Público
Público

Angela Merkel Merkel dejará el liderazgo de la CDU pero seguirá como canciller hasta 2021

"Este mandato será el último como canciller", ha dicho la canciller. La Unión Cristiano Demócrata tiene previsto elegir a su nuevo líder en su congreso de diciembre. Hasta ahora se esperaba que la canciller alemana optaría a un nuevo mandato.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

La canciller Angela Merkel en un congreso de la Unión Cristiano Demócrata en Berlín - REUTERS/Hannibal Hanschke

La canciller alemana, Angela Merkel, ha anunciado este lunes que renuncia a la reelección como presidenta de la Unión Cristiano Demócrata (CDU) aunque seguirá como jefa del Gobierno en Berlín hasta que termine la actual legislatura en 2021.

"No voy a presentar mi candidatura a la presidencia de la CDU" para el congreso del partido en diciembre, ha confirmado. "En segundo lugar, esta cuarta legislatura será mi último mandato como canciller. En las elecciones generales de 2021 no me presentaré al cargo de canciller, ni al Parlamento, ni a ningún otro cargo político", ha precisado la mandataria alemana en una conferencia de prensa.

El partido conservador tiene previsto elegir a su nuevo líder en su congreso de diciembre. Hasta ahora se esperaba que Merkel, al frente de la formación desde 2000, optaría a un nuevo mandato.

Merkel ha comunicado su decisión tan solo un día después de que su partido sufriese un duro castigo en las urnas en las elecciones regionales de Hesse, en el oeste del país.

La CDU y sus socios de coalición en Berlín, el Partido Socialdemócrata (SPD), sufrieron este domingo un duro castigo en las elecciones regionales de Hesse, que marcaron además el desembarco de la ultraderecha en todos los parlamentos del país. Tan solo 15 días después de ver cómo su partido hermano bávaro, la Unión Cristiano Social (CSU), perdía la mayoría absoluta en Baviera, ambas formaciones obtuvieron un decepcionante resultado en Hesse.

La mandataria germana se ve así obligada a digerir un segundo revés que, aunque no llegue a costarle a la CDU la presidencia de la región occidental que viene ostentando ininterrumpidamente desde 1999, podría tener efectos en el Gobierno de coalición en Berlín.

El castigo en las urnas tanto de la CDU como del SPD en Hesse se percibe a todas luces como una expresión del descontento de la población con la política de Berlín, apenas un año después de las generales y cuando solo han transcurrido siete meses de que Merkel lograra formar Gobierno

Los analistas insinuaron en los últimos días que los malos resultados de la CDU y del SPD podrían conducir a una ruptura prematura del Ejecutivo en Berlín y precipitar la despedida política de Merkel.