Público
Público

El progresista Pascual Sala, reelegido presidente del Constitucional

El bloque de magistrados propuestos por el PSOE se asegura la hegemonía hasta junio de 2013

ANDRÉS MUÑIZ

El Pleno del Tribunal Constitucional (TC) reeligió hoy al magistrado progresista Pascual Sala como presidente de la institución, y designó al conservador Ramón Rodríguez Arribas como vicepresidente, según informó el TC. Ambos terminarán su mandato en el tribunal en junio de 2013. La elección de Sala asegura durante un año la mayoría en el tribunal al denominado bloque progresista, formado por los magistrados elegidos a propuesta del PSOE.

El TC tiene sobre la mesa asuntos de calado político como los recursos del PP contra la ley que regula el matrimonio entre personas del mismo sexo, o contra la ley de plazos del aborto. Tras la renovación de un tercio de los magistrados del tribunal culminada ayer, su composición queda en 7 a 5 a favor de los magistrados designados a propuesta del PSOE frente a los elegidos con aval del PP. En caso de empates en el Tribunal, el presidente tiene además voto de calidad para resolverlos.

Sala y Rodríguez Arribas fueron elegidos miembros del Tribunal Constitucional en junio de 2004 a propuesta del Consejo General del Poder Judicial. Ambos son magistrados de la Sala Tercera del Tribunal Supremo, y el primero fue presidente del CGPJ y el Supremo entre 1990 y 1996. Es presidente del TC desde el 20 de enero de 2011, y es el primer magistrado en presidir la institución, ya que antes siempre fue presidente un catedrático. Es valenciano y tiene 77 años, mientras que Rodríguez Arribas, que presidió hace años la conservadora Asociación Profesional de la Magistratura, es madrileño, y de 78 años.

En junio de 2013, el Constitucional cambiará previsiblemente de signo en la tendencia ideológica de sus integrantes. Dejarán el tribunal Pascual Sala, Rodríguez Arribas, y los catedráticos Pablo Pérez Tremps y Manuel Aragón, estos dos últimos nombrados en 2004 a propuesta del Gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero. Es decir, saldrán tres magistrados considerados progresistas y un conservador, y, previsiblemente, entrarán tres conservadores y un progresista. El balance de fuerzas quedaría entonces en 7 magistrados propuestos por el PP, y 5 por el PSOE.

Hasta junio de 2013, el alto tribunal resolverá entre otros asuntos el recurso del PP contra la Ley de matrimonios homosexuales. Los magistrados han comenzado a debatir este mes la ponencia preparada por el magistrado Pérez Tremps, que es favorable a desestimar el recurso y avalar la constitucionalidad de la Ley. La discusión seguirá previsiblemente en septiembre, y en ella participarán sólo 11 de los jueces, porque el conservador Francisco José Hernando se ha abstenido por haber firmado el informe del CGPJ, en 2005, contrario a estos matrimonios.

Asimismo, es posible que se estudie en los próximos meses el recurso del PP contra la ley de plazos del aborto, impulsada por el Gobierno del PSOE en 2010. Este recurso, presentado hace más de dos años, tiene no obstante carácter prioritario. Aunque los magistrados se diesen prisa en resolver, el Gobierno de Rajoy ya ha anunciado que reformará la ley y la sustituiá con otra más restrictiva no sólo con la anterior, sino con la de 1985, ya que de seguir el criterio del ministro Ruiz-Gallardón se eliminará el supuesto de despenalización del aborto por malformación del feto. En el caso de la ley de matrimonios homosexuales, el PP ya adelantad que se avendrá a lo que diga el Constitucional al respecto.

El tribunal también tiene pendientes los recientes recursos del PSOE contra la "amnistía fiscal" o el nuevo sistema de elección de cargos en RTVE, así como recursos de amparo relevantes como el de Baltasar Garzón o el dirigente abertzale Arnaldo Otegui, pero no es previsibe, de acuerdo a los plazos habituales del tribunal, que ninguno de ellos se resuelva antes de junio de 2013.