Público
Público

La mayoría progresista elige a Sala al frente del TC

El primer magistrado que presidirá el alto tribunal fue elegido en segunda votación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En dos plenos consecutivos, celebrados en un tiempo récord, el Tribunal Constitucional nombró ayer a su presidente durante los próximos tres años y a su vicepresidente durante el tiempo que el Congreso tarde en cumplir el mandato constitucional que le obligaba a designar a los cuatro magistrados que le corresponden desde el pasado noviembre. Viendo la experiencia vivida en el Senado, cuya renovación se demoró tres años, lo que provocó que María Emilia Casas fuera presidenta ese tiempo extra, nadie se atreve a calcular cuánto tardarán los diputados.

Pascual Sala, el primer presidente del alto tribunal que es magistrado de carrera y no catedrático, fue elegido en segunda votación. Eugeni Gay, que debía haber sido sustituido por la Cámara Baja, será el vicepresidente. A ambos se les enmarca en el sector progresista.

Aragón no concitó ningún apoyo de sus compañeros del tribunal

Tras la última renovación vivida en el alto tribunal, la realizada el pasado día 12 con la toma de posesión de los cuatro magistrados que correspondía designar al Senado, las fuerzas en el alto tribunal quedaron claramente a favor de los magistrados progresistas: siete frente a cuatro.

Las apuestas hablaban de que la presidencia se la jugaban dos progresistas: Pascual Sala y Manuel Aragón. Sobre las aspiraciones a la presidencia de este último han corrido ríos de tinta desde que se unió a los magistrados conservadores en contra de la ponencia de Elisa Pérez Vera para resolver el recurso sobre el Estatut de Catalunya.

Aragón supeditó su apoyo a la propuesta de sentencia a que el fallo incluyese la falta de validez jurídica del preámbulo de la norma catalana en el que aparecía la expresión 'nación catalana'. Una actitud considerada prácticamente una traición por parte de los magistrados con los que habitualmente coincidía en las deliberaciones, que sí apoyaban el texto redactado por Pérez Vera.

Sala fue designado con seis votos a favor y cuatro en blanco

En las votaciones de ayer, en las que nadie figuraba como candidato formalmente, porque el sistema consiste en marcar con una cruz el nombre del magistrado que se quiere que acceda a la presidencia, Aragón no obtuvo ningún apoyo. Sala recabó seis, los de los otros magistrados progresistas, salvo el del propio Aragón, que no marcó ninguna opción al igual que tres de los magistrados que se mostraron más contrarios al Estatut de Catalunya. El magistrado Ramón Rodríguez Arribas, que obtuvo un voto, negó a sus compañeros haberse votado a sí mismo.

Pese a todo lo escrito sobre aquella supuesta traición, el propio Sala declaró a la Cadena Ser que Aragón le había felicitado, como el resto de sus compañeros, de forma 'sincera y de corazón'. 'Es un amigo desde hace muchísimos años', aseguró el flamante presidente al relatar cómo, tras terminar la votación, su compañero le había dado un abrazo y le había dicho: 'Presidente, estoy a tu lado'.

Ante la rapidez con la que se produjo el primer pleno, previsto para las 11.00 horas, el fijado para las 17.00 se adelantó al mediodía. Quince minutos después, Eugeni Gay era elegido vicepresidente por seis votos a favor y cinco abstenciones.

Aunque el propio Gay lo negó tras el acto de toma de posesión de sus compañeros elegidos por el Senado, fuentes jurídicas habían apuntado a que se postulaba para la presidencia. Parecían no hacer mella las advertencias que le dirigieron sus compañeros sobre la situación de interinidad en la que se encuentra, porque debía haber sido renovado por el Congreso el pasado noviembre.

Y no salió presidente, pero sí vicepresidente, lo que obligará a sustituirle cuando las fuerzas parlamentarias alcancen el consenso necesario para que la Cámara Baja elija a los cuatro magistrados que le corresponden. En el propio tribunal hay quien cree que también se tendrá que votar otra vez a Sala, cuando acabe la 'anómala situación' que denunció el que ha sido presidente en funciones de la institución durante una semana, Javier Delgado. Es decir, que el pleno vuelva a tener 12 miembros.

En la agenda pendiente del tribunal figuran los recursos presentados por el PP contra las leyes del aborto y de los matrimonios homosexuales.

Más noticias en Política y Sociedad