Público
Público

Brexit Hugh Grant y Annie Lennox, entre los artistas que se suman a la movilización histórica contra el brexit

La petición popular para pedir a Theresa May que dé marcha atrás y cancele el brexit está batiendo todos los récords de participación en Reino Unido. Ya ha conseguido tantas firmas que el parlamento está obligado a debatir sobre ello. La cifra seguirá creciendo durante este sábado con miles de británicos en la calle pidiendo un segundo referéndum.

Publicidad
Media: 4
Votos: 7

Los manifestantes vestidos como la canciller alemana Angela Merkel y la primera ministra británica Theresa May. / Reuters

Nunca antes una petición popular había recibido una respuesta así en la historia de Reino Unido. Más de cuatro millones de personas (y sumando) han firmado a esta hora a favor de la revocación del artículo 50 del famoso Tratado de Lisboa. O lo que es lo mismo: pidiendo a Theresa May que dé marcha atrás al brexit y Reino Unido permanezca en la UE.

La propia Comisión de Peticiones del Parlamento británico, en cuya web se aloja la petición, ha tuiteado que la tasa de firmas es "la más alta con la que la web ha tenido que lidiar”. De hecho, la página se ha colgado ya varias veces incapaz de gestionar el nivel de peticiones que llegaban y que siguen llegando; de ahí que hayan anunciado que “hemos tenido que hacer algunos cambios para garantizar que permanezca estable y abierto para firmas y nuevas peticiones”.

Porque se calcula que el ritmo es de alrededor de 2.000 firmas por minuto. Y lo cierto es que sólo hay que quedarse un momento mirando para ver cómo la cifra no para de crecer. Normal que los hashtag #RevokeArticle50, #RevokeArt50 y similares se hayan convertido en trending topic. Las cuentas están incluso monitorizadas y en esta web se puede consultar un “mapa de calor” que muestra el número de firmas que se van sumando desde cada distrito electoral del país.

La cifra no deja de crecer

A esta hora Bristol, Edimburgo, Manchester, Oxford, Londres, Cambridge y Brighton están a la cabeza. Y según el propio sitio web, el jueves por la noche habían llegado también 10.000 firmas desde Francia, casi 6.000 desde España y más de 4.000 de Alemania. Porque, como ha explicado un portavoz del parlamento: "Cualquier persona residente en Reino Unido o ciudadano británico puede firmar una petición; esto incluye a los ciudadanos británicos que viven en el extranjero".

Buena parte del mérito de este movimiento hay que atribuírselo a Hugh Grant. La cifra se empezó a disparar cuando el actor, implicado hasta la médula con la causa, y con más de 340.000 seguidores en twitter, publicó en su cuenta de esta red social este mensaje: “Yo he firmado y parece que todas las personas en su sano juicio del país también están firmando. Emergencia nacional. Revocar el artículo 50 y permanecer en la UE”.

Un manifestante anti-Brexit frente al Parlamento británico. | Reuters

No es el único nombre famoso que lo ha hecho. La cantante Annie Lennox, con más de 250.000 seguidores, también lo contaba en twitter: “Acabo de firmar esta petición para revocar el artículo 50. ¡Ahora mismo está consiguiendo 100.000 firmas por hora! Por favor, únanse a mí, firmen y compartan”.

También se ha sumado el actor Andy Serkis, el hombre que se hizo famoso por interpretar el personaje de Gollum en El señor de los anillos y al que ha fusionado con la Primera Ministra británica en su última genialidad: Theresa Gollum. De igual manera, han firmado el científico Brian Cox, el actor Eddie Marsan y el cómico David Mitchell… que se sepa. Además de varios miembros del Parlamento británico como el laborista Ben Bradshaw y el liberal demócrata Tom Brake.

Según la normativa, cuando una petición consigue más de 10.000 firmas, el gobierno está obligado a responder; cuando supera las 100.000, el parlamento está obligado a debatirla

El primer objetivo ya está conseguido: según la normativa, cuando una petición consigue más de 10.000 firmas, el gobierno está obligado a responder; cuando supera las 100.000, el parlamento está obligado a debatirla. Esa es la versión oficial, pero también que el Comité de Peticiones puede rechazarlo si cree que el gobierno no puede hacer nada al respecto. Theresa May aseguró rotunda el jueves en Bruselas, después de que los líderes de la UE decidieran conceder una extensión del brexit, que revocar el Artículo 50 no era una opción para ella, aunque con tal avalancha de firmas y con todo el país hablando de ello, como mínimo, los responsables ya se habrán dado por aludidos.

La petición, puesta en marcha por la exprofesora universitaria Margaret Anne Georgiadou, que se define como “una remainer (que votó por permanecer en la UE), muy frustrada de que hayamos sido silenciados e ignorados por un tiempo”, ha venido a caldear aún más el ambiente en un fin de semana en el que los contrarios al brexit toman la palabra y las calles. 

A esta movilización por internet hay que sumar la marcha a favor del segundo referéndum del sábado a mediodía en Londres. Los cálculos de sus organizadores, el movimiento People’s Vote, son que superará a la que se celebró el pasado mes de octubre con el mismo propósito y el mismo recorrido (desde Park Lane hasta Westminster) y que logró convocar a más de 700.000 personas llegadas de distintos puntos del país.

Es más, esperan superar la más numerosa de los últimos tiempos, la marcha que hace 16 años congreso a un millón de personas para pedir a Tony Blair que no apoyara al presidente Bush en la invasión de Iraq. Aquella no consiguió hacer cambiar de opinión al entonces Primer Ministro, pero sin duda supuso un punto de inflexión en el apoyo popular a su mandado. Se cuenta que entonces Blair dijo que eran “un millón de personas equivocadas”; quizá Theresa May piense lo mismo cuando escuche los discursos y los cánticos contra el brexit desde el 10 de Downing Street (a menos de 500 metros del punto final de la marcha), pero el tiempo le dirá si ignorarlos fue lo más acertado.