Público
Público

Cuba niega un "estallido social" en la isla y defiende que se han visto "escenas peores" de represión en Europa 

El Gobierno cubano tacha las protestas de "desorden, vandalismo, violencia" e insiste en que detrás de ellas está EEUU.

Un hombre camina por una calle de La Habana.
Un hombre camina por una calle de La Habana. Yander Zamora / EFE

El ministro de Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, ha negado que se esté viviendo en la isla un "estallido social" y ha asegurado que las protestas fueron "desorden, vandalismo, violencia" y ha insistido en que el Gobierno de Estados Unidos está implicado en ellas. 

"No hubo en Cuba un estallido social, por el apoyo de nuestro pueblo a la Revolución y su Gobierno", ha declarado Rodríguez en una rueda de prensa en La Habana. En ella, ha acusado a EEUU de financiar los "disturbios". "Advierto al Gobierno de EEUU que su conducta irresponsable puede tener consecuencias graves que dañen el interés de ambos países", ha dicho.

En este sentido, se ha referido que "pedir una intervención humanitaria en Cuba, es pedir una intervención militar de EEUU" y ha asegurado que el país norteamericano "aprovechó la pandemia para recrudecer de forma oportunista las sanciones a Cuba". "Si el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, tuviera alguna preocupación sincera por el pueblo cubano podría tomar decisiones ejecutivas que flexibilizaran el bloqueo", ha apuntado.

En relación a las acusaciones de represión policial de las protestas, el ministro ha defendido que ha visto "escenas peores" de represión y violencia policial en Europa. "En Europa he visto escenas realmente fuertes con violencia policial y represión contra manifestantes en capitales europeas antes y durante la pandemia en condiciones realmente distintas", ha declarado al respecto.

Rodríguez ha aclarado que durante las protestas en Cuba al haber "habido violaciones a las leyes", las fuerzas de seguridad cubanas "tienen derecho a proteger la integridad de los ciudadanos". Asimismo, ha considerado que "le parecen" que las informaciones que se están lanzando en Europa sobre las protestas "son muy sesgadas" en relación a las que se "emiten sobre Europa".

Por otro lado, el canciller cubano también se ha referido al apagón de internet móvil, que lo atribuye a los problemas financieros que vive el país y los ha comparado con "las interrupciones de la electricidad" y las "dificultades evidentes en la alimentación" o el transporte. "El país está viviendo estos días una situación compleja, el acceso a la información de nuestro pueblo es un derecho, está claro que hay condiciones complejas que se reflejan no solo en el derecho a la información, se reflejan en el derecho a la alimentación, estamos pasando dificultades", ha argumentado.

Tres días después de las protestas del domingo, cuando miles de personas salieron a manifestarse, se ha confirmado el primer muerto, un ciudadano de 36 años de edad que murió el lunes durante un enfrentamiento en el Consejo Popular Güinera del municipio de Arroyo Naranjo.

Mientras, se mantiene la presencia policial en las calles. Los arrestados ascienden a más de 150, según Human Rights Watch (HRW). Organizaciones locales denuncian que a las detenciones del domingo se han sumado otros de opositores, activistas y periodistas en los dos días posteriores. El Gobierno no ha dado cifras oficiales.

Además, para los pocos que tienen acceso a las redes es difícil conocer la situación real. Circulan vídeos de revueltas ciudadanas que en muchos casos son falsos, deslocalizados o se hacen pasar por nuevas imágenes cuando corresponden a las primeras manifestaciones, según informa Efe desde La Habana.

Más noticias de Internacional