Público
Público

"Hemos salido con lo puesto, con los nervios"

Miles de vecinos afectados por el incendio en Málaga se avisaron unos a otros para desalojar sus viviendas, alertados por la proximidad de las llamas

 

EFE

Los vecinos de Ojén, desalojados esta madrugada junto a miles de personas de cinco municipios malagueños afectados por un incendio forestal, han pasado una noche de pesadilla, en la que tuvieron que dejar sus casas 'con lo puesto' y los nervios a flor de piel.

Filomena Gómez, una vecina de Ojén, ha relatado que había mucho humo y que el fuego 'inmenso' se veía desde la ventana de su casa, donde su hijo les despertó a las tres de la madrugada porque las llamas se veían 'muy, muy cerca'.

'Hemos salido con lo puesto, con los nervios', ha dicho Gómez, quien ha precisado que 'no había ambiente' de desalojo en el pueblo, por lo que la salida ha sido 'de repente'.

Los vecinos se avisaron 'unos a otros' y comenzaron un desalojo que ha llevado a muchos de ellos al pabellón polideportivo Serrano Lina, en Marbella, donde han pasado la noche atendidos por miembros de la Cruz Roja y del dispositivo contra incendios.

Alberto Busto, un madrileño con residencia en Marbella, donde pasa temporadas con su familia, fue de los primeros en llegar al pabellón.

Los ocho miembros de su familia salieron de su casa sobre las dos de la madrugada, después de llamar en varias ocasiones a la Policía Local, que primero les recomendó cerrar puertas y ventanas, aunque ante el 'incendio descontrolado' decidieron dejar la casa.

'Estoy feliz, hemos salido los ocho y el perro. Esperando que no ocurra nada' y el fuego se apague pronto, ha precisado.

Francisco Germán Pacheco, otro vecino de Ojén, ha señalado que veía las llamas en el campo de su padre, por lo que decidió pedirle que se alejara, 'pero decía que no. Mi padre no quería, hasta que ha tenido que salir y no ha podido sacar ni al perro'.

Más noticias