Público
Público

Telepizza espera  captar 600 millones con su regreso a la Bolsa en mayo

Los recursos obtenidos por la vuelta al mercado de la cadena de comida rápida serán utilizados principalmente para reducir deuda,

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un repartidor de un establecimiento de Telepizza, a punto de coger su moto. REUTERS/Andrea Comas

MADRID.- Telepizza estima captar entre 500 y 600 millones de euros en su regreso a la Bolsa, previsto para antes del próximo 15 de mayo, una vez que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) apruebe el folleto de la oferta. De esta forma, la compañía vuelve al parqué tras abandonarlo en 2007, con la colocación de aproximadamente el 50% del capital, lo que supone valorar la cadena de resturación en unos 1.200 millones de euros. Será la primera salida a Bolsa de este año, junto al retorno también de Parques Reunidos y el debut de la filial de Cie Automotive, Dominion.

La firma de restauración ha confirmado este martes su intención de volver a cotizar en las Bolsas de Valores de Madrid, Barcelona, Bilbabo y Valencia, con una oferta, que estará destinada a inversores cualificados y que comprenderá una oferta primaria de nuevas acciones por la compañía (OPS) y una oferta secundaria de acciones existentes (OPV) por el actual accionista único de la compañía.

"Estamos encantados de anunciar la intención de Telepizza de convertirse en una sociedad cotizada. Mediante esta oferta, esperamos estar en una posición muy sólida para conseguir nuestros objetivos y ofrecer un rendimiento financiero sólido para nuestros actuales y futuros accionistas", ha subrayado el consejero delegado de la firma, Pablo Juantegui Azpilicueta.

En este sentido, ha subrayado que Telepizza está preparada para capturar esta oportunidad de mercado desde una posición privilegiada como la mayor compañía no estadounidense de venta de pizzas a domicilio del mundo por número de tiendas. "La fortaleza de nuestra marca y nuestro surtido de productos complementarios, junto con el gran número de oportunidades de crecimiento sin explotar, son las bases de nuestra estrategia futura, tanto a nivel nacional como en el exterior", ha señalado.

Reducción de deuda y planes de incentivos

La compañía ha destacado que los fondos brutos de la emisión primaria, es decir de la OPS, serán utilizados principalmente para reducir deuda, pagar los gastos de la operación relacionados con la oferta y pagar y conceder determinados préstamos a sus directivos bajo planes de incentivos.

La compañía, en la que el fondo de capital riesgo Permira (que lleva varios años intentado reducir su inversión) y la familia Ballvé controlan el 51% y KKR y varios fondos otro 36%, opera en 15 países mediante una red de 1.311 tiendas (461 tiendas propias y 850 tiendas franquiciadas y master franquiciadas).

En 2015, el grupo alcanzó 491,8 millones de euros de ventas cadena (ventas de tiendas propias más ventas de tiendas franquiciadas y master franquiciadas), 328,9 millones de euros de ingresos netos y 57,7 millones de resultado bruto de explotación (Ebitda).

BofA Merrill Lynch y UBS Limited actúan como entidades coordinadoras globales y joint bookrunners de la oferta, mientras que BBVA, Barclays y Nomura International actúan como joint bookrunners adicionales y Banco Santander como co-lead manager. Asimismo, Banca IMI e ING Bank NV sucursal en España actúan como co-managers.

A finales de 2014, la firma de capital riesgo KKR entró en Telepizza tras canjear deuda por capital, y se convirtió en el segundo accionista de la compañía por detrás de Permira y la familia Ballvé. La entrada en el accionariado de KKR se enmarcaba dentro del proceso de reestructuración de deuda de Telepizza, que se redujo a 275 millones de euros, con lo que mejoró su ratio financiero hasta 3,7 veces el resultado bruto de explotación (Ebitda).

Con sede en San Sebastián de Los Reyes, a las afueras de Madrid, Telepizza fue fundada en 1986 por el empresario cubano Leopoldo Fernández Pujals, que también fue presidente de la empresa de telecomunicaciones española Jazztel. La compañía cotizó en la bolsa española durante una década antes de que Permira promoviera su exclusión en 2006.