Público
Público

Uno de los trabajadores en conflicto con Telefónica abandona la huelga de hambre por problemas de salud

Una ambulancia se ha llevado a Josep Bel, que sufría fuertes dolores en el abdomen y el costado, por recomendación médica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Josep Bel, uno de los cinco trabajadores que se encontraba en huelga de hambre para lograr que Telefónica readmita a un compañero despedido de forma improcedente, se ha visto obligado este jueves a abandonar el ayuno por problemas de salud.

Tras 18 días a base de suero y agua, los médicos han recomendado a Bel abandonar la huelga, quien ha sido transportado en ambulancia a una clínica. 'No sabemos exactamente en el estado de salud en el que se encuentra, pero los médicos le han asegurado que tenía que dejarlo debido al fuerte dolor abdominal que venía sufriendo', han informado a Público fuentes de la coordinación de la huelga.

Bel ya aseguró el pasado martes a este diario que sentía molestias especialmente intensas. 'Las piernas de todos ya no aguantan fácilmente, sufrimos mareos, y yo, personalmente, comienzo a tener fuertes dolores en la ingle y en el costado', comentó.

Los otros cuatro trabajadores en huelga de hambre seguirán 'mientras el cuerpo aguante'

El resto de huelguistas continúa, de momento, la huelga de hambre, en la que han perdido una media de 9 kilos, según el comité de coordinación. 'Mientras el cuerpo aguante ellos seguirán, hasta que la dirección de Telefónica se digne a sentarse con ellos para negociar', afirman. Entre ellos se encuentra Marcos Armentero, el trabajador despedido de la empresa tras varias bajas médicas justificadas para tratarse una hernia discal.

El comité ha recordado que la lucha por la readmisión de Armenteros tiene el objetivo de que 'estas injusticias no se repitan en el futuro, teniendo en cuenta que no se trata de un caso aislado'. 'Grandes empresas con beneficios se aprovechan de la reforma laboral para despedir a sus trabajadores continuamente', denuncian.

Por su parte, fuentes de la empresa han reiterado que no tienen previsto hacer declaraciones. Desde Telefónica, han recordado que se están limitando a cumplir la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya, que cambió el veredicto que previamente había fallado el Juzgado de lo Social, de manera que el despido Armentero pasó de ser nulo a improcedente.

Según la sentencia, Telefónica debía elegir entre readmitir al trabajador en las mismas condiciones que antes de ser despedido, o abonarle una indemnización de 117.846 euros. La empresa se decidió por esta última opción.

Más noticias en Política y Sociedad