Público
Público

El PSOE teme hacer el “ridículo” por el boicot a los presupuestos de En Marea en A Coruña

El alcalde de la ciudad advierte de que si no hay acuerdo convocará una moción de confianza que obligaría a los socialistas a apoyarlo o a pactar un regidor alternativo con el PP

Reunión del pleno del Ayuntamiento de A Coruña. ANDY PEREZ

JUAN OLIVER

A CORUÑA.- Las complicaciones en la negociación de los presupuestos del Ayuntamiento de A Coruña, gobernado por la Marea Atlántica, están poniendo contra la espada y la pared al Partido Socialista, que empieza a sufrir serias tensiones internas tras la amenaza del alcalde, Xulio Ferreiro, de convocar una moción de confianza si hoy mismo no se llega a un acuerdo sobre las cuentas municipales del 2017.

Las del ejercicio anterior no se aprobaron hasta mayo, tras varios meses de negociaciones y Ferreiro no está dispuesto a que se repita aquella situación: “No vamos a cometer el mismo error que el año pasado”.

El 28 de diciembre del 2016, el pleno municipal rechazó la propuesta presentada por la Marea (diez concejales), con los votos en contra del PP (otros diez ediles) y el PSOE (seis) y la abstención del Bloque Nacionalista Galego (una concejala). El PP aseguró que esos presupuestos, que ascienden a casi 245 millones de euros, eran “los peores de la historia de la ciudad”, mientras los socialistas justificaban su posición en la falta de “visión de futuro” de las cuentas. El caso es que esa negativa, reiterada en encuentros posteriores, el último el pasado lunes, y que acabaron sin acuerdo, amenaza ahora con volverse contra el PSOE.

Si Ferreiro cumple su advertencia y convoca una moción de censura, que podría anunciar hoy mismo si fracasa la última reunión con el grupo socialista que se celebrará esta tarde a partir de las cinco, el procedimiento dejará al PSOE contra las cuerdas: si no apoya al alcalde, se convocará una moción de censura constructiva, es decir, en la que el resto de grupos deberán proponer un candidato alternativo.

Pactarlo con el PP tendría efectos desastrosos para el socialismo coruñés, seriamente dividido desde hace meses y regido por una gestora desde la semana pasada. No hacerlo supondría ratificar a Ferreiro y la aprobación automática de su propuesta de presupuesto, que también saldría adelante si el regidor ganara la moción de confianza.

En cualquier caso, el PSOE quedaría “en ridículo”, tal y como advirtió ayer su secretario provincial, Julio Sacristan, alcalde de Culleredo, un municipio de unos 30.000 habitantes pegado a A Coruña y en el que Sacristán acaba de pactar los presupuestos con la Marea. “Ya se lo dije personalmente [a sus compañeros coruñeses]: aunque haya diferencias insalvables, se deben aparcar”, afirmó.

Para Sacristán, la posición del grupo socialista en A Coruña no tiene sentido, porque “se está paralizando el Ayuntamiento sin alternativas”. “Me niego a aceptar que no se pueda llegar a acuerdos con otros grupos municipales en temas mínimos”, añadio, dando a entender que las diferencias que separan la propuesta la Marea de la del PSOE tienen más que ver con cuestiones políticas “teóricas” que con capítulos e inversiones concretas que interesan a la ciudadanía. Sacristán defendió que se pueda obligar a un alcalde a plantear una cuestión de confianza que derive en una moción de censura, pero no para “perder el tiempo” si no se puede proponer un candidato alternativo.

Por su parte, la Marea presume de que los presupuestos han sido elaborados mediante un proceso de participación ciudadana, y advierte de que no aprobarlos obligará a prorrogar los del 2016, lo que podría repercutir negativamente en numerosas inversiones y pagos a proveedores y empresas concesionarias.