Público
Público

El Santander se compromete a mantener el empleo y anuncia medidas de apoyo a pymes y clientes en todos sus países

El Banco Santander se ha comprometido a mantener el empleo en España, a no realizar ningún expediente de regulación temporal (ERTE) e incluso a cubrir los costes salariales que necesiten sus proveedores de servicios en España.

El Santander se compromete a mantener el empleo y anuncia medidas de apoyo a pymes y clientes en todos sus países.
El Santander se compromete a mantener el empleo y anuncia medidas de apoyo a pymes y clientes en todos sus países.

CONTENIDO PATROCINADO

El Banco Santander se ha comprometido a mantener el empleo en España, a no realizar ningún expediente de regulación temporal (ERTE) e incluso a cubrir los costes salariales que necesiten sus proveedores de servicios en España para que, ahora que más de 21.000 empleados del banco están en casa teletrabajando y no están usando esos servicios, ninguno de tales proveedores se vea forzado a hacer recortes de plantilla en estos momentos tan extremos. Además, Santander ha anunciado cuantiosas donaciones de material sanitario a las autoridades españolas para contribuir a la lucha contra el coronavirus. En cada país donde opera, todas las filiales están tomando medidas de ayuda a sus clientes, con foco especial en pymes y autónomos, que son probablemente el núcleo clave para la recuperación que ha de seguir a la crisis.

"Para muchos de nosotros, la pandemia del coronavirus es el desafío más importante al que nos hemos enfrentado en nuestra vida. La magnitud de la tarea que tenemos por delante exige un enorme esfuerzo colectivo. Nos esperan meses complicados, pero confío en nuestra capacidad como sociedad para superarlo y el banco estará a la altura". Estas palabras de Ana Botín, presidenta de Banco Santander, marcan la hoja de ruta que se ha marcado el grupo financiero.

Contribuciones a la lucha sanitaria

Efectivamente, ningún puesto de trabajo se perderá en España durante esta crisis, ni tampoco de los proveedores de servicios del Santander. Además, el banco ha donado 4 millones de euros a la Comunidad de Madrid para habilitar 2.000 nuevas camas en el hospital provisional de campaña que se ha montado en la zona de IFEMA (donde también está aportando su capacidad de organización para el catering del personal sanitario), y comprar respiradores para las UCI. También ha buscado por todo el mundo y adquirido un millón de mascarillas para enviar al Ministerio de Sanidad.

Por otro lado, el Consejo de Administración y toda la alta dirección han acordado reducir personalmente sus retribuciones, para iniciar la constitución de un fondo de como mínimo 25 millones de euros para comprar y donar más equipamientos médicos y otros materiales esenciales en la lucha contra la pandemia. La presidenta Botín y el consejero delegado, José Antonio Sánchez, reducirán un 50 por ciento sus remuneraciones para aportar el recorte íntegramente al fondo. Todo el personal del banco hará también aportaciones voluntarias.

Asimismo, el consejo de administración de Banco Santander ha tomado la decisión de "dotar al banco de la mayor flexibilidad posible para poder aumentar el crédito y apoyar las necesidades de empresas y particulares afectadas". El banco cumple holgadamente los requisitos de capital y está cómodo con los colchones ("buffers", en términos técnicos) que ya tiene respecto a los mínimos regulatorios exigidos por las autoridades financieras. En cada país donde opera, además de enviar a teletrabajar a gran parte de sus plantillas, ha volcado sus esfuerzos en diseñar planes de apoyo a sus clientes en materia de financiación y atención en tiempo real.

Desde el punto de vista de sus servicios comerciales, en España Santander ha montado un fondo de liquidez de 20.000 millones para cubrir necesidades de tesorería de pymes a corto plazo, con especial foco en empresas de turismo, hoteleras y restauración, cuya actividad se ha reducido a grados enormes. Además, acaba de activar una nueva línea ICO contra el Covid 19, por importe de 400 millones. En Reino Unido, el banco ha puesto en marcha una moratoria hipotecaria de hasta tres meses. Si bien se ha establecido el cierre de algunas sucursales, se garantiza la disponibilidad del servicio con horarios de apertura reducidos y canales digitales. A su vez, en Portugal, se han suspendido varias comisiones a empresas y particulares. En Polonia, hay vacaciones de pago de las hipotecas de 3 a 6 meses. De igual forma, Santander Consumer en Alemania ofrece a los concesionarios una suspensión de pagos de 90 días en la financiación de stock. Además, los vehículos podrán mantenerse tres meses más.

En Estados Unidos, Santander Consumer USA amplía el periodo de pagos aplazados, renuncia a cargos por mora y facilita prórrogas de renting a quienes no puedan devolver sus vehículos, entre otras cosas. Además, la entidad dispuso 25 millones de dólares en préstamos a las Instituciones Financieras de Desarrollo Comunitario (CDFIs por sus siglas en inglés) para préstamos a pequeñas empresas. Por su parte, Santander Bank ofrece la suspensión temporal de pagos, el reembolso de algunas comisiones y la suspensión de ejecuciones hipotecarias, entre otras medidas. En México, las sucursales se mantienen con una dotación mínima de personal (un máximo de 10 personas) con el fin de garantizar el servicio. Además, están funcionando permanentemente los canales digitales.

En Brasil, el Banco Santander adoptó una serie de medidas para minimizar los impactos y para contener el avance del nuevo coronavirus en el país. Entre las acciones está el aumento del 10% en los límites de las tarjetas de crédito. Adicionalmente, se estableció una extensión de 60 días en los vencimientos de préstamos que permitir una moratoria en los préstamos personales y de empresa. En Argentina, la entidad puso a disposición de micro, pequeñas y medianas empresas líneas de créditos por 1.000 millones de pesos (alrededor de 14.000 euros), a un plazo de 24 meses, destinadas a la compra de equipamiento tecnológico que permitan el teletrabajo o trabajo remoto, evitando las aglomeraciones de personas ante el avance del coronavirus.

Finalmente, en Chile, Banco Santander ha dispuesto 6.000 millones de dólares en préstamos pre concedidos para consumo, hipotecas, pymes y empresas, un plan que abarcará a más de 500.000 clientes.

Cabe resaltar que todas las páginas web de las filiales de Banco Santander en todo el mundo cuentan con apartados específicos con las medidas establecidas para hacerle frente a los impactos del COVID-19, además de consejos de actuación del día a día para garantizar la máxima protección de los ciudadanos.