Público
Público

Unos 50 antidisturbios de Portland dimiten después de que se presenten cargos contra un agente que golpeó a una mujer

El policía acusado golpeó presuntamente en varias ocasiones con su porra contra la cabeza de una mujer que se manifestaba el verano pasado contra el racismo y los abusos policiales en Estados Unidos.

22/05/2021. Imagen de archivo de varios agentes de Policía, en EEUU. - REUTERS
Imagen de archivo de varios agentes de Policía, en EEUU. Evelyn Hockstein / Reuters

Hasta cincuenta policías asignados al cuerpo de antidisturbios de la ciudad de Portland (Oregón, EEUU) renunciaron esta semana a sus puestos después de que se presentaran cargos formales contra uno de los agentes por abuso de fuerza, informaron medios locales.

El policía acusado golpeó presuntamente en varias ocasiones con su porra contra la cabeza de una mujer que se manifestaba el verano pasado contra el racismo y los abusos policiales en Estados Unidos.

El incidente fue grabado en un vídeo en el que se ve cómo el agente Corey Budworth golpea a la mujer hasta que esta cae al suelo, por lo que se le acusa de asalto de cuarto grado, que podría suponerle un máximo de un año de prisión.

Como respuesta a la acusación, todos los compañeros de la unidad del agente renunciaron a sus asignaciones como antidisturbios -una función que realizaban de forma adicional a sus tareas habituales como policías- por lo que ahora seguirán en el cuerpo únicamente en sus funciones de no antidisturbios.

En un comunicado, los agentes lamentaron lo que a su juicio es una falta de apoyo al cuerpo por parte de las autoridades municipales.

Tras la muerte del afroamericano George Floyd en mayo de 2020 a manos del agente blanco Derek Chauvin en Mineápolis (Minesota), se desataron a lo largo y ancho de Estados Unidos varias semanas de protestas contra el racismo y los abusos policiales, que en Portland fueron particularmente violentas.

La ciudad fue escena de duros enfrentamientos no sólo entre los manifestantes y la policía, sino también entre los grupos antiracistas, antifascistas y anarquistas y las milicias de derechas defensoras del entonces presidente Donald Trump.

La tensión llegó a su punto máximo la noche del 29 de agosto, cuando el simpatizante de Trump Aaron Danielson fue asesinado en plena calle mientras se producían choques entre los partidarios del exmandatario y los antifascistas.

Pocos días después, el 3 de septiembre, la policía abatió al fugitivo Michael Reinoehl, un militante de extrema izquierda antifa que era el principal sospechoso en la muerte de Danielson.

Más noticias de Internacional