Público
Público

Miles de personas, por la Educación en Barcelona tras los recortes

Cerca de 30.000 personas, según los sindicatos del sector educativo, se han congregado para protestar contra los que quieren desmantelar "la enseñanza pública"

PÚBLICO.ES/EFE

Miles de personas han participado esta tarde en Barcelona en una manifestación convocada por los sindicatos en contra los recortes en Educación llevados a cabo por el Gobierno central, una vez anunciado el tijeretazo de 3.000 millones de euros que afectará al sector en Infantil, Primaria, Secundaria y la Universidad.

La marcha, que ha contado con la presencia de líderes de los partidos de la izquierda (PSC, ERC e ICV-EUiA), ha congregado a cerca de 30.000 personas según los sindicatos del sector educativo, una cifra que la Guardia Urbana rebaja a 2.000.

A las 17.00 horas de la tarde, los asistentes han iniciado su recorrido desde la plaza Urquinaona, bajo el lema de 'Por la educación pública, ningún recorte', y han finalizado en la plaza Sant Jaume, donde ha sido leído un manifiesto.

Según la portavoz del sindicato USTEC, Rosa Canyadell, "entre los recortes de la consellera Irene Rigau y las del ministro de educación del Gobierno español lo que están haciendo es desmantelar la enseñanza pública", opinión que comparten los portavoces de CCOO y UGT.

Por parte de los partidos políticos, han participado el primer secretario del PSC, Pere Navarro, mientras que ERC estaba representada por su portavoz, Anna Simó, y el diputado Joan Tardà, y el grupo de ICV-EUiA por la portavoz en el Parlament, Dolors Camats.

Con las medidas a las que el Ejecutivo dio luz verde este viernes, el ratio de alumnos por clase se incrementa en un 20% en Infantil, Primaria, Secundaria y Bachillerato y aumentan las horas lectivas de los docentes, decisiones que, junto a otras, son incompatibles con una educación pública de calidad, según los manifestantes.

En cuanto a la Universidad, las tasas se encarecen hasta un 50% para los alumnos, mientras que los repetidores podrán ver doblado el precio de su matrícula. Además, el Gobierno elimina la aportación para los estudiantes no comunitarios que cursan créditos en universidades españolas y recortará el número de titulaciones.