Público
Público

El Constitucional alemán da luz verde al partido neonazi NPD

El Tribunal Constitucional alemán rechaza ilegalizar al neonazi Partido Nacional Democrático (NPD), por considerarlo demasiado endeble para lograr su propósito de socavar el orden democrático, e insta a combatirlo con la fuerza de la policía y la justicia

Publicidad
Media: 1.40
Votos: 5

IMAGEN DE ARCHIVO: Un seguidor del partido neonazi alemán del  NPD sujeta una bandera durante una concentración

KARLSRUHE (ALEMANIA) - El Tribunal Constitucional alemán ha rechazado ilegalizar al neonazi Partido Nacional Democrático (NPD), por considerarlo demasiado endeble para lograr su propósito de socavar el orden democrático, e instó a combatirlo con la fuerza de la policía y la justicia.

El TC desestimó por unanimidad de sus ocho jueces la demanda de la Cámara Alta (Bundesrat), que había solicitado la prohibición del partido y de sus "camaraderías" apéndices y, por extensión, el fin de la financiación pública -1,3 millones de euros anuales- a una formación tachada de "heredera" del nacionalsocialismo de Adolf Hitler.

El Constitucional, con sede en Karlsruhe (oeste), consideró probado que, "por su concepto político", la formación "desprecia la dignidad humana" y "no es acorde con los principios democráticos", según la sentencia leída por su presidente, Andreas Vosskuhle.

También admitió que "sus miembros" incurren en delitos criminales, como intimidación a políticos comprometidos con la acogida de refugiados, ataques contra centros de asilados y agresiones físicas, además de instigar al odio contra judíos, musulmanes o gitanos.

A detallar ataques atribuibles al NPD o su militancia había dedicado el Bundesrat su demanda, con ejemplos como las protestas ante la vivienda del alcalde de Tröglitz, una pequeña población del este, o el hostigamiento a un diputado de origen angoleño de la Unión Cristianodemócrata (CDU) de la canciller Angela Merkel.

En sus postulados propagandísticos se aboga por una Alemania "étnicamente definida"

También había denunciado sus postulados propagandísticos, en los que se aboga por una Alemania "étnicamente definida", se apuesta por expulsar de Europa a todos los musulmanes y se califica de "banda de negros estafadores" o "degenerados" a los refugiados.

Sin embargo, el TC consideró que "no se vislumbra que puedan llevar adelante sus objetivos anticonstitucionales", debido a la mínima capacidad operativa de un partido que, hoy por hoy, no llega a los 6.000 militantes y al que no se reconoce potencial electoral.

El TC degradó al NPD al nivel de formación insignificante -en las generales de 2013 obtuvo un 1,3 % y nada apunta a que remonte esa situación, destacó la sentencia-, "sin peso" para lograr sus fines. "A las campañas de hostigamiento y amenazas o los planes de actos violentos se debe reaccionar con medios preventivos policiales y con la fuerza de la Justicia", añadió la sentencia.

Fundado en 1968 y durante décadas brazo político del neonazismo, el NPD pasa por horas bajas, acosado por sanciones del Bundestag (Cámara Baja) por irregularidades financieras, y por la competencia de la nueva derecha radical de Alternativa para Alemania (AfD).

El NPD, que nunca obtuvo escaños en el Bundestag

El NPD, que nunca obtuvo escaños en el Bundestag, perdió en los últimos años la representación en las cámaras regionales, aunque conserva 340 concejales en municipios, además de un eurodiputado. A la AfD se le pronostica un 15 % en las generales de septiembre, tras haber entrado en diez cámaras del total de 16 "Länder" del país.

La sentencia era esperada con expectación en el país, donde en toda la historia de la República Federal de Alemania (RFA) el TC solo ha ilegalizado, en los años 50, el Partido Comunista (KPD) y los directos sucesores del nacionalsocialismo. La demanda del Bundesrat seguía a la que en 2003 habían respaldado las dos cámaras del Parlamento y el Gobierno, y que el TC desestimó porque estaba fundamentada en datos de infiltrados o confidentes, que a su vez eran agitadores del NPD.

El Bundesrat decidió impulsar un nuevo proceso en solitario, tras la conmoción causada por la Clandestinidad Nacionalsocialista (NSU), una célula integrada por tres neonazis que a lo largo de casi diez años asesinó impunemente a nueve inmigrantes y una policía.

La sentencia de hoy fue un revés para los "Länder", representados en la vista por la primera ministra de Renania-Palatinado, Malu Dreyer, y por los ministros regionales de Interior. "La sentencia marca el camino para futuros procesos de anticonstitucionalidad a formaciones más vigorosas", apuntó Dreyer, en una clara alusión a la AfD.

Para la vicepresidenta del Bundestag, la izquierdista Petra Pau, quien ha sufrido amenazas de muerte de neonazis, la sentencia muestra "la necesidad de combatir esas formaciones en el día a día". "Soy una privilegiada, tengo custodia. Peor lo tienen quienes que sufren en pueblos o barrios el acoso neonazi", comentó.

El líder del NPD, Frank Franz, encajó imperturbable los calificativos degradantes utilizados por el TC: "Seguimos activos. Sabemos que tenemos en AfD un duro competidor. Pero podemos vivir con ello".

Más noticias de Internacional