Público
Público

Gobierno El número dos de Cospedal en Defensa, señalado como lobista por un organismo del Consejo de Europa

En 2015, cuando ejercía como observador en las elecciones parlamentarias de Azerbaiyán, Agustín Conde, actual secretario de Estado de Defensa, infringió al menos tres artículos del código de conducta que debía seguir, según un informe publicado este lunes. La Asamblea Parlamentaria del Consejo se reunirá este jueves para valorar este estudio.

Publicidad
Media: 4.44
Votos: 16

Agustín Conde, en una imagen de archivo. EFE/Kiko Huesca

Agustín Conde, número dos de María Dolores de Cospedal en el Ministerio de Defensa, ha sido señalado este lunes por un organismo vinculado al Consejo de Europa, por haber actuado como lobista en las elecciones parlamentarias de 2015 en Azerbaiyán, en las que él teóricamente ejercía como observador.

La Comisión independiente que investiga supuestos casos de corrupción en la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (APCE), responsable del informe presentado públicamente el lunes, atribuye al secretario de Estado de Defensa haber infringido al menos tres artículos del código de conducta de esta organización, en sus escasos meses como observador. El actual número dos del Ministerio, designado para este cargo en noviembre de 2016, era entonces diputado en el Congreso por el PP.

En concreto, Conde se habría saltado el “compromiso de no buscar ni aceptar instrucciones de gobiernos, organizaciones no gubernamentales, grupos de presión o individuos”; la obligación de “abstenerse de cualquier acto que pueda generar dudas sobre su neutralidad” en el ejercicio de sus funciones, y el encargo de mantener “discreción o reserva”, así como de “no hacer un uso personal de la información adquirida en el desempeño de sus deberes”.

Según esta investigación, cuando ejercía como observador de los comicios en Azerbaiyán -entre el 25 de junio y el 9 de diciembre de 2015, 11 días antes de perder su escaño en las elecciones del 20 D-, su compañero de misión, Tadeusz Iwinski, recibió instrucciones para elaborar un documento oficial del que ambos eran “conjuntamente responsables”, y que llevaba la rúbrica de Conde. El informe precisa que fue su compañero de misión quien recibió las indicaciones, preparadas por el también parlamentario Stef Goris, señalado como figura “esencial” en la trama en Azerbaiyán, y que habría obrado en favor del Gobierno de Bakú, intentando blanquear su imagen.

Además, Conde habría sido “visto como partidario de Azerbaiyán”, y habría “rechazado verse” con una sola de las ONGs que trabajaban en este marco. En materia de derechos humanos Azerbaiyán tiene aún varios flancos descubiertos.

Según el texto, Conde ha evitado comparecer ante este organismo, y se ha limitado a remitir un “breve texto” con declaraciones sobre sus actividades como observador. El informe, presentado formalmente este lunes -pero colgado en la web del Consejo desde el domingo- menciona también a otros políticos españoles, como el senador del PP Pedro Agramunt, o el diputado del PDeCAT Jordi Xuclá, si bien es especialmente crítico con el político del Partido Popular.

Agramunt sigue aferrado a su escaño en la Cámara Alta, a pesar de las múltiples acusaciones -e indicios- en su contra. La Comisión afirma tener “fuertes sospechas” de que fue partícipe de “actividades de naturaleza corrupta” en este marco.

No obstante, y a diferencia de lo que ocurre con el senador del PP, la investigación sostiene que no hay “pruebas específicas” de una conducta irregular en los casos del secretario de Estado y el diputado del PDeCAT, más allá de las ya relatada. “Existe una fuerte sospecha de que ciertos miembros y exmiembros del organismo han participado en actividades de naturaleza corrupta”, reza el escrito.

En el informe, la Comisión explica las dos formas de utilizar medios económicos para influir en esta misión en favor de Bakú: primero, las actividades de loby remuneradas -menciona varios nombres de personas que habrían actuado como piezas de este engranaje-- En segundo lugar están el recurso al dinero y a otras actividades corruptas, como forma de influir en varias actividades que eran vistas, de forma directa o indirecta, en favor de Azerbaiyán”. También establece que los documentos utilizados durante la investigación que ha permitido generar este informe sean secretos durante 30 años.

Los trabajos para redactar este informe, de casi 220 páginas, comenzaron hace diez meses. La investigación documenta la “falta de transparencia” en la Asamblea Parlamentaria en relación a este asunto.

Más allá de esta cuestión, el secretario de Estado es conocido por haber ocultado al Congreso de los Diputados algunas de sus actividades de asesoría al Banco Santander, así como por sus declaraciones homófobas.

Por su parte, Público ha intentado contactar con el Ministerio de Defensa para conocer la versión de Conde, sin éxito.

La Asamblea Parlamentaria se pronunciará este jueves

En otro orden de cosas, fuentes de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa explican a este diario que el jueves, a primera hora, está previsto que se celebre “un debate de urgencia” sobre los resultados de este informe. De mantenerse el guion aprobado el lunes, entonces votarán una propuesta de resolución sobre el texto, aunque no pueden detallar en qué consistirá.

Sí explican que, hasta entonces, ya han pedido a los “implicados” que dejen de ejercer sus respectivos cargos en la Asamblea.

La versión de Xuclá

Por su parte, Xuclá explica a Público que el incumplimiento del código de conducta que le atribuye el informe hace referencia, en realidad, al hecho de que remitió “el borrador” de un documento oficial -una declaración en el marco de esta misión- a uno de sus asistentes.

Argumenta que este tipo de prácticas son habituales, y que el objetivo de remitir el documento a un asistente era que le ayudase a “pulir” el texto en un inglés “absolutamente correcto”. “El Comité aprecia que no respeté al 100% el artículo 13 del código de conducta, por compartir información con una persona ajena a la causa. Me parece muy cogido por los pelos”, apostilla. Y, a diferencia del secretario de Estado, él sí compareció ante este organismo

Más noticias en Política y Sociedad