Público
Público

Brexit El Parlamento británico le quita a May el control del brexit y las elecciones anticipadas llaman a la puerta

Nueva humillación para Theresa May… y uno ya ha perdido la cuenta de cuántas lleva. El Parlamento británico ha tomado el control del brexit y podrá votar alternativas al acuerdo que la ‘premier’ suscribió con la UE y que ella misma ha confirmado que aún no cuenta con apoyo suficiente.

Publicidad
Media: 2.50
Votos: 4

Theresa May, durante el debate este miércoles en el Parlamento británico. REUTERS

Que levante la mano quien no hubiera pagado por ver la cara de Theresa May -que no estaba en Westminster pasadas las 23h. del lunes- cuando se ha anunciado que el Parlamento aprobaba, por 329 votos a favor frente a 302 en contra, algo histórico.

La enmienda Letwin, que ha puesto de acuerdo a miembros de todos los grupos, permite a la Cámara de los Comunes tomar el control de la agenda parlamentaria, con el objetivo de celebrar el miércoles una serie de lo que se conoce como “votaciones indicativas” sobre otras posibles opciones de brexit alternativas al acuerdo con la UE. Es decir, quitarle el control a Theresa May del qué, el cómo y el cuándo del brexit.

Hasta 30 miembros del partido conservador han votado a favor del texto y, por lo tanto, en contra de la consigna que había establecido la Primera Ministra

Hasta 30 miembros del partido conservador han votado a favor del texto y, por lo tanto, en contra de la consigna que había establecido la Primera Ministra. Es más, tres Secretarios de Estado han dimitido para poder votar en conciencia sin tener que romper la disciplina de partido: el de Sanidad, Steve Brine; el Secretario de Estado de Exteriores, Alistair Burt; y el de Industria y Negocios, Richard Harrington. Este último ha hecho pública la carta que le ha enviado a la Primera Ministra antes de la votación presentándole su renuncia, en la que le dice: “Lamento que la forma de gestionar el brexit se haya convertido en una ruleta rusa que juega con la vida de la mayor parte de la gente de este país”.

Según el diario The Independent, nada más conocerse el resultado de la votación, una serie de ministros principales comenzó a plantear la posibilidad de celebrar elecciones generales, que serían las terceras en Reino Unido en cuatro años.

En esa línea se habría mostrado también el Ministro para el Brexit, Stephen Barclay que, según algunas fuentes, durante una reunión del ejecutivo el mismo lunes habría advertido que al gobierno no le quedaría más remedio que convocar elecciones si el parlamento exige un resultado que el ejecutivo no esté dispuesto a cumplir. Lo mismo habrían dicho el Fiscal General Geoffrey Cox y la conservadora Andrea Leadsom, la mujer que hasta el último momento luchó con Theresa May por ser la sucesora de David Cameron.

¿Qué votaciones puede plantear ahora el Parlamento?

Entre las opciones que se barajan para esas “votaciones indicativas” están el segundo referéndum, un “brexit suave”, “un brexit duro” o incluso la revocación del Artículo 50 del Tratado de Lisboa, que supondría cancelar el brexit.

Cierto es que el resultado de esas votaciones no es vinculante y el gobierno podrá decidir si lo tiene en consideración o no. Pero si alguna de estas opciones logra una mayoría significativa , incluso más votos a favor de los que consiguió el acuerdo de May en su segunda votación -que, como ella misma ha indicado el lunes, notaría no cuenta con apoyo suficiente para poder ser sometido a una tercera votación- sería difícil y poco adecuado pasarlo por alto.

Y cualquier cosa puede pasar, porque una particularidad de este tipo de votaciones es que, a diferencia de como suele ocurrir con las votaciones ordinarias donde se impone la disciplina de partido, en este caso se da por sentada la libertad de voto para los diputados.

El gobierno británico: "Esta enmienda altera el equilibrio entre nuestras instituciones democráticas y establece un precedente peligroso e impredecible para el futuro"

Ni media hora ha tardado el gobierno en reaccionar. Y otra vez lo ha hecho con un lenguaje muy brusco: “Esta enmienda altera el equilibrio entre nuestras instituciones democráticas y establece un precedente peligroso e impredecible para el futuro.” Y añade: “Si bien ahora depende del parlamento los siguientes pasos con respecto a esta enmienda, el gobierno continuará pidiendo realismo”, alertando de que cualquier decisión que se tome deberá ser presentada a la UE para negociarla, lo que podría requerir un tiempo que obligara a “una extensión más prolongada, lo que significaría la celebración de elecciones parlamentarias europeas”.

Muy duro también el diputado conservador Bill Cash, uno de los más firmes defensores del brexit, que ha calificado lo ocurrido en la Cámara como "una revolución constitucional" y ha advertido de que el parlamento “vivirá para lamentarlo”.

Ocho laboristas, en contra de la decisión

Por su parte, el líder de la oposición, Jeremy Corbyn, ha felicitado a los miembros de la cámara tras conocerse el resultado de la votación y ha anunciado que entre las alternativas que se considere, debe incluirse "si se debe hacer someter algún acuerdo a una votación popular”. Sólo como apunte: sorprendente que ocho laboristas hayan votado en contra de que la parlamento tome el control del brexit.

Así que el miércoles volverá a ser una jornada importante en el parlamento británico. Aunque el resultado de las votaciones indicativas no será vinculante, sí servirá para comprobar cómo respira la Cámara respecto a otras opciones de brexit que hasta ahora no se han puesto sobre la mesa.