Público
Público

El negocio de la luz Los beneficios de las eléctricas aumentan 35 veces más que el consumo de luz

Las tres grandes compañías, Endesa, Iberdrola y Naturgy, suman 5.770 millones de ganancias netas en 2018 con un avance del 14,3% sobre el resultado de 2017 mientras la demanda de electricidad solo crece un 0,4%.

Publicidad
Media: 5
Votos: 6

Foto: Pixabay

Los beneficios del sector eléctrico crecen a un ritmo 35 veces superior al aumento del consumo de electricidad: las tres principales compañías del sector, Endesa, Iberdrola y Naturgy, que copan más de un 80% del mercado español, se elevaron a 5.770 millones de euros en 2018, con una mejora de 722 sobre el ejercicio anterior que supone un avance del 14,3%, mientras la demanda de energía crecía únicamente un 0,4% en ese periodo, según los datos de Red Eléctrica.

Los beneficios conjuntos de las tres grandes compañías se acercan a los que los seis grandes bancos obtuvieron el año pasado en el mercado español, que se situaron en 6.802 millones de euros. El beneficio conjunto de la banca ascendió a 16.676, con un promedio de 1,9 por hora, aunque el grueso de esa cifra, 9.874, corresponde al negocio de Santander (6.072) y BBVA (3.802) en el exterior.

LOS BENEFICIOS DE LAS TRES GRANDES ELÉCTRICAS 2017 2018 Iberdrola 2.804 3.014 Endesa 1.452 1.511 Naturgy 792 1.245 Datos en millones de euros FUENTE: CNMV

Según la información facilitada a la CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores), más de la mitad de esas ganancias netas del sector eléctrico, que incluyen su actividad en otros países y que arrojan un ritmo superior a los 650.000 euros por hora, los acumula Iberdrola, que cerró 2018 con un beneficio de 3.014 millones de euros, 210 más que en 2017 (7,5%), tras pagar 959,5 en el Impuesto de Sociedades y una vez descontadas las provisiones para el negocio.

Endesa, por su parte, obtuvo el año pasado 1.511 millones de euros limpios frente a los 1.452 del ejercicio anterior, lo que supone una mejora del 4%; en este caso, con una factura de 392 en el Impuesto de Sociedades.

Por último, Naturgy, la denominación bajo la que ahora opera Gas Natural-Fenosa, cerró el ejercicio de 2018 con una ganancia neta de 1.245 millones de euros que supone un avance del 57% sobre los 792 de 2017. No obstante, ese beneficio de explotación convive con una depreciación del valor de sus activos en 4.851 que aplicó hace unos meses y que afecta a su balance, aunque no a su cuenta de resultados.

Cae la demanda de la industria

La buena marcha del negocio de las compañías eléctricas contrasta con el estancamiento de la demanda de esa energía en España, que, principalmente como consecuencia de los efectos del cambio climático en el ámbito doméstico y de la ralentización de la economía en el industrial, prácticamente se congeló el año pasado con un incremento anual de solo el 0,4%.

Sería el cuarto año consecutivo de crecimiento, según señala el avance del Informe del Sistema Eléctrico Español de REE (Red Eléctrica Española), aunque ese 0,4% queda lejos del 1,1% del ejercicio anterior, del 0,7% de 2016 y del 2% de 2015.
En esa situación resulta clave el comportamiento de los grandes consumidores, que el año pasado descendió (un 1,3%) como consecuencia del retroceso de la industria, cuya demanda cayó un 2,5%.

La demanda total del país alcanzó los 268.808 gigawatios.hora mientras la generación registraba una caída del 0,5% con respecto al año anterior, principalmente por los descensos dela producción del 17,2% y del 18,9% de las centrales de carbón y las de ciclo combinado. Por el contrario, la importación de energía superó a la importación en 11.102.

La tarifa ha subido un 78% en quince años

“Es un sector muy boyante que aplica a los usuarios tarifas desproporcionadamente altas sin justificación”, explica Rubén Sánchez, portavoz de la asociación de consumidores Facua, quien, no obstante, matiza que “no solo ganan dinero con la tarifa, aunque para nosotros eso es secundario”.

En este sentido, destaca que “Iberdrola ha ganado el triple que hace quince años, mientras la tarifa solo ha subido un 78% desde 2003”. En ese periodo, anota, el gasto medio de un hogar ha pasado de 522 a 926 euros anuales, de 43,50 a 77,16 euros mensuales, en una tendencia al alza que no tiene visos de decaer.

La asociación de consumidores achaca el encarecimiento a la subida de las tarifas en las últimas legislaturas, en las que los términos fijos han ido ganando peso mientras el del consumo se reducía. Así, cada kilowatio de potencia instalada en un hogar tiene un impacto medio de 52 euros en el recibo al cabo del año.

“Este Gobierno tampoco se atreve a intervenir el sector y a establecer una tarifa totalmente regulada para el consumidor vulnerable”, señala, mientras apunta que la normativa comunitaria no define ese último concepto, lo que permitiría darle una interpretación local y, por ejemplo, incluir en él a los clientes con menos de 10 kilovatios de potencia contratada, lo que afectaría a la práctica totalidad de los hogares.

Algunas entidades como Ecodes insisten en señalar las medidas domésticas de eficiencia y reducción del consumo como uno de los principales medios para abaratar el recibo.