Público
Público

Cumbre de la UE La cumbre por los presupuestos europeos acaba sin acuerdo

El bando de los países más ricos y el de los más pobres no consiguen reconciliar sus preferencias y decidieron dar el Consejo Europeo por terminado en la tarde del viernes. Sánchez califica la nueva propuesta sobre la mesa de “insuficiente” y aún no hay fecha para una nueva reunión.

La presidenta de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen  y el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, comparecen ante la prensa en Bruselas. (REUTERS)
La presidenta de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen y el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, comparecen ante la prensa en Bruselas. (REUTERS)

Más de 30 horas de negociación, noche en vela mediante para Charles Michel, no han sido suficientes para cerrar el abismo en la negociación por el presupuesto europeo para el período 2021-2027. Los dos bandos siguen inmutables: en un lado, los que quieren un presupuesto más ambicioso, y en el otro, los que prefieren que no suban sus contribuciones para tapar el agujero del brexit, cifrado en unos 10.000 millones de euros al año.

"No ha sido posible. Necesitamos más tiempo", ha dicho el presidente del Consejo Europeo, tras constatar el fracaso. Michel no ha puesto fecha todavía para una próxima reunión. Antes tendrán que testar las aguas con contactos informales. “A veces tienes que dejar que las cosas maduren”, ha confiado la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, también presente durante las negociaciones. “Aún no estamos ahí pero vamos en el buen camino”.

Unas esperanzas que a estas horas no parecen muy fundadas, atendiendo a las declaraciones de los líderes a su salida. Y eso que desde las 11 de la mañana ha habido reuniones en todos los formatos habidos y por haber. Por su lado, se veían los cuatro ‘frugales’ (Países Bajos, Suecia, Dinamarca y Austria). Por el otro, el bloque de los 16 rebautizados como ‘amigos por una Europa ambiciosa’, del que Sánchez y el primer ministro portugués, António Costa, se erigieron como líderes no oficiales. Merkel y el francés Macron se encontraban con unos y otros. Más tarde, los líderes de cada bloque, acompañados de Michel y el eje franco-aleman.

Todo ha terminado con una reunión de los 27 al filo de las 7 de la tarde en la que los líderes se han limitado a constatar el fracaso. "Queda mucho por hacer", ha admitido la canciller alemana Angela Merkel a la salida. "No ha habido ningún avance", ha afirmado tajante Pedro Sánchez, que ha calificado la última propuesta sobre la mesa de "insuficiente" y "decepcionante".

Las dos principales patatas calientes del debate son los fondos agrícolas y de Cohesión para las regiones más empobrecidas del continente. Dos políticas clave para España y que suponen en su conjunto dos tercios de toda la bolsa comunitaria. Y para ambas había recortes en la propuesta que seguía sobre la mesa esta mañana. Del 14% para la Política Agraria Común y del 10%. Una cifra que no se ha movido desde que se hizo pública hace una semana.

Los ‘frugales’, que tachan esas políticas de "antiguas", quieren que se invierta más en aspectos como la estrategia industrial del continente, la innovación o la Defensa y el control de la migración. Y, sin aumento del presupuesto, no hay sitio para todo. "Se hacía una disyuntiva tramposa entre las políticas buenas y las malas, donde lo viejo es lo malo", ha replicado Sánchez en rueda de prensa. "Pero nosotros creemos que las políticas de la PAC y cohesión son cercanas a la ciudadanía, que fortalecen el mercado único y que un corte en estas políticas fundamentales podría ser lesivo".

El último intento

La última propuesta sobre la mesa contenía concesiones a ambos bandos, según ha trascendido, aunque la impronta de los ‘frugales’ del norte se deja ver con mucha más fuerza. Principalmente, las cesiones eran tres. La primera, un presupuesto general algo más bajo: del 1,074% de la renta nacional bruta al 1,069%.

Segundo, se mantenían los descuentos anuales a las contribuciones de Alemania, Países Bajos, Suecia, Dinamarca y Austria. E incluso los holandeses recibían un trato más ventajoso que hasta ahora: se quedarían con el 25% de los que recauden por aranceles durante tres años (en vez del 15% habitual). Eso, a pesar de los esfuerzos del resto de líderes por tratar que esos cheques vayan desapareciendo o al menos que no se apliquen a los siete años. Ahora que su inventor, el Reino Unido, ya no está.

La tercera concesión, esta vez para los defensores de la PAC, era que la política agraria ganaba unos 4.000 millones de euros para todo el período. Lejos de los "cero recortes" que buscaba el Gobierno de Sánchez, esa cifra aún significaría que la PAC habría perdido más o menos el 13% de su tamaño, poco menos que el 14% presente sobre la propuesta anterior.

Es evidente que el peso de los ‘frugales’ en esa propuesta era muy grande. “No puede ser que cuatro países tengan una influencia muy superior a su peso económico y de población”, se quejaban fuentes diplomáticas poco antes del fin de la cumbre. Pero es que da igual que sean cuatro, uno o diecisiete, porque el MFP tiene que aprobarse por todos los Estados miembros”, recordaba Sánchez en su intervención.

¿Qué le gustaría ver al presidente para darse por satisfecho? Al menos, un nivel presupuestario al nivel de la propuesta de la Comisión de 2018, que se situaba en el 1,11% de la renta nacional bruta. De esa manera, se cubriría el hueco que deja el Reino Unido, y llegar así a unos 1,135 billones para los siete años. La propuesta con la que se iniciaba el día era la del belga Charles Michel, que ya era más pobre: 1,074%, y unos 40.000 millones de euros menos. Y al final del día, estaban hablando de reducirla aún unas centésimas más.

La primera cumbre post-brexit acaba con un desencuentro sonoro. Con dos bandos muy marcados, y sin una idea clara de cómo se va a conseguir un compromiso. En las próximas semanas podemos esperar contactos informales entre las capitales y las instituciones europeas, que deberían terminar en una nueva cumbre para la que aún no hay fecha. La solución no se adivina sencilla, pero es que hablar de dinero nunca lo es.

Más noticias de Internacional