Público
Público

Aguirre declara la guerra a la Complutense

Su Gobierno culpaal rector agredido de los desperfectos de los colegios mayores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Comunidad de Madrid acudió ayer a la llamada de los violentos que el pasado martes agredieron al rector de la Universidad Complutense, Carlos Berzosa, e inspeccionó los colegios mayores que, según los agresores, tienen desperfectos.

La Consejería de Educación culpó al rectorado del mal estado de las residencias.

El rector recordó la deuda del Gobierno autonómico con el centro. CCOO tildó de 'cínico y demagogo' al Gobierno autonómico por 'tratar de dejar en evidencia al rector' cuando ha recortado las inversiones en un 50%.

'Algunos sectores llevan mal tener un rector de izquierdas', manifestó el pasado miércoles a Público el rector de la Universidad Complutense de Madrid, Carlos Berzosa. Es la única explicación que el profesor encuentra para entender que el Gobierno de Esperanza Aguirre justifique la causa de una protesta que se saldó con dos empleados de la universidad hospitalizados. 'Es inaudito que estemos detectando por parte del PP cierta comprensión hacia esos fascistas', lamentó el portavoz del PSM-PSOE, Tomás Gómez.

La Plataforma para la Defensa de los Colegios Mayores, que organizó la manifestación que desembocó en agresiones, se reunió ayer con la consejera de Educación, Lucía Figar, para 'poner en común las reivindicaciones'. Los estudiantes culparon al rector de la falta de mantenimiento en susresidencias.

La universidad reconoció los desperfectos y aprovechará las vacaciones de Semana Santa para hacer reformas. Eso sí, la Complutense deja claro que se harán las reformas a cargo del presupuesto del centro. 'Hay otras prioridades en más de cine edificios por remodelar con un presupuesto que ha sido recortado de 42 millones a 6. Hemos preferido hacer reformas en las facultades que en los colegios que son antiguos, pero no están mal', esgrime Berzosa.

Figar considera ese argumento 'inaceptable' y asegura que su departamento ha destinado 142 millones para inversión en edificios desde 2003. La consejera aseguró que los desperfectos se deben a 'la dejadez de varios años de gestión'.

Aguirre reconoció hace un mes una deuda con las universidades madrileñas cercana a los 60 millones de euros, que pagará a plazos. El rector aseguró a este periódico que los recortes comenzaron en 2008, en el capítulo de inversiones y en el de gasto corriente. La deuda provenía de un aumento del 2% de los sueldos de los funcionarios que el presupuesto de la universidad no podía cumplir.

'Es un suplicio no tener dinero para las nóminas o las pagas extras. Además, hemos cancelado algunas obras, pagando una indemnización, lo cual al final ha salido caro', recuerda Berzosa.