Público
Público

PSOE e IU engrasan su relación

Blanco y Pajín se reúnen en la sede socialista con el coordinador Cayo Lara

GONZALO LÓPEZ ALBA / JUANMA ROMERO

Fue una toma de contacto más que otra cosa. Leire Pajín no conocía personalmente a Cayo Lara y el coordinador de IU sólo había coincidido con José Blanco en las reuniones del pacto de Zurbano. Ayer jueves, el vicesecretario general y la secretaria de organización del PSOE recibieron en su sede a Lara, que acudió acompañado de sus secretarios de organización, Miguel Reneses, y de política institucional, Montse Muñoz.

La reunión fue tan cordial como carente de resultados precisos, más allá del compromiso recíproco de mantener reuniones periódicas sobre cuestiones concretas de mutuo interés. Ayer no se buscaban acuerdos, sino engrasar una relación que, aunque nunca se ha roto, se había enfriado desde la sustitución de Gaspar Llamazares por Lara, en 2009. Tampoco se fijó fecha concreta para una nueva cita, aunque probablemente no se producirá hasta el otoño.

La delegación de IU puso sobre la mesa su especial interés en una reforma electoral que perjudique menos a los partidos pequeños y aportó un informe del Grupo de Investigación de Métodos Electorales de la Universidad de Granada. Su fórmula, según Montse Muñoz, convertiría los dos diputados actuales de IU-ICV en 12, mientras que el PSOE habría obtenido 171 en lugar de 169 y los 154 del PP se verían reducidos a 141.

Lara salió de la reunión con la impresión de que el PSOE 'no da por cerrada' la posibilidad de reformar la Ley Electoral, aunque tampoco ocultó su escepticismo sobre la posición final de los socialistas. Los dos representantes de la dirección del PSOE advirtieron claramente a sus interlocutores de que, aunque entienden 'su planteamiento, el sistema electoral no puede estar al albur de los cambios de mayoría, por lo que requiere el consenso de todos, pero esencialmente el del PP'. Aun así, IU seguirá insistiendo.

La reunión, que se prolongó durante algo más de una hora, sirvió también para hacer un repaso de la situación política y económica.

Los dirigentes del PSOE y de IU coincidieron en la percepción de que entre los ciudadanos progresistas existe un profundo malestar acumulado por la coincidencia de las querellas de la ultraderecha contra el juez Baltasar Garzón, la situación en que se deja a las víctimas del franquismo y la sensación de impunidad de los implicados en la trama Gürtel. La preocupación compartida no se traducirá, al menos de momento, en ninguna acción conjunta.

IU insiste en una reforma electoral que el PSOE vincula al acuerdo con el PP

Lara insistió también en que la sentencia sobre el Estatut debería surgir de un Tribunal Constitucional renovado en su composición.

En cuanto a la lucha contra la crisis, se constataron las diferencias conocidas. El PSOE no comparte la reforma fiscal que reclama IU y desde esta formación se subraya que la cuestión 'no es el crecimiento del PIB, sino el del empleo'.

A la conquista de Madrid

La reunión sirvió también para hacer una somero análisis del mapa autonómico y municipal en el horizonte de las elecciones de 2011.

PSOE e IU coincidieron en que es posible arrebatar al PP el Gobierno autonómico de Madrid, por lo que está previsto reforzar la interlocución entre sus respectivas organizaciones regionales. Esta colaboración es tradicional en Madrid, donde cuando gobernó el PSOE, con Joaquín Leguina, lo hizo con el apoyo de IU.

La alianza poselectoral entre las dos formaciones de izquierdas tiene ya también cierta tradición en Asturias y Balears, donde comparten el gobierno, al igual que en Catalunya. El resultado de IU puede ser importante para conservar el poder autonómico en Andalucía.

Más noticias