Público
Público

CORRUPCIÓN Prostitutas y dinero: una investigación arroja "fuertes sospechas" de "actividades corruptas" sobre el senador Pedro Agramunt

Agramunt sigue aferrado a su escaño en la Cámara Alta, a pesar de las múltiples acusaciones -e indicios- en su contra. El senador denuncia una "caza de brujas" con el "inquisitorial" informe del Consejo de Europa que le acusa de corrupción.

Publicidad
Media: 4
Votos: 13

Pedro Agramunt. COE

La Comisión independiente que investiga supuestos casos de corrupción en la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (ACPE) ha señalado en un informe que tiene "fuertes sospechas" de que el expresidente de la Asamblea, el senador del PP Pedro Agramunt, fue partícipe de "actividades de naturaleza corruptas" contrarios al código de conducta para observadores internacionales. El propio Agramunt denuncia una "caza de brujas" con el informe, que califica de "inquisitorial".

Así, concretamente en el párrafo 439, el informe de esta comisión independiente asegura que “el cuerpo de investigación escuchó testimonios de miembros de la secretaría de la ACPE que señalan que el señor Agramunt podría haber sido sobornado con prostitutas” en el marco de la misión de observación internacional con motivo de las elecciones parlamentarias de 2015 en Azerbaiyán.

El informe prosigue: “Un miembro del personal vio a Agramunt ir a su habitación de hotel en compañía de tres mujeres jóvenes. Otro miembro del personal declaró que el Sr. Agramunt ‘había sido visto’ en otra ocasión con dos mujeres jóvenes, y en otro momento con una mujer joven. Un tercer miembro del personal informó de rumores acerca de que algunas mujeres llaman a las puertas, y algunos diputados las aceptaban y otros no”.

Más allá de estos datos, el informe recoge los vínculos de “amistad” del senador popular con Azerbaiyán. Concretamente, y siempre según este documento, “Azerbaiyán había sido extremadamente generoso a favor de su campaña para la elección al puesto de presidente de ACPE y asignó una cantidad considerable de dinero, supuestamente 200.000 euros, para asegurar su victoria”, reza el texto.

El informe indica que, de hecho, su campaña fue dirigida por Muslum Mammadov, quien fue lobista para Bakú. Además, la Comisión independiente asegura que existen numerosos ejemplos que indican que el senador 'popular' defendió los intereses azeríes a la hora de tomar decisiones en la Asamblea, informa Europa Press.

Sobres de dinero

De hecho, “varios testigos de la secretaría de Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa alegaron que existía un sistema de distribución de dinero dentro de ACPE”, con presiones a favor de Azerbaiyán y “distribución de sobres con dinero dentro del grupo político del PPE”, dice el informe en su párrafo 218.

El dinero provenía de Azerbaiyán y se distribuyó en las habitaciones de hotel de los diputados o en las oficinas de las delegaciones nacionales. Los sobres contenían efectivo en billetes pequeños. “Un grupo de parlamentarios estaría a cargo de distribuir el dinero y, por lo tanto, literalmente comprar los votos”.

Es cierto que se recoge que Agramunt había declarado que había sido víctima de una conspiración y alegó que su habitación en el hotel Sofitel en Estrasburgo había sido registrado en busca de pruebas evidencia de transferencias de dinero en su ordenador.

No obstante, reza el documento, “lo que fue sorprendente para el testigo fue que Agramunt declaró que quien había registrado su habitación no se llevó dinero en efectivo de un sobre que había en la misma, y que contenía 15 000 euros”. Otro testigo de la secretaría de ACPE declaró que en una ocasión, poco antes de una reunión del comité y durante una cena informal, vio que Agramunt llevaba encima una “cantidad significativa de dinero en metálico”.

Minimizar críticas contra el Gobierno de Bakú

Además, "existen pruebas", apunta el informe, de que Agramunt intervino borradores de informes del secretariado de la Asamblea para minimizar las críticas hacia las autoridades azeríes, y está también probado que actuó contra el código de conducta al desvelar un borrador al representante de Azerbaiyán en la Asamblea, Samad Seyidov, del que recibió "instrucciones" con respecto al informe.

