Público
Público

El negocio del tabaco languidece en Extremadura

Extremadura produce más del 90% de tabaco

Mª ÁNGELES FERNÁNDEZ

Los tabaqueros españoles despidieron 2010 con la satisfacción de haber dejado atrás un año complicado, el primero sin ayudas europeas directas. Pero la nueva Ley Antitabaco les augura otro año en la cuerda floja. Aunque la producción no tiene por qué verse mermada de manera directa por la prohibición de fumar en todos los lugares públicos, los problemas de la industria y de las grandes multinacionales repercutirán en sus cultivos. "Cuanto más se reprime al sector, más repercute en la producción", considera Teófilo Moreno, agricultor responsable del sector tabaquero de UPA y presidente del grupo consultivo del tabaco en Bruselas.

El nuevo golpe molesta y mucho a los agricultores, que salen con éxito de su primera campaña tras la desaparición de las subvenciones europeas directas, hasta ahora fuente económica principal. España es el segundo productor tabaquero de Europa, sólo superado por Italia. El 98% de la producción nacional proviene de dos comarcas del noreste de Cáceres (Campo Arañuelo y La Vera), de las que salen unos 36.000 kilos al año. En ellas, alrededor de 20.000 familias viven directamente o indirectamente de un cultivo.

Las tres industrias de primera transformación que hay en España (Agroexpansión, World Wide Tobacco y la pública Cetarsa) han pasado de pagar el 20% del precio del tabaco (el otro 80% de lo que percibía el agricultor provenía de las ayudas) al 95% de hoy.

El futuro de los tabaqueros españoles está ligado a la marcha de estas compañías. "Ya no hay ayudas europeas, somos un producto agrícola más pero cada vez con más trabas", añade Moreno, quien habla de "hipocresía" política cuando le preguntan por la ley.

Desde hace años, se otea el final de un cultivo cuya influencia económica abarca a unos 60.000 habitantes del norte de Extremadura e implica a más de 30 municipios, muchos de los cuales dependen en un 90% del tabaco. Es el caso de Rosalejo, que con 1.200 habitantes tiene 220 explotaciones, según la estimación de su alcalde, José Miguel Márquez, que es a la vez el presidente de la Asociación de Municipios Tabaqueros.

Las hojas del tabaco tiñeron de verde los valles del río Tiétar en los años setenta, y la prosperidad atrajo a centenares de inmigrantes de origen magrebí Talayuela ha llegado a tener casi un 50% de población extranjera, cuando el cambio social aún sonaba a ciencia ficción en gran parte del país. Ahora el color que prima es el negro del humo del tabaco: las prohibiciones se traducen en una amenaza para la forma de vida de miles de personas.

Más noticias de Política y Sociedad