Público
Público

Tráfico estudia bajar la velocidad en carretera y subirla en autovía

El ministro de Interior no ve "razonable" que en las carreteras convencionales se pueda circular hasta a 100 km/h mientras que en una autovía la velocidad máxima sea de 120

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha dicho hoy que la Dirección General de Tráfico (DGT) se está planteando aumentar la diferencia entre los límites de velocidad de las carreteras convencionales y las autovías, bien reduciendo el primero, bien aumentando el segundo o haciendo ambas cosas.

En una rueda de prensa en la que ha presentado una campaña contra el consumo de drogas al volante, Fernández Díaz ha afirmado que 'no parece razonable' que en las carreteras convencionales, las más peligrosas, se pueda circular hasta a 100 kilómetros por hora, mientras que en una autovía, que cuenta con más medidas de seguridad, la velocidad máxima sea solo de 120.

La idea, según ha explicado el ministro del Interior, es que el diferencial entre la velocidad máxima en carretera y en autovía no sea tan estrecho.

Fernández Díaz insiste en que todavía no se ha tomado ninguna decisión Para alcanzar ese objetivo, Tráfico podría aumentar la velocidad máxima en autopistas y autovías y mantenerla intacta en carreteras secundarias o, de forma paralela, reducir los límites también en estas vías. 'Lo que le puedo asegurar es que no se va a incrementar la velocidad máxima en las carreteras secundarias que es donde se concentra el mayor número de siniestros, de muertos y de lesionados', ha destacado.

Fernández Díaz ha reconocido que existe un 'debate social' entre quienes apuestan por incrementar los límites o quienes abogan por no cambiarlos, debate del que no es ajeno la DGT, aunque de momento, ha subrayado, 'no hay tomada una decisión'.

El pasado mes de marzo en una comparecencia parlamentaria, el propio ministro del Interior ya se mostró 'abierto' a estudiar un incremento del límite de velocidad en autopistas y autovías, aunque advirtió de que antes habría que analizar el impacto ambiental que tendría la medida. Fernández Díaz aseguró que un ligero incremento de la velocidad máxima en estas vías no tendría 'tanta incidencia' en las cifras de siniestralidad, toda vez que el 75% de los accidentes mortales se registran en carreteras convencionales.