Público
Público

Alaska: "Me molesta que me consideren una artista de derechas, porque no lo soy"

Olvido Gara 'Alaska' posa para Público.
Olvido Gara "Alaska" posa para Público. ANA BELTRÁN

Apenas mide 1,54, pero su presencia se hace notar. Alaska (Ciudad de México, 1963) es cantante, actriz, compositora y productora. Ha pasado por todos los estamentos de la cultura nacional y es un icono del pop. Devota de Bowie, la llamada Reina de la Movida atiende a Público antes de sus dos próximas citas el 16 y 17 de julio en Las Noches del Botánico, festival de música al aire libre en Madrid.

Con entradas agotadas para dos conciertos de Las Noches del Botánico, ¿siente que la vida vuelve un poco a la normalidad?

No tengo esa sensación ningún día, porque a veces te levantas con una noticia y te acuestas con otra. No sé si soy yo o la vida ya es así, por lo que hay que tener prevención. Planificar es sano y es bonito, pero sin rigidez, porque no está en nuestras manos nada.

Además, es un momento como de correspondencia. Notas que el público lo pasa bien, pero notas que todos nos apoyamos entre todos. Ellos sienten agradecimiento de que estemos ahí, nosotros de que los técnicos estén trabajando... Es una conjunción que se siente.

Tras año y medio de pandemia, ¿siente que tiene que transmitir un mensaje reivindicativo o ayudar al público a evadirse?

"Bowie era un "maricón" según los críticos musicales heterosexuales"

Hay quien sobrevive a base de reivindicación y de enfadarse, y hay gente que necesita todo lo contrario. Yo, desde que tengo 12 años me creé un mundo paralelo. Ahora todos conocéis a Bowie y Bowie es Dios, pero Bowie era una marciana que los críticos musicales machacaban. Y era un "maricón" según los críticos musicales heterosexuales. Y yo con 12 años me hice un mundo donde ese señor era Dios y no quiero salir de ahí. Me parece fenomenal lo que cada uno haga, pero yo necesito mi mundo. Lo de ahí fuera sé que existe pero intento que no vaya conmigo.

Ahora que sale la palabra "maricón". ¿El asesinato de Samuel sucede porque hay un partido en el Congreso de los Diputados que legitima el discurso del odio? 

No voy a entrar en este tema porque no puedo explicarme todo lo que yo quiero, pero lo he dicho antes: en mi mundo está Bowie, al que todo el mundo llamaba eso cuando yo era pequeña. Sé muy bien lo que es esa vida y tener que ir por la calle y estar oyendo eso. Desde que tengo uso de razón hasta hoy; no es como que ha habido un paréntesis, ha ocurrido siempre.

¿Y qué le remueve ver que lo que pasaba cuando tenía 14 años sigue pasando 40 años después?

Pues que la especie humana es lo que es. Soy relativamente optimista. El optimismo te llega cuando determinadas herramientas están más cerca, como las leyes. 

¿Cómo recuerda la muerte de Bowie?

Muy triste y como el fin de una era. Cuando te haces mayor y tus referentes, que son tus pilares, se van muriendo, ya es un mundo sin Bowie y sin determinados creadores, y te das cuenta de que el mundo es otro. Pero les ha pasado a todas las generaciones desde el Neanderthal, que es mi favorito. Es ver cómo lo que construye las bases de tu mundo desaparece, lo cual quiere decir que tu mundo va desapareciendo tal y como es. No es nostalgia, es como cuando mueren los mayores de tu familia.

¿Le llegó a conocer? ¿Existió alguna vez la posibilidad de telonearle?

No, creo que me hubiera muerto [Risas]. No sirvo para conocer a los ídolos. Nunca surgió la opción de telonearle y no lo hubiéramos hecho. Hay cosas que imponen por encima de todo.

Alaska durante la entrevista con 'Público'.
Alaska durante la entrevista con 'Público'. ANA BELTRÁN

¿Le molesta que la gente considere que es una artista de derechas?

Sí, porque no lo soy. Me molestan tantas cosas hoy en día, tantas, tantas, que no puedo enumerarlas y he decidido pasar.

¿Se ha acostumbrado al ruido que hay a su alrededor? 

No, porque no depende de la gravedad del hecho. Es como si a ti te llamaran rubio, u homosexual a alguien que no lo es. Ha llegado un momento en el que creo que tiene que dar igual, porque no puedo controlarlo. Yo he sido mucho de ir a explicar y explicar y... hijos, id a la hemeroteca. Por los hechos les conoceréis. Ya está.

¿Y se ha acostumbrado a la fama?

La fama no es nada malo, soy hija de Warhol. En mi caso, además, es una consecuencia de lo que hago. Si eres famoso por ser famoso, fenomenal, no tengo ningún conflicto con la fama. Entiende que vengo de Warhol.

Es que tiene una frase en su Instagram en la que pide que los fans no molesten a los vecinos y da la sensación de hartazgo.

