Público
Público
Únete a nosotros

El cirujano símbolo de lucha contra la barbarie en "el peor país para nacer mujer"

En República Democrática del Congo se producen hasta 1.152 violaciones al día. El ginecólogo Denis Mukwege ha sufrido varios atentados por su labor de activista. Entre sus enemigos hay señores de la guerra o miembros del Gobierno.

Publicidad
Media: 5
Votos: 7

Denis Mukwege, durante la ceremonia de entrega del Premio Sájarov en el Parlamento Europeo. - AFP

BUKAVU.- Desde 2012 el doctor Denis Mukwege no sale de casa sin escolta porque ya ha sido víctima de seis atentados, el último le costó la vida a su guardaespaldas y la Misión de Naciones Unidas para la estabilización de la República Democrática del Congo (Monusco) le ofrece protección. “He reducido mis movimientos al mínimo, de la casa al trabajo, pero no contemplo renunciar a mi tarea”, afirmaSin embargo, las amenazas sobre él y su personal no cesan. El año pasado una enfermera que trabaja en su hospital fue raptada y violada.

Mukwege es tan solo un ginecólogo que opera los cuerpos destrozados por la barbarie de los delitos sexuales en el Este de la República Democrática del Congo en un modesto hospital de Panzi que él mismo abrió en 1999, cerca de Bukavu.

Sin embargo, este doctor de 60 años es también un símbolo de la lucha contra este hábito atroz del uso del cuerpo de la mujer como arma de aniquilación y guerra. Su labor como activista le ha servido para crearse un buen portafolio de enemigos entre las milicias, señores de la guerra o miembros del gobierno, favorables al apagón informativo sobre la cuestión. El doctor recibe unas 2.500 víctimas al año, por las 4.000 de 2004 justo tras el final de la segunda guerra del Congo.

Más de 46.000 personas han sido tratadas de forma gratuita en el hospital que dirige Denis Mukwege, Premio Sajárov en 2014 y varias veces candidato al Premio Nobel de la Paz

El documental de 2015 de la periodista Colette Braeckman y del cineasta belga Thierry Michel (autor de soberbios documentales sobre el Congo) que relata su historia encuentra una traducción ruda en castellano (L'homme qui répare les femmes - La colère d'Hippocrate": El hombre que repara a las mujeres- La cólera de Hipócrates), sobre el oficio de reparar o zurcir mujeres como si fueran objetos rotos, muñecas para tirar, como si las palabras dejaran ya atisbar la crueldad salvaje que sufren las mujeres en esta zona, la mecanización del problema, la cosificación del sufrimiento. El documental estuvo prohibido algo más de seis meses en RDC por “calumniar a las fuerzas armadas del país”. Los miembros de las FARDC (Fuerzas Armadas de la RDC) son autores de la mitad de las violaciones de derechos humanos registradas por la Oficina Conjunta de Naciones Unidas para los derechos Humanos. El conflicto que ofrece siempre el reflejo del espejo.

Más de 46.000 víctimas han sido tratadas de forma gratuita en el hospital de Panzi, que dirige el ginecólogo y activista Denis Mukwege. Este doctor congoleño recibió en 2014 el Premio Sakharov, la más alta distinción de la Unión Europea sobre la libertad de expresión y ha sido varias veces candidato al Premio Nobel de la Paz, además de recibir el Premio Nobel de la Paz alternativo. ‘El cuerpo de la mujer es un campo de batalla y la violación está siendo utilizada como arma de guerra, lo que tiene enormes consecuencias sobre el conjunto de la sociedad. La unidad familiar se desintegra y el tejido social es destruido. En una economía altamente militarizada, la población es forzada a la esclavitud o el exilio”, declaró al recoger el Premio Sakharov.

La violación no se limita a la penetración, sino que se introducen en el cuerpo de las mujeres y niñas elementos tóxicos, cortantes, machetes, armas o palos con la intención de destruir sus órganos y la identidad de ellas como individuos y de sus grupos sociales. El doctor denuncia también “el aumento de las violaciones de menores de doce meses” en los últimos años.

Las víctimas son un signo de la barbarie y la impunidad que reinan en un país donde la mujer supone un arma de guerra a buen precio, un excelente método para destruir y borrar comunidades rivales

A pesar de que la guerra terminó oficialmente hace más de una década, el conflicto se mantiene en la zona este del país. Por ello, la República Democrática del Congo resiste todavía como "paraíso de la violación", en el que fue definido por Save the Children “como el peor país para nacer mujer”. Milicias, grupos armados y soldados del ejército son los sospechosos habituales.

Más de mil violaciones al día se producen en un país devastado por las guerras de 1996-1997 y 1998-2003 y que sufre también las consecuencias de la inestabilidad de la región de los Grandes Lagos. Las víctimas son un signo de la barbarie y la impunidad que reinan en un país donde la mujer supone un arma de guerra a buen precio, un excelente método para destruir y borrar comunidades rivales. La mayoría de los perpetradores no serán jamás juzgados. Y las mujeres sufren, además, el rechazo de sus comunidades y hasta de sus propias familias.

En el este de RDC más de sesenta grupos armados siguen activos y las luchas étnicas desencadenan salvajes matanzas cada semana, ya sea por medio de machete o de kalashnikov. Probablemente no oirás hablar de ellas en el telediario. El grito de la mujer del Congo se pierde en nuestro silencio.