Público
Público
laboral coronavirus

La segunda ola pone de nuevo al SEPE en riesgo de colapso en algunas zonas de España

Madrid, Barcelona y Baleares son los territorios en los que se empieza a notar el colapso de este servicio público. La ampliación de ayudas para los ERTE, los errores en tramitaciones anteriores, los sistemas informáticos desfasados y la falta de manos son los principales motivos por los que el SEPE se encuentra en esta situación.

El paro sube en mayo en 26.573 personas, diez veces menos que en marzo y abril
El SEPE ha reconocido 3.748.009 prestaciones de ERTE entre el 16 de marzo y el 31 de mayo. .

La emergencia del coronavirus ha colapsado muchos servicios públicos. No sólo las urgencias hospitalarias y la atención primaria se han visto superadas por la pandemia, el Servicio Público Estatal de empleo (SEPE) también ha padecido las consecuencias de la covid-19.

Ante la fuertes consecuencias laborales de la pandemia, el Ministerio de Trabajo desplegó un escudo social para no repetir los pasos de la anterior crisis del 2008 que desencadenó en millones de trabajadores en paro. Entre las medidas más importantes se pusieron en marcha los ERTE y la salvaguarda del empleo, las ayudas a los autónomos, a la cultura, a los trabajadores temporales, fijos discontinuos y la nueva ayuda para parados de 430 euros.

Un fuerte despliegue de medidas de protección laboral cuya gestión ha recaído en una plantilla del SEPE muy mermada y con unos medios muy precarios, ya que el sistema informático que utilizan para llevar a cabo dichas tramitaciones tiene más de 35 años.

El SEPE, una plantilla mermada desde los gobiernos del PP

El Servicio Público Estatal de Empleo ha sufrido fuertes reducciones de personal durante los últimos años, pasando de 10.136 empleados en el año 2000 a 7.307 en el año 2003. Aunque hubo contrataciones posteriores, el SEPE contaba con 7.639 trabajadores a junio del año 2018 y, actualmente, son más de 8.000 profesionales según los datos del propio SEPE, de los cuales más de 1.000 personas fueron contratadas poco después de comenzar la pandemia.

Este número tan reducido de personas ha tenido que gestionar los ERTE y las ayudas a las empleadas del hogar, entre otras, durante los primeros meses de pandemia. Ahora se encuentran en la segunda fase de tramitación de ERTE y otras medidas sociales, que está haciendo colapsar el servicio en algunas oficinas.

Con la aprobación del nuevo estado de alarma y la situación epidemiológica del país, muchas empresas han tenido que cerrar o reducir su horario de apertura, teniendo que gestionar de nuevo un ERTE a sus empleados y produciendo una nueva avalancha que puede recordar a los primeros meses de la pandemia.

Barcelona, Madrid y Baleares, los lugares más colapsados

Fuentes sindicales de CSIF y CC OO del SEPE aseguran a Público que este retraso se está produciendo en varias comunidades y ciudades. Madrid, Barcelona y Baleares son los lugares en los que más se está notando el colapso. "Vamos todos muy retrasados; esos lugares son los peores, pero eso no quita que en el resto de provincias estemos bien", aseguran.

Desde el Ministerio de Trabajo explican a Público que tienen pensado reforzar los servicios públicos, pero que ahora son los territorios que están en una situación de descongestión los que están prestando ayuda a las zonas que tienen más demanda. Además, han explicado que el SEPE no se encuentra en la misma situación que en marzo y abril, ya que ahora han mejorado los procedimientos para la gestión de los ERTE, así como el sistema informático.

Ante este colapso, empleados del SEPE de otras provincias están ayudando a los trabajadores que se encuentran en las oficinas más saturadas para intentar descongestionar lo antes posible.