No me molestan, pero me molesta la mala educación. Puedes ver a Bowie y pedirle un autógrafo y no ser molesto. Pero si vas a casa de Bowie y llamas a todos los timbres del portal... El problema es cómo te aborda la gente: a veces ni les gustas... Y no vas a hacer una encuesta: ¿tú me pides un autógrafo porque te gusto o porque me has visto en un anuncio? Pues estás con la gente y ya está.

¿La fama le ha hecho más desconfiada?

No... Yo soy ya muy vieja [Risas]. He crecido sin redes sociales, no me quiero imaginar qué hubiera sido de nuestros chill out y nuestros afters con móviles. Estaríamos en la cárcel. El mundo ha cambiado mucho. La gente joven está en un chill out grabando y yo pienso: "Pues allá tú con tus consecuencias".

En nuestra época, además, hay una cosa muy curiosa. Ves, por ejemplo, un documental de Walt Disney y hay imágenes de él dibujando con 17 años. Aquí vas a hacer un documental de la España cultural de los últimos 50 años y tienes que hacer recreaciones porque no hay imágenes, no hay fotos, no quedó nada. ¿Cómo eran las fiestas en Casa Costus? Te las tenemos que contar porque no hay nada. Y menos mal [Risas]. ¡De todas las visitas de Warhol a España solo hay dos fotos! 

Hablando de esa memoria cultural, pasó una cosa a raíz del 15M, que fue la relectura de La Transición. Y de algún modo eso también afectó a La Movida, y se empezó a decir que no fue tan buena como la pintaban. ¿Le molesta eso?

Ya me molestó en su momento que a algo [La Movida] que para mí era mi adolescencia le pusieran ese nombre y me metieran en el mismo saco que los señores de pana con los que yo no tenía nada que ver. Pero la historia es así. Soy estudiante de Historia: levanta a los de la generación del 98 y diles que están todos juntos en una página de un libro de texto, te dan un bofetón. La historia está para repensarla.

Otra cosa es que yo la viví y te digo que me parece modélica. Modélica. Por mi carácter, que es conciliador. Cada uno hizo lo que le dio la gana y hay momentos así en la historia. No había un libro rojo sobre las cosas guays y políticamente correctas. Nosotros no vivimos eso.

¿Y eso que se dice de que antes había música en los bares o que ya no hay explosiones y rupturas culturales?

"Por suerte ya no es noticia que la gente haga grupos de música o haga películas"

¡La hay todos los días! ¿Quiere decir qué desde que yo tenía 14 años no hay artistas? Los cabarets, discotecas y festivales llevan 50 años llenos de gente haciendo música, cine, fanzines, digitales... El mundo sigue y por suerte ya no es noticia que la gente haga grupos de música, haga películas o moda. Porque en otros países ya no era noticia cuando aquí sí.

Yo creo que la escena cultural en bares y teatros no ha desaparecido. Te vas al Maravillas Club y está Samantha Hudson, te vas al Que trabaje Rita... Lo que pasa es que nos hacemos mayores y nos desconectamos, pero sal por la noche o ve a un festival. Hay de todo. Es posible que su trascendencia sí haya cambiado, porque antes había cuatro medios y si salía una foto pues se hacían más famosos, pero de verdad que sigue existiendo de todo, lo que me gusta y lo que no.

A raíz del escándalo de Jose Luis Moreno, al que no sé si conoció, uno se pregunta: ¿La industria es un nido de víboras?

"No todo el mundo que tiene un puesto de poder es un hijo de puta"

Cariño, como cualquier empresa, o un banco o un ministerio. Gente mala hay en todas partes. Y hay clichés que no son verdad: no todo el mundo que tiene un puesto de poder es un hijo de puta y no todos los creadores son bellísimas personas, ni el que es un contable es un ser gris. Hay de todo en todas partes.

En cualquier nivel te puedes encontrar gente mala. Yo, bajo mi experiencia, que ha sido en galas donde hemos trabajado juntos, solo puedo decir que se me trató fenomenal.

Como mujer, ¿ha vivido cosas de joven que ahora con movimientos como el Me Too no pasarían desapercibas?

No, ni yo ni mi entorno cercano. Ya te he dicho que yo me creé un mundo paralelo. Es verdad que luego tienes que ir a ver a un productor o un gerente y te puede pasar algo. Pero a mí no me ha pasado. Todo pasa por diferentes fases, pero yo no tengo ninguna experiencia que pueda contar, por suerte.

¿Se podría hacer ahora un programa como 'La Bola de Cristal'? Es verdad que cerró por presiones políticas, pero tuvo mucha libertad y hace poco echaron de RTVE a un trabajador por un simple rótulo en 'La Hora de La1' tras el revuelo en redes sociales. 

Creo que no es necesario el revisionismo a ese nivel. Es verdad que salvo las series, ya no hay producción propia. Con Alaska y Mario nos pasaba, que fue producción propia y fue maravilloso, pero es que lo acabas de decir: las redes sociales. 

Hoy en día la censura está en las redes sociales y la gente les tiene mucho miedo. Alguien dice algo y "hay, como las redes dicen que es malo y lo quitamos". O a esa persona no se la contrata porque ha dicho tal en redes sociales. Y eso se llama dictadura.

Alaska posa para 'Público'.
Alaska posa para 'Público'. ANA BELTRÁN