Público
Público

Draghi pone en manos de un general del Ejército la gestión de la pandemia en Italia

El nuevo "Fernando Simón" italiano, que es un general del Ejército, es el jefe de logística de su Fuerza Armada y lleva meses involucrado en la gestión de las vacunas. Además, ya tiene a efectivos desplegados en todo el territorio vinculados a la lucha contra el coronavirus. Es la primera vez que Italia entrega a un general el liderazgo de una situación de emergencia.

El general del ejército Francesco Paolo Figliuolo
El general del Ejército italiano Francesco Paolo Figliuolo, en una imagen de archivo. ARMEND NIMANI / AFP

El Gobierno italiano de Mario Draghi apuesta por un militar para coordinar la lucha contra el coronavirus. El general del Ejército Francesco Paolo Figliuolo, actualmente jefe de la logística de su Fuerza Armada, será el nuevo "Fernando Simón" transalpino, responsable de gestionar los esfuerzos para que las autoridades italianas ejecuten debidamente el plan de vacunas a partir de ahora hasta el final de la pandemia. Es la primera vez que Italia entrega a un general el liderazgo de una situación de emergencia.

El primer ministro italiano, en el cargo desde hace dos semanas, quiere que el plan de vacunación tenga éxito, ya que el grueso de las entregas de las vacunas tendrá lugar a partir del próximo mes de abril. ¿Y por qué iba a ser un militar la solución? Teniendo en cuenta que desde el comienzo de la pandemia Italia contaba con una figura civil en la coordinación de la emergencia, el jefe del Ejecutivo, Mario Draghi, ha optado por una figura muy relevante dentro del Ejército transalpino, que además ya estaba vinculada a la crisis sanitaria del coronavirus: "La larga experiencia de Figliuolo en los mandos de las Fuerzas Armadas, sus competencias en el ámbito de la logística y a la hora de afrontar situaciones complejas de forma rápida y capilar en todo el territorio italiano, aportarán una ayuda decisiva en la gestión de las campañas de vacunación", aseguran desde la Presidencia del Gobierno italiano.

Draghi quiere tener a una persona de confianza para gestionar la crisis sanitaria sin atender a los litigios entre los partidos

"Pondré todo de mi parte para afrontar esta pandemia", ha asegurado Figliuolo quien, según se aprende de la prensa del país, no sólo fue hasta ahora el jefe logístico del Ejército italiano, sino que además seguirá siéndolo precisamente por su trabajo hasta ahora realizado. Hacía días que Draghi estaba preguntando por un nombre solvente y al parecer el consenso ha sido unánime acerca de su figura. Por un lado, los militares por él dirigidos llevan meses operativos en el transporte y gestión de las vacunas. Por el otro, se lee en los periódicos italianos, las vacunas se consideran "un elemento estratégico vinculado también a la seguridad nacional". Además, el Ejército transalpino ya tiene una presencia capilar en todo el territorio destinada a la logística para luchar contra la covid.

La elección de Figliuolo tiene también elementos políticos a favor de Mario Draghi. El ex presidente del Banco Central Europeo (BCE), hoy primer ministro de un Ejecutivo de unidad nacional en su país; ha llegado al Palacio Chigi hace 15 días con el objetivo de hacer frente a los desafíos sanitarios vinculados a la pandemia por coronavirus. Pero en un Gobierno multicolor, que va de izquierda a derecha, de los socialistas del Partido Democrático (PD) de Nicola Zingaretti a los soberanistas de la Liga de Matteo Salvini; Draghi quiere tener a su lado personas de confianza para gestionar en autonomía la crisis sanitaria sin tener que atender a los tradicionales litigios entre las principales formaciones políticas italianas.

Francesco Paolo Figliuolo (Potenza, 1961) es jefe de la logística del Ejército italiano desde el año 2018. Ha realizado misiones tanto en Kosovo como en Afganistán y organizó el aislamiento de los primeros italianos procedentes de Wuhan. Pero no muchos italianos sabían hasta hoy que Figliuolo fue uno de los protagonistas clave de una de las escenas más dramáticas para Italia en la lucha contra el coronavirus: Figliuolo fue quien lideraba los efectivos militares italianos que se llevaron los cuerpos de decenas y decenas de fallecidos del hospital de Bérgamo, en Lombardía, una de las ciudades más duramente golpeadas por la covid en la primera oleada pandémica. La foto de la larga cola de camiones militares transportando a los fallecidos dieron, aquellos días, la vuelta al mundo.

"La novedad llevada a cabo por Mario Draghi es para Italia una novedad absoluta", asegura el diario progresista La Repubblica en relación a la elección del general: "En las emergencias nacionales -como terremotos, incendios o inundaciones- a menudo los Gobiernos italianos se han valido de las fuerzas armadas para detener situaciones de crisis repentinas". Sin embargo, añade: "Pero nunca había ocurrido que todo un sistema de emergencia estuviera entregado, de forma completa, a un general militar".

La decisión del Gobierno italiano llega en un momento delicado en lo que a los contagios se refiere. El país con forma de bota está a las puertas de la tercera ola, donde los 12.000 nuevos casos diarios de hace unos días han pasado a ser 17.000, como en las últimas 24 horas. El país sigue dividido por colores, donde según el nivel de contagio las regiones se dividen en amarillas (libertad de movimiento, pero con confinamiento nocturno), naranjas (cierre perimetral) y rojas (confinamiento completo). Actualmente sigue vigente la prohibición de atravesar las regiones y cada vez hay más zonas rojas: las ciudades de Bolonia, por ejemplo, estará totalmente confinada desde mañana jueves hasta el próximo 21 de marzo.

Más noticias de Internacional