"En Baleares estamos colapsados. Nosotros estamos acostumbrados a que, después del verano, lleguen multitud de solicitudes de prestaciones debido al turismo. Este año, debido a la pandemia, han venido muchísimas solicitudes más. Estamos dando lo máximo de nosotros. Ahora mismo tenemos dos problemas, en primer lugar la nueva avalancha de ERTE y los errores durante los meses de pandemia que ahora tenemos que corregir", explica a Público el secretario del comité de empresa de Administración General del Estado en las Islas Baleares, Miquel Palmer.

"Nos hemos visto superados de trabajo. Aquí estamos faltos de manos y los interinos que han llegado no están rodados y no les han dado la formación. El volumen de trabajo, la complejidad de la normativa, los equipos informáticos desfasados y la falta de manos han derivado en errores en los cobros y mayor colapso y lentitud", explica a Público Palmer.

Por su parte, un trabajador del SEPE de una oficina de Cádiz asegura que "recibimos llamadas de los directores de hoteles preocupados por sus trabajadores. Tienen miedo a que no se aprueben sus ayudas y desde Cádiz estamos haciendo expedientes de Madrid por las tardes para ayudarles a avanzar".

Miedo a no poder cobrar las ayudas a tiempo

Ante lo ocurrido en los meses de abril y mayo y las últimas noticias sobre los colapsos en oficinas del SEPE, muchos trabajadores tienen miedo a sufrir la misma situación que padecieron durante los primeros meses de la pandemia.

"Yo fui rescatada durante unos meses del ERTE, pero ahora me han comunicado que me vuelven a incluir en un ERTE y tengo miedo a que me pase lo mismo que me ocurrió en marzo. Yo fui de esas personas que estuvo dos meses sin cobrar y tuve que pedir ayuda a mis padres. Me da la sensación de que estoy en el día de la marmota. Tengo una niña pequeña y sólo de pensar en volver a esos meses en los que tenía que hacer malabares con el dinero me da ansiedad", cuenta a Público una trabajadora de hostelería residente en Madrid.

Los sindicatos exigen recursos

Ante la situación, Comisiones Obreras de Catalunya ha reclamado recursos inmediatos para el Servicio Público de Empleo Estatal para que pueda afrontar la tramitación de prestaciones, las cuales no incluyen la mayor parte de las personas desocupadas que se registraron al paro tras el 12 de agosto, según publicaba La Vanguardia.

"Estamos bordeando el colapso, aunque hay algunas zonas que ya están colapsadas porque tienen que ir tramitando las solicitudes que estaban previamente, antes que las que están llegando ahora porque se pueden cruzar datos y, al final, liarlo todo mucho más", explica a Público Gándara.

"La situación es muy comprometida y va a ser muy complicado normalizar esta situación en el próximo mes. Esta situación está evidenciando que no hay plantilla suficiente y que no se ha podido incorporar plantilla con experiencia para realizar este trabajo", explica.

El responsable del SEPE de CCOO explica a Público que necesitan incorporar a 3.000 personas de forma estructural y a otras tantas de forma coyuntural a la situación. Además, añade que el sistema con el que trabajan está obsoleto y esto produce retrasos e incidencias.

"Han estado saliendo prestaciones en los Reales Decretos-ley que ni siquiera se encontraban en las las pestañas del sistema", añade.

Desde CCOO explican que en muchas provincias se pagarán los ERTE a tiempo, pero que en las provincias colapsadas sí que puede haber algun tipo de retraso en los ERTE porque tienen que arreglar los trámites previos. "Hay muchos segundos ERTE que ya están pagados, aunque es posible que en algunos casos estén mal pagados y se vayan ajustando en el próximo mes", explica.

Por su parte, la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas, reclama al Gobierno la publicación "inmediata" de una oferta de empleo público extraordinaria para el SEPE y una dotación suficiente de recursos humanos, estructurales y profesionalizados ante la situación de emergencia social por la civid-19 y las previsiones económicas y del mercado laboral. Además, reclama un apoyo tecnológico ya que, según explican, "las aplicaciones y sistemas informáticos, con una antigüedad media de treinta años, ponen de relieve las deficiencias en la gestión y dificultan una tramitación más ágil de las prestaciones por desempleo"

Más noticias de Economía