la EMT.