Público
Público

Cannabis, la confusa despenalización en Italia

Se puede comprar en tiendas especializadas y se puede cultivar en casa, pero con grandes excepciones. Aun siendo la legislación muy confusa al respecto, Italia poco a poco se abre a la idea de que el cannabis pueda ser, con importantes restricciones, un producto menos polémico a fuerza de romper tabúes.

Imagen de archivo de una planta de marihuana. - REUTERS

Legalización no, pero despenalización sí. Se puede vender en tiendas, pero no exactamente como una droga legal. Se puede cultivar en casa, pero sólo para uso exclusivamente personal. Entonces: ¿Es legal el cannabis en Italia? Los propios italianos están intentando entender, con paciencia, qué novedades hay acerca de esta planta, tanto en relación a su uso como a su comercialización dentro del país. Con el estado actual de cosas, resulta complicado entender fácilmente dónde está la frontera entre droga permitida y droga ilegal. Sobre todo si las excepciones son complejas y, a priori, poco entendibles. Lo cierto es que, aun siendo la legislación muy confusa al respecto, Italia poco a poco se está abriendo a la idea de que el cannabis pueda ser, con importantes restricciones, un producto menos polémico. Al menos, se están superado los primeros tabúes.

La novedad de estos días es que, tal como ha confirmado el Tribunal Supremo transalpino, cultivar cannabis en casa ya no será delito en Italia. Eso sí, siempre que se trate de cantidades pequeñas y para uso personal, donde sólo el cultivador doméstico individual podrá beneficiarse del crecimiento de unas muy contadas hojas dentro del domicilio particular. Pero sí se considerará delito, por ejemplo, el ceder la más mínima cantidad a cualquier otra persona, gratuitamente o mediante pago. Además, quien intente lograr una cultivación más amplia también será motivo de castigo legal. La clave interpretativa, dentro de la sentencia del Supremo italiano, está en el concepto de "técnicas rudimetarias": así pues, para que esté permitida, el cultivo del cannabis tiene que ser, ante todo, casera.

El punto de inflexión en la doctrina jurisprudencial del Tribunal Supremo itálico se centra en cómo, por primera vez, los jueces transalpinos han desvinculado la idea de que la salud pública se puede ver afectada por el individuo, entendido este último como un cultivador casero de cannabis. Esto supone un importante cambio jurídico, ya que hasta hoy el Tribunal Constitucional italiano, por ejemplo, se ha mantenido firme en la posición que afirma que, en cualquier caso, el cultivo de cannabis siempre era delito, independientemente de las cantidades. Ahora, la decisión del Supremo transalpino, aun respetando la opinión del Constitucional, implicará un antes y después y una importante excepción, abriendo el camino de la autoproducción del cannabis. Siempre y cuando se trate de una cultivación casera y unas cantidades modestas.

La decisión se ha convertido en un caso político e ideológico. Uno de los primeros en comentar la sentencia ha sido el líder de la oposición y jefe de la Liga, el soberanista Matteo Salvini: "La droga hace daño, ni cultivación en casa ni adquisición en tienda". Y añade: "La Liga luchará contra el tráfico de drogas siempre y en cualquier parte", asegura el ex ministro del Interior italiano entre junio de 2018 y septiembre de 2019. El senador grillino Matteo Mantero del Movimiento 5 Estrellas (M5E), socio de mayoría del actual Gobierno de Giuseppe Conte, asegura: "Se está poniendo fin a la extrañeza italiana de una ley que entregaba el mercado monopolista de las drogas blandas a la mafia". El izquierdista Nicola Fratoianni, del partido Izquierda Italiana (II) defiende: "La verdad es que, antes o después, en Italia habrá que legalizar el uso del cannabis. Nos lo demuestra lo que ha ocurrido en otros países".

A la polémica de los últimos días hay que sumar la confusa situación que las tiendas de cannabis light están viviendo en las últimas semanas. Lo cierto es que en Italia es muy frecuente, en las calles de cualquier localidad, ver la presencia de este tipo de tiendas. Las insignias y logos de este tipo de comercios son inequívocos: suele combinarse la palabra "cannabis" con el logo de la propia planta. Entonces: ¿también se puede comprar cannabis, de forma legal, en Italia? No exactamente. Quien entra como cliente en una tienda de cannabis light puede comprar este producto, pero en una versión más rebajada. La clave para entender por qué es legal vender cannabis light está en el principio activo de la conocida planta, el THC –el tetrahidrocannabinol–. Si en un porro tradicional elaborado con cannabis comprado ilegalmente la concentración de THC está entre el 5% y el 8%, el cannabis light contiene como máximo el 0,5%.

Y es que hace algo más de una semana, el marco legal de las tiendas de cannabis light había estado en el centro del debate político en Italia. Han sido los partidos de la derecha italiana, desde hace tres meses en la oposición, los que se han manifestado en contra de la decisión del Gobierno de Giuseppe Conte de legislar en relación al cannabis light. Por dos razones: una de contenido y otra formal.

La objeción de contenido tiene vinculación con la cuestión ideológica, ya que actualmente ningún partido conservador italiano, entre ellos la Liga de Salvini –quien convence a 1 de cada 3 transalpinos– no aceptaría ninguna reforma que prevea la mínima despenalización. La cuestión formal se refiere a que, para muchos parlamentarios –entre otros, la presidenta del Senado, Maria Elisabetta Casellati–, introducir cambios en materia de cannabis light dentro de la Ley de Presupuestos para el año 2020 era algo "técnicamente" impropio teniendo en cuenta la importancia de temática.

Lo cierto es que, por el momento, las tiendas de cannabis light en Italia se mueven en un marco de alegalidad, que el Gobierno italiano pronto estará llamado a resolver para tranquilizar el sector. Hasta la fecha, este tipo de comercios podrán seguir vendiendo sus productos escudándose en el hecho de que contienen un máximo de 0,5% de THC, pero la legislación sigue siendo confusa e imprecisa al respecto. Tal como han informado últimamente algunos medios de comunicación italianos acudiendo a expertos investigadores universitarios, "el cannabis light no puede ser considerado una droga porque un bajo THC no puede ofrecer efectos estupefacientes". Sobre la base de cuestiones técnicas o ideológicas, con o sin despenalizaciones; los italianos tendrán que esperar para ver a su Parlamento legislando acerca de esta materia.

Más noticias de Internacional