Público
Público

Cumbre clima Cuenta atrás para la cumbre del clima en Madrid: así se organiza la cita en tiempo récord

A menos de un mes para la celebración en la capital española de la cumbre climática COP25, tras la renuncia de Chile, los gobiernos de ambos países colaboran con la ONU en la organización.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Jóvenes durante la huelga mundial por el clima en Nueva Delhi. REUTERS

Al llegar a una cumbre del clima lo primero que sorprende suele ser la gran dimensión del recinto y la diversidad de gente que se da cita en esta multitudinaria reunión para la toma de decisiones ante la crisis climática.

Por una parte, la población civil suele tener un lugar en diferentes pabellones o espacios que congregan a ONGs ambientales, científicos, población indígena, empresas, emprendedores climáticos y diferentes iniciativas ciudadanas.

Se trata de un área de encuentro y debate en el que se celebran eventos paralelos a las reuniones políticas y técnicas. En este caso se ha habilitado una "Zona Verde" para este fin, que se complementará con la organización de diferentes eventos dirigidos al público en general y la sociedad civil a lo largo de la toda la ciudad de Madrid.

Se espera desarrollar un programa denominado Castellana verde, un espacio versátil que irá desde Plaza Castilla hasta Atocha, donde diferentes edificios emblemáticos de Madrid acogerán conferencias, exposiciones o muestras específicas que aproximen la realidad del cambio climático y la necesidad de respuesta al ciudadano o al visitante en Madrid en esos días.

Ribera: "Se trata de utilizar esa capacidad que ofrece la arteria principal de Madrid como un espacio de participación"

"No está previsto cortes de tráfico, sino una agenda de actividades. Sí se trata de utilizar esa capacidad que ofrece la arteria principal de Madrid como un espacio de participación", explicó esta martes la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, en un encuentro con la prensa.

Por otro, en un lugar próximo, se ubicará la zona donde se llevan a cabo las negociaciones de la Conferencia de las Partes (COP) –estados miembros de la convención–, un espacio administrado por Naciones Unidas. En Madrid, se ha denominado "Zona Azul", donde estarán los dos plenarios y las salas de reuniones para la negociación y las salas y pabellones de las delegaciones, donde España contará con una sala de delegación.

En este escenario, jefes de Estado, ministros y técnicos discuten en distintas sesiones a puerta cerrada, para alcanzar acuerdos sobre mitigación, adaptación, financiación o ambición climática.

"Desde Presidencia de Gobierno habrá una invitación a los jefes de Estado y de Gobierno, para que aquellos que lo deseen participen en la sesión inaugural y en alguna reunión específica que se celebre después", indicó Ribera. Aún no está cerrada, por tanto, la lista de mandatarios que asistirán, ni tampoco si se contará con la participación de Casa Real.

Se espera desarrollar un programa denominado 'Castellana verde', un espacio versátil que irá desde Plaza Castilla hasta Atocha

A las reuniones que se celebren a lo largo de las dos semanas en este espacio también pueden asistir como observadores ONGs, representantes de empresas y grupos de interés.

Se calcula que los costes de todo el montaje de la COP25, tomando como referencia cumbres anteriores, será de unos 60 millones de euros, con un retorno a la ciudad de Madrid de unos 100 millones de euros. "Hay que ver posteriormente cómo se puede hacer esa estimación. Estamos hablando de primeras cifras muy abiertas", dijo la ministra.

25.000 personas de 200 países en Madrid

Su organización en una nueva ubicación, en la capital de España, a poco más de un mes del comienzo es un reto. De hecho, es la primera vez que una cumbre climática de esta magnitud se tiene que organizar en tan poco tiempo.

La ubicación se suele anunciar en la cumbre climática anterior, por lo que los países anfitriones tienen al menos un año para prepararla. Para su celebración se han reservado 100.000 metros cuadrados en IFEMA - Feria de Madrid.

Desde que se anunció que Chile mantenía la presidencia de la COP25 pero renunciaba a ser la sede, las 25.000 personas de 200 países que se esperaba que acudieran a esta cita deben reubicarse en la capital española, lo que supone un desafío logístico y de seguridad.

ONU: "Se está haciendo todo lo posible para permitir una gran participación"

"Se está haciendo todo lo posible para permitir una gran participación y para mantener la dimensión de los espacios de exhibición y eventos según lo planeado. La lista final de eventos paralelos y exhibiciones se ajustará al espacio disponible en el lugar de celebración", anuncian desde la ONU.

Por otra parte, la asistencia de la población civil que se había organizado para acudir al a cita en Chile también supone un problema de patrocinios y logística para poder hacer frente a este cambio. Además, la llegada de activistas, como la mediática Greta Thunberg, está también en duda.

A esto se suma que, al celebrarse del 2 al 13 de diciembre, coincidirá con varias festividades en el momento central de la cumbre, con el consiguiente problema de alojamiento.

"Estamos dándole una vuelta a cómo facilitar esa presencia de la sociedad civil que ha quedado varadas en América Latina y que en muy poco tiempo tienen que organizar un sistema diferente. Habitualmente son organizaciones que cuentan con sistemas de patrocinio propios. Estamos en contacto con las grandes filantropias y fundaciones para ver quiénes han ido facilitando ese acompañamiento y estamos trabajando con la búsqueda de patrocinadores adicionales que nos permita facilitar un contingente de billetes de avión para permitirles trasladarse a España", añadió la ministra.

¿Qué va a pasar en la COP25?

El Acuerdo de París establece un plan de acción para limitar las emisiones de efecto invernadero y afrontar la crisis climática. "Una causa común para emprender esfuerzos ambiciosos para combatir el cambio climático y adaptarse a sus efectos, con un mayor apoyo para ayudar a los países en desarrollo a hacerlo".

Los 195 países firmantes se comprometieron a reunirse cada cinco años para fijar objetivos más ambiciosos basándose en criterios científicos, informar a los demás gobiernos y a la ciudadanía sobre sus avances, y evaluar los avances hacia el objetivo a largo plazo a través de un mecanismo sólido de transparencia y rendición de cuentas.

Se ha previsto una fase de alto nivel para los Jefes de Estado y de Gobierno el 2 de diciembre

Asimismo, incluye compromisos de mitigación, adaptación y financiación. El acuerdo reconoce también "la importancia de evitar, reducir al mínimo y atender a los daños y perjuicios debidos a los efectos adversos del cambio climático". Por otro lado, "reconoce la importancia de las partes interesadas no signatarias: las ciudades y otras administraciones subnacionales, la sociedad civil o el sector privado".

El papel de los científicos en las negociaciones

La interacción científica y política ha cobrado especial relevancia en las últimas cumbres del clima. "La Convención llama a las Partes a promover y cooperar con la investigación científica, incluso mediante el intercambio de información y el apoyo a programas, redes y organizaciones internacionales y la mejora de las capacidades de investigación de los países en desarrollo", explican.

Los 195 países firmantes se comprometieron a reunirse cada cinco años para fijar objetivos más ambiciosos basándose en criterios científicos

El Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), que evalúa la información científica, técnica y socioeconómica para comprender el riesgo del cambio climático inducido por el hombre, también colabora con la ONU y ha definido y fortalecido varias decisiones de la COP.

Para adoptar el Acuerdo de París, por ejemplo, la COP invitó al IPCC a proporcionar un informe especial en 2018 sobre el impacto del calentamiento global con un aumento de 1,5 °C por encima de los niveles preindustriales y las rutas de emisión de gases de efecto invernadero globales relacionadas.