Público
Público

Los conservadores contraatacan en las primarias republicanas

Santorum, el candidato preferido por el Tea Party, logra importantes victorias en Minnesota, Colorado y Misuri

ISABEL PIQUER

El ala conservadora del partido republicano no se da por vencida. La sorprendente victoria de Rick Santorum, el candidato más cercano al Tea Party, en las primarias de Colorado, Misuri y Minnesota, confirma que el sector más radical sigue albergando serias dudas sobre Mitt Romney, pese a sus recientes victorias en Florida y Nevada.

Santorum, que no había ganado ningún comicio desde Iowa, acumula de pronto más victorias, cuatro, que ninguno de los otros contendientes. Arrasó en Misuri (55,2%), frente a Romney (25,3%), y Minnesota (44,8%), donde el segundo puesto fue a parar al congresista de Texas, Ron Paul (27,9%).

Romney sigue siendo el favorito y cuenta con más fondos que sus rivales

El resultado más inesperado fue el Colorado, donde Romney ganó holgadamente en 2008 y que, según los sondeos, iba a volver a llevarse este año. No fue así. Quedó en segundo puesto con 34,9% de los votos, frente a Santorum (40,2%). Newt Gingrich decidió obviar estas etapas y concentrarse en las siguientes por lo que su presencia fue testimonial.

La victoria de Santorum es simbólica porque los estados decidirán más tarde a quién otorgarán los 128 delegados, cada uno con unas pautas particulares y algo cabalísticas. Pero es una clara señal de que Romney deberá luchar duro por la nominación.

Aunque por otra parte, el inesperado vuelco que han tomado estas primarias, cada vez más difíciles de predecir, podrían resultar favorables al exgobernador de Massa-chusetts, porque divide el voto conservador.

Santorum comparó las relaciones gays con las de un hombre y un perro

La carrera se juega ahora a tres bandas, con dos candidatos, Santorum y Gingrich, que luchan por la misma franja del electorado.

Santorum ya empezó a reclamar su trozo del pastel al celebrar sus buenos resultados. 'El conservadurismo está vivo y en buena salud en Misuri y Minnesota', dijo el candidato, 'No estoy aquí para ser la alternativa conservadora de Mitt Romney, sino de Barack Obama', declaró ante sus simpatizantes en St Charles (Misuri) antes de atacar directamente a su rival.

La ventaja para Romney es que sus rivales se disputan el apoyo más radical

'Romney', declaró Santorum, 'piensa que sabe mas que vosotros, que es una persona privilegiada que os puede dirigir. A mí me importan los muy ricos y los muy pobres, me importa el 100% de vosotros', añadió en referencia a la reciente metedura de pata del exgobernador de Massachusetts cuando afirmó que sólo le interesaban las clases medias, por que los otros dos extremos del abanico económico estaban cubiertos, los unos por sus fortunas, los otros por las ayudas sociales.

'No se puede reformar Washington con alguien que ha trabajado en Washington', replicó Romney en Colorado, al recordar que Santorum había pasado 16 años en el Congreso, primero como representante y luego como senador por Pensilvania, 'soy el único de los candidatos que no ha hecho carrera (en la capital)', dijo Romney, que no pudo disimular la decepción de la derrota.

Hasta hace poco, Santorum era sobre todo conocido por sus polémicos comentarios sobre las relaciones homosexuales, que comparó a 'la relación de un hombre con un perro'.

Le valieron las críticas unánimes de la comunidad gay, que le castigó al conseguir inscribir en Wikipedia una definición algo peculiar de la palabra 'santorum'.

El exsenador católico es padre de ocho hijos, la última, Isabella, con una enfermedad congénita que le obligó a retirarse de la campaña unos días en Florida, cuando su salud empeoró. También se ha pronunciado en contra de los preservativos e incluso del trabajo de las mujeres.

Santorum se ha beneficiado de los titulares más recientes de las llamadas 'guerras culturales', que se refieren en realidad el aborto, los derechos gays, y la complicada relación entre Iglesia y Estado.

El martes, el día de las primarias, la Corte Suprema declaró inconstitucional la 'Propuesta 8', una medida aprobada por votación popular en 2008 y que prohibía el matrimonio homosexual en California; la iglesia católica por su parte se enfrenta en este momento al Gobierno de Obama que ha decretado que todos los seguros médicos cubren los métodos anticonceptivos, inclusos en los hospitales religiosos; y por último, la presidenta de la asociación Susan Komen a favor de las víctimas de cáncer dimitió este fin de semana tras la polémica que generó su decisión de rescindir su ayuda a los centros de planificación familiar.

Son temas que mueven mucho a los conservadores y podrían haber motivado su fervor electoral. Es otro de los elementos sorpresa de unas primarias que debían centrarse en la crisis económica.

Pero el paro está disminuyendo (8,3%) y si sigue mejorando, la recesión podría verse desplazada como tema principal de las presidenciales.

Las primarias no sólo se sustentan con ideas. Hace falta dinero y mucho. Y Romney tiene una clara ventaja, sobre todo en las etapas siguientes, Arizona y Michigan, estados donde hace falta muchos fondos para hacer campaña.

Maine celebra este sábado unos 'caucus' (asambleas populares) que no se prevén tengan incidencia en la carrera. Santorum, al igual que Gingrich, cuenta con poca infraestructura y pocos medios.

'Necesita capitalizar sus victorias con más donaciones y es lo que va a hacer', explicaba a la pagina web Político, Nick Ryan, presidente de Red, White and Blue, un 'súper PAC' a favor del candidato, una plataforma legal que permitirá financiarle con cantidades ilimitadas de dinero.

Más noticias de Internacional