Público
Público

El ex alcalde de Alicante cuestiona la honradez de los fiscales

"Hablas con un fiscal con el que tengas confianza e imputas a quien te dé la gana", dice

SERGI TARÍN

El ex alcalde de Alicante, Luis Díaz Alperi, afirmó ayer en rueda de prensa que algunos fiscales actúan por amiguismo y sin la independencia debida. Alperi compareció para valorar el archivo de la causa en la que estaba imputado por un presunto desfalco en la empresa Mercalicante.

Envalentonado por la decisión de los tribunales, se dedicó a repartir mandobles contra el sistema judicial. “¿Qué es estar imputado? Nada. Es muy fácil imputar a alguien. Usted y yo nos ponemos de acuerdo mañana y hablamos con un fiscal con el que tengamos más o menos confianza e imputamos a quien nos dé la gana”.

El ex alcalde se jactó también de haber alcanzado mayorías absolutas a pesar de estar imputado. “Llevo 13 años imputado y todavía está por ver que me hayan abierto un juicio y que hayan ganado una sola vez algo contra mí”. En este sentido aseguró que había hablado con el presidente valenciano, Francisco Camps, para infundirle ánimos tras su presunta implicación en la trama corrupta que investiga el juez Baltasar Garzón.

Para Alperi, la revelación de la posible imputación del jefe del Ejecutivo autonómico responde a un único objetivo, “difamar”, con la intención –siguió– de “no ganar las elecciones en las urnas, sino ganar las elecciones difamando al que lleva ganando la mayoría absoluta muchas veces, para ver si hay alguien que duda y no lo vota”. Por ello, lamentó que “traten de corrupto” a Camps.

Alperi salió a explicarse arropado por todo el Gobierno municipal del PP, con la sola excepción de su sucesora en la Alcaldía de Alicante, Sonia Castedo, quien se encontraba fuera de la provincia en viaje privado. En esa comitiva se hallaban asimismo otros dos imputados en el caso Mercalicante: Juan Zaragoza, el edil de Hacienda, y José María Rodríguez Galant, director general de la Ciudad de la Luz.

La causa, afirmó, ha sido auspiciada por “miembros de la Justicia allegados ideológicamente” a los partidos de izquierda para dañar al PP. Con igual desparpajo replicó las acusaciones del dirigente vecinal José Luis Valdés y del PSOE, quienes le llevaron a los tribunales. Ambas partes sostienen que se ha librado porque es aforado en el Parlamento regional y le ha enjuiciado el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana, no un juzgado ordinario. “Eso es una solemne gilipollez, una tontería”.

Desmintió que hubiera recibido “filtraciones”, pues un día antes de que fuera sobreseída su causa avisó a su partido de que sería archivada. “Fue sólo una intuición”, señaló.

Más noticias de Política y Sociedad