Público
Público

Brexit El brexit 'está en el limbo', ¿qué pasará ahora?

Boris Johnson ha ‘pausado’ el proceso legislativo del brexit y espera a que los 27 respondan sobre la prórroga. Las opciones de brexit el 31 de octubre se diluyen. La nueva fecha podría ser el 31 de enero y se habla ya de elecciones anticipadas.

El primer ministro británico, Boris Johnson, en el Parlamento británico. / REUTERS

Cristina Casero

“Por si hay alguna duda, ahora mismo el término técnico para el estado del proyecto de ley (del brexit) es que está en el limbo”, decía John Bercow, el speaker de la Cámara de los Comunes, al término de la sesión de este martes en el Parlamento británico. Que sea precisamente él quien lo diga da un idea de la situación.

Así que vaya por delante que decir qué pasa ahora y brexit en la misma frase resulta casi una osadía. Uno puede acabar teniendo que desdecirse de todo lo que dijo en cuestión de minutos. Así es como están las cosas ahora mismo. Confiemos en que la hemeroteca nos sea leve.

¿Qué pasó el martes en el Parlamento?

La Cámara de los Comunes celebró dos votaciones trascendentales en la historia del brexit. La primera, sobre el contenido del acuerdo de salida alcanzado entre Boris Johnson y la UE, se saldó con victoria para el primer ministro. En la segunda, los diputados votaron en contra del calendario express presentado por el gobierno con el que pretendían llevar a cabo el procedimiento legislativo necesario para convertir en texto en ley en apenas tres días. La respuesta del primer ministro británico fue darle a la ‘pausa’ y “detener el proceso legislativo’.

Entonces fue un fracaso para Johnson…

Si y no. Lo que logró con la primera votación tiene un mérito tremendo. Después de tres intentos fallidos por parte de Theresa May, él ha conseguido que el Parlamento respalde su acuerdo a la primera. Y lo ha hecho después de que la UE renegociara un texto que se negaba a renegociar y con 9 votos más de los que necesitaba, convenciendo incluso a 19 diputados del Partido Laborista que han votado a favor de su acuerdo. Luego es cierto que de nada le ha servido porque la posibilidades de un brexit con acuerdo el 31 de octubre han desaparecido.

Para aclararnos, ¿ya no hay brexit el 31 de octubre?

No puede haberlo según los términos del acuerdo. Porque como ayer quedó demostrado, el Parlamento considera que no hay tiempo suficiente para tramitarlo. De hecho, los Comunes recupera hoy la agenda que tenían prevista antes de que ocurriera todo esto.

Y tras conocer el resultado de las votaciones del martes, Johnson aseguró que "de una forma u otra, dejaremos la UE con este acuerdo”. Lo que también descartaría que la noche de Halloween haya un brexit abrupto.

El Parlamento considera que no hay tiempo suficiente para tramitarlo 

Es cierto que el primer ministro ha entrado en la contradicción, porque también ha sostenido que “nos enfrentamos a una mayor incertidumbre” y que “el gobierno debe tomar el único curso responsable y acelerar nuestros preparativos para un resultado sin acuerdo”, pero todo parece indicar que se refiere sólo en previsión de que los veintisiete rechazaran conceder la prórroga. Y ese escenario parece poco probable. Ayer mismo, Jean Claude Juncker, el hasta entonces presidente de la Comisión Europea, aseguraba que “una salida sin acuerdo no será nunca nuestra decisión”.

Y si no hay brexit el 31 de octubre, ¿cuándo será?

Johnson ha dejado la decisión en manos de la Unión Europea. Concretamente, en la de los líderes de los veintisiete estados que seguirán siendo miembros de la UE tras la salida de Reino Unido -cuando quiera que eso se produzca si es que llega a producirse algún día-.

De momento, el Consejo Europeo está haciendo de enlace. Tras conocerse el resultado de la votación, su presidente, Donald Tusk, explicaba esto en su cuenta de twitter: “Para evitar un brexit sin acuerdo, recomendaré que los 27 acepten la solicitud de extensión del Reino Unido”.

Así que todo apunta a que la nueva prórroga -sería la tercera; no hay que olvidar que Reino Unido debería llevar fuera de la UE casi siete meses- será de tres meses, hasta el 31 de enero de 2020. Es lo que Johnson pidió en la carta que envió el sábado a Bruselas como establece la ‘Ley Benn’; si eso es lo que le conceden, no puede rechazarlo.

En su momento se habló de la posibilidad de una "extension técnica" simplemente para dar tiempo al Parlamento a cumplir con el proceso legislativo. Pero a la vista del mensaje de Tusk y de lo mucho que pude llegar a complicarse y prolongarse cada trámite en Westminster, sería una apuesta arriesgada que les daría pocas garantías de que no se vayan a volver a ver en las mismas de aquí a nada.

¿Todavía puede no haber brexit?

Esa opción siempre ha estado y siempre estará sobre la mesa. Reino Unido tiene poder para revocar unilateralmente el Artículo 50 del Tratado de Lisboa, que es en el que se recoge su salida de la UE. Mucho tienen que cambiar las cosas para que eso ocurra, aunque es lo que promete que hará el Partido Liberal Demócrata si gana las elecciones. Y los laboristas, partidarios de un segundo referéndum defienden que la opción de permanecer esté en la consulta.

¿Por qué ahora hablan todos de elecciones?

Porque el propio Johnson dijo antes de conocerse el resultado de las votaciones que si esto ocurría y el brexit se acababa retrasando “hasta enero o más allá”, iría “a por unas elecciones”.

¿Y por qué Johnson quiere elecciones si ya es primer ministro?

Porque, como queda claro día sí y día también en el Parlamento, es un primer ministro con las manos atadas. Al poco tiempo de su nombramiento perdió la mayoría que su partido tenía en la Cámara de los Comunes. Por eso cada trámite Parlamentario es una pesadilla para él; no puede sacar nada adelante sin el apoyo de diputados rebeldes de la oposición.

Si hay elecciones, ¿quién ganaría?

Las encuestas dicen que Boris Johnson. La última, del pasado lunes, da a los conservadores el 37% de los votos; quince puntos por encima del Partido Laborista.

El mensaje de Johnson ha calado y lo cierto es que el primer ministro británico ha hecho todo lo posible por cumplir con lo que prometió: nuevo acuerdo y brexit el 31 de octubre.

Vale que incumplió la ley al suspender el Parlamento durante cinco semanas y le pillaron; que dijo que prefería “estar muerto en una zanja que pedir una extensión” y acabó pidiéndola; y que aseguró que el brexit sería la noche de Halloween ‘sí o sí’ y aquí está esperando instrucciones de Bruselas.

Pero eso no tiene por qué jugar en su contra. Funciona para su estrategia: "venderse" como el hombre que quiso cumplir con la voluntad del pueblo y el resultado el referéndum y el que reclama que ya hay que dejar el brexit atrás y centrarse en los temas domésticos que preocupan a los británicos (sanidad, seguridad en las calles, etc…).

De hecho, ya ha empezado a hacerlo a utilizarlo. Anoche mismo, la cuenta de twitter del partido conservador se llenaba de mensajes con un mismo mensaje: “El acuerdo del brexit ha pasado el Parlamento pero Jeremy Corbyn y los laboristas han votado para retrasarlo, una vez más”.