Este documento que desgrana en más 200 páginas distintos casos de malas prácticas en el seno del Consejo de Europa, pone de manifiesto que Agramunt estuvo en contacto con Mammadov y con el que fuera presidente del Grupo Popular en la APCE, Luca Volonté, para minar un informe sobre la situación política de los prisioneros políticos en Azerbaiyán.

El informe, implacable, llega a acusar al senador popular prácticamente de vago. Así, un testigo de la secretaría de ACPE explica que “Agramunt nunca había estado preparado para las misiones”, lo que “causó dificultades para trabajar con él”.

“Algunos comentarios que proporcionó en el informe estaban redactado en tan buen inglés que estaba claro que el señor Agramunt no los había redactado”, prosigue el testigo citado por el informe, que apunta que podría haber sido redactados por su asistente o directamente corregidos por el Gobierno español.

'Actividad de naturaleza corrupta'

En el capítulo de regalos aceptados por el senador mientras ostentaba el cargo de presidente de la ACPE, todos de una valor “estimado” en menos de 200 euros, aparecen un reloj, unas copas metálicas, una pintura y una moneda de plata. “Viajes de vacaciones e invitaciones a costosos restaurantes no han sido declarados”, subraya el texto.

Así, la investigación concluye que Agramunt "quebró el principio de neutralidad, imparcialidad y objetividad" que van aparejados al código de conducta para misiones de observación de la APCE y del código del comité de seguimiento. Por todo ello, el informe afirma de forma rotunda que “existe una fuerte sospecha de que el señor Pedro Agramunt era parte de una actividad de naturaleza corrupta”.

Conviene recordar que el senador fue elegido presidente de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa el 25 de enero de 2016, y se vio obligado a dimitir el 6 de octubre de 2017, cuando salió a la luz pública la investigación de la llamada diplomacia del caviar, recuerda Valencia Plaza.

'Caza de brujas'

Por su parte, el propio Pedro Agramunt ha contestado en un comunicado que estas acuasaciones son un "ataque contra sus derechos civiles" y "traspasa todos los límites del Estado de Derecho". Ha tachado el informe de "inquisitorial" y de estar basado en "manipulaciones".

"Todo lo que se ha dicho en relación a mi persona en estos dos días, ante la ausencia de evidencias, son falsedades que sus autores reconocen estar basadas en sospechas sin ninguna clase de evidencia o fundamento", ha denunciado en un comunicado de su oficina en Estrasburgo.

Agramunt califica de "manipulaciones", "fábulas" y "rumores interesados" los casos de supuesta corrupción y mala praxis que señala la investigación, y critica el espíritu del informe señalando que se basa en "una actitud claramente inquisitorial cuyo método retrotrae a la Edad Media". E invita a los autores del informe a que si existen pruebas "lo procedente" es ponerlas en conocimiento de los tribunales.

Xuclà y Conde

En el informe también se apunta a mala praxis del diputado del PDeCAT Jordi Xuclà y del número 'dos' del Ministerio de Defensa, Agustín Conde. De Xuclà el informe destaca su actuación "sospechosa" como jefe de la delegación de la misión de la APCE en las elecciones parlamentarias de 2015 en Azerbaiyán.

Pone la lupa en una serie de borradores preliminares sobre las condiciones en la que se celebró la cita electoral, en la que supuestamente Xuclà habría preparado una declaración preliminar por su cuenta durante la misma tarde de las elecciones. Aunque el Consejo señala que las circunstancias en torno al informe son "inusuales", exonera a Xuclà de acusaciones más graves tras escuchar sus alegaciones.

Con respecto a Conde, el informe indica que durante su labor como co-observador en las elecciones de 2015 su compañero de misión, el polaco Tadeusz Iwinski recibió instrucciones en forma de declaraciones preparadas por parte del belga Stef Goris, parlamentario de la APCE hasta 2007 y que el informe señala como figura "esencial" en el engranaje de influencia de Azerbaiyán.

El documento señala que Condé no recibió personalmente las indicaciones pero "sí era responsable conjuntamente de la redacción y del contenido de las declaraciones que fue presentado en su nombre", por lo que se saltó el código de conducta de misión de observación electoral.

Más noticias en Política y Sociedad