Público
Público

Propaganda electoral Cómo pedir que tus datos del censo no se envíen a los partidos para propaganda postal 

Quienes no quieran verse inundados de propaganda por correo pueden solicitar al Instituto Nacional de Estadística (INE) que no envíe sus datos del censo a los partidos políticos para envío de propaganda postal. No cuesta mucho y, de paso, podemos ayudar a ahorrar papel.

Publicidad
Media: 4.43
Votos: 21

Propaganda electoral postal. EFE

A la espera del recurso de inconstitucionalidad presentado por el Defensor del Pueblo contra la habilitación para que los partidos rastreen nuestros datos y opiniones con fines propagandísticos, existe una forma de exigir que nuestro nombre y dirección no se incluyan en las copias del censo que se envían a las candidaturas de los partidos políticos con fines de propaganda postal.

La Junta Electoral Central (JEC) aprobó recientemente una instrucción para que se habiliten fórmulas para aplicar esta reforma legal. Si bien los ciudadanos pueden presentar en ayuntamientos, consulados y delegaciones provinciales del censo su solicitud de no recibir el 'mailing' electoral, el INE ha habilitado una forma de realizar este trámite de forma electrónica.

Por defecto, los datos del censo de todos los electores se envían a los partidos concurrentes a las elecciones. Veamos cómo se puede revertir esto en tres cómodos pasos.

1) Sitio web del INE

Al entrar en la página web del INE, hay que pinchar en la Sede Electrónica (parte superior derecha, color lila). Una vez allí, seleccionamos 'Trámites' en las pestañas superiores. Y en esa nueva pantalla, buscaremos "Solicitud exclusión/inclusión en copias del censo para propaganda electoral".

Aquí facilitamos el enlace directo.

Pantalla del inicio del procedimiento de oposición.

2) Presentación de la solicitud

En el sitio web de este trámite aparece una ficha del procedimiento con la descripción y unas someras instrucciones. Para presentar la solicitud, es necesario poseer uno de los certificados electrónicos que reconoce el INE, como el DNI electrónico, o el certificado Cl@ve.

3) Envío de la solicitud

Una vez nos hemos identificado electrónicamente, aparecerá una pantalla en la que salen nuestros datos del censo. Conviene, ya que estamos, comprobar que todo es correcto. En la parte inferior existe enlace que nos llevará a un formulario con una pestaña: hay que escoger entre "incluido (por defecto)" o "excluido". Si nos queremos oponer a que envíen nuestros datos a los partidos, seleccionaremos la segunda opción.

De forma casi inmediata obtendremos un recibo en donde se comunica que nuestra elección "ha sido estimada y tendrá efecto permanente mientras no se manifieste en sentido contrario".

Pantalla del recibo de una solicitud de oposición.

Cabe destacar, por tanto, que estas solicitudes de no recibir propaganda electoral tienen un efecto permanente, es decir, una vez cambiada no hay que renovar el permiso en cada proceso electoral.

La reforma de protección de datos

Los datos de los electores se incluyen por defecto en las listas del censo que se envían a los partidos para la propaganda postal. Ahora, y a raíz de una reforma introducida en la Ley Electoral (LOREG) por la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD), el INE ha tenido que habilitar una forma fácil —aunque ya hemos visto que algo escondida— para que los electores puedan oponerse al envío de de esos datos a las formaciones.

Así, de esta forma el artículo 39.3 de la LOREG dice textualmente que "serán atendidas las solicitudes de los electores que se opongan a su inclusión en las copias del censo electoral que se faciliten a los representantes de las candidaturas para realizar envíos postales de propaganda electoral".

Esta reforma se incluye en la disposición final tercera de la LOPD, cuyo contenido ha generado polémica porque también introdujo el artículo 58 bis en la Ley Electoral, que habilita a los partidos el rastreo de las opiniones políticas de los ciudadanos en las redes y sus contactos con el fin de enviar propaganda electoral de forma online.

Esta última disposición ha sido recurrida por el Defensor del Pueblo ante el Tribunal Constitucional, tras recibir hasta cinco peticiones de diferentes personas y asociaciones. Así, el Defensor del Pueblo estimar que la norma podría violar preceptos constitucionales tales como la seguridad jurídica, la libertad ideológica y la protección de datos personales, entre otros.

Más noticias en Política y Sociedad