Público
Público

Pasaporte de vacunación La UE avanza hacia un certificado de vacunación digital para este verano

Este documento podría identificar tanto a las personas vacunadas, como aquellas con una PCR negativa o anticuerpos. Bruselas apremia a los Estados miembros, recordando que son necesarios tres meses de trabajo técnico para hacer posible la interoperabilidad del mecanismo.

23/02/2021.- Una sanitaria pone la vacuna contra la covid-19 a una mujer
Una sanitaria pone la vacuna contra la covid-19 a una mujer. Fernando Villar / EFE

A pesar de las diferencias de criterio entre las capitales, la mayoría de los jefes de Estado y de Gobierno comparten la necesidad de crear un pasaporte de vacunación. No ha habido quorum y quedan muchos flecos por definir, pero la primera jornada de esta cumbre ha servido para acercar posturas entorno a la idea que planteó el gobierno heleno y que hoy se visualiza como una posibilidad a corto plazo.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha apremiado a los Veintisiete a estudiar soluciones técnicas a nivel nacional para poder trabajar en el mecanismo. La jefa del Ejecutivo comunitario ha reconocido que es necesario un mínimo de tres meses para que una plataforma de estas características sea óptima.

Así, ha reconocido que es un avance "haber coincidido en el conjunto de datos básico que estaría en este certificado digital", dejando claro que "los datos sanitarios sensibles no saldrían de los sistemas sanitarios de cada Estado miembro". Para garantizar esta protección ha insistido en la importancia de que este mecanismo se realice "a nivel europeo, para que otros no ocupen este lugar", en clara referencia a Google, que habría propuesto sus servicios a la Organización Mundial de la Salud. Este documento podría identificar tanto a las personas vacunadas, como aquellas con una PCR negativa o anticuerpos.

Von der Leyen, ha apremiado a los Veintisiete a estudiar soluciones técnicas a nivel nacional para poder trabajar en el mecanismo

Desde Moncloa han explicado que el presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, ha trasladado a sus homólogos europeos la importancia de "seguir trabajando en su desarrollo de forma conjunta para evitar que cada país elabore su propia fórmula, prevenir situaciones injustas y garantizar la protección de los datos personales". La posibilidad de dejar descolgada del sistema a aquellas personas que no hayan optado todavía a la vacuna es lo que frena al Elíseo, que se niega a crear diferentes derechos de movimiento en suelo europeo.

Ocio vs supervivencia económica

Los países del sur de Europa ven este certificado como una salvación a la temporada estival con unas garantías con las que no podían soñar el verano pasado. No es cuestión de ocio, para Grecia o España es clave alcanzar una herramienta que permita a las personas que estén vacunadas, disfrutar de las ansiadas vacaciones sin estar obligados a unas restricciones más severas. Dicho de otra forma, urge reactivar el sector turístico para que mejore la economía. En esta línea, el presidente del Consejo, Charles Michel, ha reconocido que "para muchos Estados miembros la cuestión del turismo es clave a nivel económico y social".

A pesar de que Bruselas respalda este mecanismo, advierte que queda mucho camino por recorrer antes de que sea una realidad. La presidenta de la Comisión, médica de formación, se ha mostrado prudente en la rueda de prensa posterior al encuentro y ha recordado que falta evidencia científica que respalde que aquellas personas que han sido vacunadas no serían transmisoras del virus. Todavía es pronto y tan solo cuentan con los primeros buenos resultados que celebra Israel, pero no es suficiente.

A final de esta semana se cumplen dos meses desde que arrancara la campaña de vacunación en la UE. "Hasta el domingo se habrán distribuido más de 50 millones de dosis, el 6,4% de la población europea, lo que supone el 8% de la población adulta", ha dicho la presidenta de la Comisión.

A final de esta semana se cumplen dos meses desde que arrancara la campaña de vacunación en la UE

A pesar de los retrasos en la entrega de algunas inyecciones, la jefa del Ejecutivo comunitario confía en alcanzar el objetivo de vacunación del 70% de la población adulta europea- 255 millones de personas- después del verano. Pero ha insistido en que es una crisis "de dimensión mundial y no estaremos seguros hasta que todo el mundo lo esté". Por ello ha insistido en la importancia de poner encima de la mesa los medios necesarios "para apoyar en los próximos meses a nuestros socios, teniendo en cuenta la producción en Europa, clave para ver en qué medida se puede ayudar".

Segunda cumbre telemática de 2021

Como viene siendo habitual desde que el Coronavirus alcanzase suelo europeo, los líderes no han celebrado bilaterales en los pasillos, ni los sherpas han intercambiado posiciones hasta altas horas de la madrugada en un despacho cualquiera. Tampoco los periodistas han hecho campamento base en la entrada del Justus Lipsius, compartiendo mesa con compañeros de todas las nacionalidades, intentando rascar algo de información entre corrillos y mucha cafeína. Como viene siendo habitual desde hace un año, los jefes de Estado y de Gobierno se reúnen por videollamada y la prensa hace lo propio desde casa, entre llamadas, grupos de WhatsApp y Telegram.

Sin embargo, a pesar de las dificultades del formato, sí han conseguido alcanzar acuerdos, conscientes "de la fatiga de la ciudadanía tras un año luchando contra la pandemia". "La situación epidemiológica sigue siendo grave y las nuevas variantes plantean desafíos adicionales, y por eso debemos de mantener estrictas restricciones al tiempo que intensificamos los esfuerzos para acelerar el suministro de vacunas", según reza el escrito de conclusiones.

"La situación epidemiológica sigue siendo grave", reza el escrito de conclusiones

Entre estas medidas han acordado mantener la restricción de los viajes no esenciales. "Acogemos con satisfacción la adopción de las dos recomendaciones del Consejo sobre viajes dentro y fuera de la UE, según las cuales se pueden introducir restricciones de acuerdo con los principios de proporcionalidad y no discriminación y teniendo en cuenta la situación específica de las comunidades transfronterizas", han firmado los Veintisiete. "Debe de garantizarse el flujo sin obstáculos de bienes y servicios dentro del mercado único, incluso mediante el uso de vías verdes", han añadido.

Así, han insistido en la solidaridad con terceros países y han reafirmado su determinación de intensificar una respuesta global a la pandemia. "Seguimos comprometidos con mejorar el acceso a las vacunas para los grupos prioritarios en nuestro vecindario y más allá, basados ​​en principios comunes, y con el apoyo de un enfoque global a través de la instalación COVAX", han dejado por escrito. En esta línea, la presidenta ha defendido que ya se han entregado 2.200 millones de euros para comprar vacunas en países con ingresos bajos o medios.

Han aprovechado para pedir a Rusia la puesta en libertad del opositor Alexéi Navalni y han condenado el ataque a una delegación que viajaba en una visita de campo del Programa Mundial de Alimentos al este de la República Democrática del Congo.


Más noticias de Internacional