Público
Público

"España al revés, corruptos y fascistas juzgan al juez"

Los asistentes a la manifestación en la Audiencia Nacional en apoyo a Garzón prometen concentraciones diarias hasta el jueves 22

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una fila de banderas republicanas, pancartas y sonrisas cómplices dirigían sus pasos hacia la Audiencia Nacional. Decenas de manifestantes se congregaban para mostar su apoyo al juez Baltasar Garzón. Y así seguirán haciendo cada día hasta el próximo jueves 22 de abril, cuando el Consejo General del Poder Judicial decidirá sobre el futuro del magistrado, quien se enfrenta a una posible suspensión debido a sus investigaciones de crímenes de la dictadura franquista.

En el punto de encuentro, siete policías nacionales vigilan cautelosos el acto. Uno de ellos increpa a los periodistas: 'No dejéis la cámara aquí sola o nos la tendremos que llevar por ser un objeto sospechoso. Esto no es un estanco, es la Audiencia Nacional'.

Pedro, estudiante de Ciencias Políticas de la Universidad Rey Juan Carlos, asegura que están allí concentrados para conseguir 'el fin de la persecución al magistrado'. 'Es la única persona con autoridad que se ha atrevido a destapar los crímenes fascistas', defiende.

Los gritos se sucedían: 'El delito es tapar los delitos'. 'Juzgar crímenes franquistas no es delito'. Mientras, las pancartas recordaban a las víctimas del franquismo: 'Ellos ya no pueden hablar, nosotros sí'. Las reivindicaciones de los manifestantes casi eran imperceptibles por el ruido de los coches y los flashes de los fotógrafos, pero en un hilillo de voces se escucha el gran anhelo de la concentración: 'Más jueces como Garzón'.

No son las únicas peticiones. Pronto surge otro grupo de participantes que exclama: '¡Queremos justicia!'. Algunos aletargados se unen a los manifestantes y suman sus gritos de apoyo. Una gran pancarta de tela es desplegada por los asistentes al acto, y en ella se puede leer: 'España al revés, corruptos y fascistas juzgan al juez'.

Jorge, estudiante universitario y nieto de un represaliado fusilado por el régimen franquista comenta en ‘petit comité' los motivos por los que se solidariza con Baltasar Garzón: 'Apoyo a un juez que quiere devolverle la honra y el honor a mi familia'.

'Apoyo a un juez que quiere devolverle la honra y el honor a mi familia'

Mientras Jorge habla, un taxi para en mitad de la calle Génova, frente a la sede de los conservadores, y de él se baja un hombre en traje que insulta a las personas allí reunidas: '¡Hijos de puta!'. El personal le contesta con gritos de 'fascista' y silbidos.

No es el único momento tenso de la jornada. Desde la otra acera de la Audiencia Nacional, algunos contrarios a la causa insisten en gritar a los manifestantes. Un hombre les inquiere a marcharse de allí o, de lo contrario, dice, 'llamaré a la policía'.

Poco a poco, y sin que nadie repare en ello, frente a los manifestantes ya no hay siete, sino doce policías nacionales. Es cuando el acto comienza a diluirse. Ya sólo quedan pequeños grupos de amigos que comentan cómo les ha ido la jornada y bajan las pancartas que han mantenido erguidas.

Una pandilla de jóvenes afirma que este jueves asistirán al acto convocado por la organización para la recuperación de la Memoria Histórica en la Escuela de Relaciones Laborales de la Universidad Complutense (calle San Bernardo, número 49), a las 19:00 horas. En él, la escritora Almudena Grandes y la actriz Asunción Balaguer, entre otros, participarán en la lectura de poemas de Miguel Hernández.

Más noticias en Política y Sociedad