Público
Público

Naturgy invertirá 2.000 millones este año, un 70% en España

El presidente ejecutivo de la antigua Gas Natural Fenosa cree que las elecciones del 28 de abril no alterarán la hoja de ruta de transición energética marcada por Gobierno de Sánchez.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de Naturgy, Francisco Reynés, durante la junta general de accionistas de la compañía. EFE/Chema Moya

Naturgy, la antigua Gas Natural Fenosa, prevé invertir 2.000 millones de euros este año, cifra de la cual un 70% (unos 1.400 millones de euros) tendrán como destino España, según indicó el presidente de la compañía, Francisco Reynés. De este importe de capex, el 65% se destinará a proyectos de crecimiento, mientras que el resto tendrá como fin operaciones de mantenimiento, descartando así cualquier operación de adquisición por crecimiento inorgánico.

En rueda de prensa anterior a la junta general ordinaria de accionistas, Reynés descartó cualquier inversión inorgánica en 2019, ya que "no queremos estar atados a compromisos". "Estamos abiertos a cualquier operación que cumpla los criterios de rentabilidad mínima, pero no hemos contemplado ninguna", dijo.

El directivo subrayó que España sigue representando un peso importante en el negocio del grupo, con más de la mitad, por lo que "una parte relevante de estas inversiones van a España". Así, indicó que unos 175 millones de euros se destinarán a inversiones en redes de distribución eléctrica y en torno a unos 220 millones de euros a redes gasistas.

Además, la energética prevé incrementar en 2019 un 15% su resultado bruto de explotación (Ebitda), hasta los 4.600 millones de euros, y alcanzar un beneficio neto de 1.400 millones de euros al final del ejercicio.

El presidente de Naturgy, Francisco Reynés, durante la junta general de accionistas de la compañía. EFE/Chema Moya

En 2018, el grupo energético registró unas pérdidas de 2.822 millones de euros como resultado del deterioro de activos de casi 4.900 millones de euros realizado en la primera mitad de ese ejercicio. El Ebitda de la compañía el año pasado se situó en los 4.019 millones de euros, con un incremento del 3%.

En lo que respecta a la deuda neta, la energética prevé que se se sitúe a cierre de este año en los 15.200 millones de euros, teniendo en cuenta la nueva normativa IFRS16, que pasa a incorporar los compromisos a largo plazo como deuda.

En la rueda de prensa, Reynés ha descartado que el devenir de la situación en Argelia pueda llevar a un problema de suministro de gas natural del país africano hacia España, aunque ha asegurado que "siempre hay que tener planes B". El presidente de Naturgy ha insistido en que "pase lo que pase" con las elecciones generales en Argelia, inmersa en una crisis social ante la presentación a la reelección de Abdelaziz Bouteflika, el contrato de suministro con la estatal argelina Sonatrach "va a seguir cumpliéndose" y que el riesgo de un problema de suministro es a día de hoy "prácticamente nulo".

Naturgy descarta que la situación en Argelia pueda suponer un problema para el suministro de gas a España

No obstante, reconoció que "siempre hay que tener planes B" y destacó que los contratos con Argelia se pueden reemplazar por otros. "Somos uno de los grandes jugadores (en GNL) y contemplamos alternativas de flexibilidad para dar suministro al mercado español", dijo.

En lo que se refiere al conflicto abierto con Egipto por la planta de Damietta, en el que el Ciadi falló a favor de la compañía y de su socio Eni en la sociedad Unión Fenosa Gas el año pasado, afirmó que se está intentando llegar a un acuerdo, aunque no se puede comprometer "a cuándo" se alcanzará. "Lo lógico sería llegar a un acuerdo más pronto que tarde", añadió, subrayando que depende "de las dos partes".

El plan energético de Teresa Ribera

El presidente ejecutivo de Naturgy ha opinado también  que las elecciones generales del próximo 28 de abril no alterarán la hoja de ruta  marcada por la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera.

"Independientemente de quién gane, entiendo que la hoja de ruta va a ser más o menos igual", ha afirmado Reynés, que cree que el plan expuesto por Teresa Ribera es "bastante coherente", y que "las influencias de la política tienen sus limitaciones" frente a tendencias globales como el cierre de las nucleares y de las centrales de carbón.

"Tenemos una brújula para entender por dónde pueden ir las cosas", ha dicho Reynés respecto a las intenciones expuestas por el Gobierno de Pedro Sánchez, aunque ha matizado que ahora hace falta ver en qué normativas concretas se traducen esas políticas.

"La descarbonización, el cuidado por el medioambiente, el impulso a las renovables, como puede ser el gas natural renovable, es algo que todo el mundo quiere. Aún no he escuchado a nadie decir que no lo quiere",  ha dicho.

Por otra parte, Reynés ha defendido su decisión de solicitar el cierre de las centrales térmicas de carbón de Meirama (A Coruña), Narcea (Asturias) y La Robla (León), unas instalaciones que deben estar paradas en junio de 2020, y  ha recordado que Naturgy se ha comprometido a recolocar en otros centros de trabajo a buena parte de la plantilla y a buscar salidas individualizadas y pactadas con el resto.