Público
Público

Telefónica gana un 34% menos lastrada por los ajustes en Venezuela, Alemania e Italia

La operadora apuesta por el negocio en  España para lograr un crecimiento de los ingresos del grupo del 7% en 2015

El logo de Telefónica en la sede de la operadora española en el distrito de Las Tablas, en Madrid. REUTERS/Juan Medina

AGENCIAS

Telefónica obtuvo un beneficio neto de 3.001 millones de euros en el ejercicio 2014, lo que supone un 34,7% menos respecto al año anterior, tras efectos extraordinarios como la devaluación del bolívar en Venezuela, la provisión de gastos de reestructuración y el ajuste de la valoración del holding, máximo accionista de Telecom Italia, Telco, y la integración de E-Plus en Alemania, según ha informado la compañía. El resultado bruto de explotación (oibda) bajó a 15.515 millones de euros, frente a previsiones de analistas de 15.724 millones de euros.

Tras un profundo proceso de reestructuración, la deuda neta bajó a 45.087 millones de euros, afectada también por Venezuela. El grupo tenía un objetivo de reducirla por debajo de 43.000 millones al final del año.

Sin embargo, el grupo dijo que no prevé nuevas sorpresas en el país sudamericano y que cualquier devaluación tendrá un impacto "muy limitado".

La deuda baja hasta 45.087 millones, aunque sin lograr reducirla por debajo de 43.000 millones

Tras unos años de profunda crisis en su mercado doméstico, la multinacional española Telefónica se apoyará en la mejoría de su negocio en España y el crecimiento previsto en Brasil y Alemania para volver a subir unos ingresos que llevan desde 2010 a la baja.

Después varios ejercicios penalizada por la crisis económica y el sobreapalancamiento, Telefónica ha saneado sus cuentas y apuesta por volver a crecer, trasladando parte esta mejora a sus accionistas, que han sufrido recortes en su remuneración en los últimos años. "Los resultados del cuarto trimestre de 2014 suponen la culminación de un periodo de intensa transformación", resumió el presidente César Alierta en su presentación de los resultados.

La compañía obtuvo a cierre del año en España unos ingresos de 12.023 millones de euros, un 7,2% menos, con una caída de la cifra de negocio en el último trimestre de 4,9%, lo que confirma "una gradual recuperación". 

En Alemania y Brasil, el operador espera recoger los frutos de las profundas inversiones realizadas en estos países, donde ha realizado una intensa actividad corporativa con la compra de GVT y E-Plus que generarán jugosas sinergias.

A este respecto, la multinacional española ha limitado a 3.000 millones la ampliación de capital prevista para financiar la compra del operador brasileño GVT, frente a los 3.400 millones previstos como máximo anteriormente. El grupo acordó la compra de GVT al operador francés Vivendi por 7.450 millones de euros.

Con estos mimbres, el grupo espera crecer más de un 7% en ingresos en 2015, condicionado a numerosas variables, como la exclusión los extraordinarios y unas cuentas en Venezuela que han supuesto un borrón en sus resultados de 2014.

Estas metas están condicionadas a la venta de su filial británica O2 a Hutchison por hasta 13.500 millones de euros, una operación que quiere cerrar en el primer semestre de 2016 y le permitirá meter en cintura la deuda e, incluso, darle ligero margen para reapalancarse.

Inversión en fibra en España

En España, Telefónica quiere implantar en 1,5 millones de hogares adicionales su producto combinado de Internet, TV, móvil y fijo (Fusión) hasta 2016, para lo que resulta clave la compra prevista de Canal+ y una regulación más favorable de la anunciada en fibra óptica en España. El grupo prevé destinar 3.500 millones de euros, particularmente a sus redes de fibra, en España siempre y cuando venza en su batalla con el regulador sobre la red de fibra, lo que le permitiría alcanzar entre 13 y 18 millones hogares con Internet a muy alta velocidad.

"Convertirnos en una compañía de video es clave para nosotros (...) Hemos pasado de ser una compañía que vendía servicios de voz a una compañía que vende servicios de datos", dijo el consejero delegado de la sociedad, José María Álvarez Pallete. En este mercado se verá reducida la competencia en los próximos meses al reducirse previsiblemente a tres el número de operadores integrados, una tendencia general en Europa, lo que permitirá incrementar a las telecos subir precios a costa de un consumidor que notará en su bolsillo los efectos de la recuperación económica. "Esperamos una evolución atractiva de los márgenes en España en los próximos trimestres", dijo Álvarez Pallete.

El presidente de Telefónica, Cesar Alierta, y el consejero delegado de la operadora, Jose Maria Alvarez-Pallete, en la presentación de resultados de 2014. REUTERS/Juan Medina

El presidente de Telefónica, Cesar Alierta, y el consejero delegado de la operadora, Jose Maria Alvarez-Pallete, en la presentación de resultados de 2014. REUTERS/Juan Medina

El consejero delegado de Telefónica asume que habrá que dar acceso a sus rivales en televisión de pago a paquetes de contenidos si reciben la aprobación regulatoria para la compra de Digital Plus. "Nosotros en el tema de los contenidos, asumimos que habrá ofertas mayoristas y demás", dijo José María Álvarez-Pallete en la presentación de los resultados de la compañía.

México, la incógnita

Tras quedarse fuera de la adquisición de Iusacell y con AT&T presionada con compras de empresas en el mercado mexicano, Telefónica apuesta por crecer orgánicamente allí, pese a las demandas de los gestores locales de la sociedad que piden operaciones corporativas. "En México estamos centrados en crecer orgánicamente (...) analizaremos oportunidades si se presentan a un precio razonable", explicó su presidente durante la conferencia con analistas.

Telefónica cuenta con unos 23 millones de clientes en México, muy por detrás de los más de 70 millones de América Móvil y los alrededor de 8,6 millones con los que cuenta AT&T tras la compra de Iusacell.

La compañía reitera su compromiso de remuneración al accionista en efectivo con la distribución en los próximos dos años de un pago de 0,75 euros por acción

Asimismo, Telefónica ha anunciado sus objetivos financieros para el ejercicio 2015 y 2016 y ha reiterado su compromiso de remuneración al accionista con la distribución en los próximos dos años de un pago de 0,75 euros por acción.

En este sentido, Telefónica propondrá amortizar autocartera en 2015 por un total del 1,5% del capital social y distribuir un dividendo de 0,75 euros por acción. De esta cantidad, la firma pagará en el cuarto trimestre del año 0,35 euros por acción bajo la modalidad scrip dividend voluntario y 0,40 euros por acción en efectivo en el segundo trimestre de 2016.

Del mismo modo, en 2016 la firma pretende amortizar autocartera por un total del 1,5% del capital social y distribuir un dividendo de 0,75 euros por acción en efectivo, en ambos casos condicionado al cierre de la venta prevista de su filial O2 Reino Unido.

Más noticias de Economía