Público
Público

Las falsas violaciones que avergüenzan a la televisión pública italiana

En menos de un mes, tres series del 'prime time' italiano han mostrado una escena en la que una mujer denuncia una falsa violación. La desagradable coincidencia de la cadena pública italiana Rai 1 pone en evidencia lo mucho que puede perjudicar la falta de control en las emisiones televisivas a la hora de concienciar acerca del maltrato y la violencia sexual.

Imagen de 'Lolita Lobosco', una de las series implicadas en la polémica en Italia.
Imagen de 'Lolita Lobosco', una de las series implicadas en la polémica en Italia.

En menos de un mes, la principal cadena pública de televisión italiana, Rai 1, ha emitido en tres ocasiones distintas y en tres diferentes series de prime time, escenas en las que hay una mujer que denuncia una falsa violación. Esta coincidencia, por así llamarla, ha llamado la atención de la opinión pública italiana en los últimos días, que ha lamentado lo ocurrido y está pidiendo explicaciones públicamente a la célebre entidad televisiva transalpina.

Las series de éxito en cuestión, son tres: Che Dio Ci Aiuti, Mina Settembre y Lolita Lobosco, en las que hay una mujer, en un determinado momento de la trama, que denuncia una falsa violación para su propio beneficio. Si ya el hecho de por sí es grave, aún más si se trata de la principal cadena pública del país con forma de bota. Si ya es bastante difícil, hoy en día, concienciar públicamente acerca de las violaciones; desde luego este giro narrativo tan recurrente en pocas semanas está fuera de lugar.

Tal como han recogido estos días algunos medios italianos, algunos usuarios habían notado esta desagradable ocurrencia y la señalaron en las redes sociales. Pero ha sido un medio independiente, Aestetica Sovietica, el que ha pedido explicaciones a la televisión pública italiana en una carta publicada en su página web: "Por tercera vez en un mes, la principal cadena del servicio público nacional propone un producto de ficción donde una persona que parecía ser una víctima de abusos sexuales, al final se descubre que es una mentirosa".

Para dicho medio, "el servicio público podría y debería ayudar a la opinión pública a superar estos escollos", mientras que "la Rai está enseñando que dudar es algo bueno" en relación a las denuncias por violación. Y añade: "Ya está bien. Exigimos explicaciones, dado que estas coincidencias son imperdonables. No vamos a tolerar ninguna retórica barata el próximo 8 de marzo. El apoyo a esta batalla [contra las violaciones] hay que ofrecerlo también a través de una representación fidedigna del mundo en el que vivimos".

El tema de las falsas violaciones en las series de éxito de la Rai también ha sido motivo de reflexión para algunos políticos italianos. Michele Anzaldi, secretario de la Comité de Vigilancia de la Rai y diputado de la centrista Italia Viva (IV), asegura que "la violencia contra las mujeres es uno de los males más dramáticos de nuestra sociedad, lo confirman desgraciadamente las noticias acerca de feminicidios, maltratos y violaciones".

"¿Cómo es posible que la Rai no se digne ni siquiera de dar una respuesta frente a los vergonzosos episodios de falsas violaciones en sus series de ficción? Esto, lleva incluso a culpabilizar a las mujeres", explica Anzaldi. Y añade: "Todo esto merecía unas explicaciones y disculpas inmediatas que todavía no han tenido lugar". Anzaldi, uno de los miembros del Comité de Vigilancia de la televisión pública italiana, da algunas pistas de cómo es posible que nadie se haya dado cuenta de lo ocurrido, antes de que lo hicieran los espectadores: "Es evidente que la continua externalización de las producciones, además con un alto coste; la falta de responsabilidad de los directivos y la ausencia de control de aquello que va en emisión está dañando fuertemente la coherencia y la calidad de la programación del servicio público televisivo italiano".

Italia tiene un alto índice de casos archivados y absoluciones, por encima de la media europea, cuando se trata de episodios de violencia de género

Más allá de la cuestión de los recurrentes episodios de falsas violaciones en series de Rai 1 en tan sólo un mes, Italia es un país que está luchando desde hace años contra el maltrato, las violaciones y los feminicidios. Según se aprende de la prensa del país, el territorio con forma de bota tiene un alto índice de casos archivados y absoluciones, por encima de la media europea, cuando se trata de episodios de violencia de género. De hecho, a lo largo del mes de marzo, Italia tendrá que rendir cuentas al Consejo de Europa acerca de ello. La Justicia transalpina tiene importantes carencias en este ámbito y Estrasburgo ha tenido que intervenir al respecto: "El sistema judicial italiano todavía obstaculiza el acceso a la justicia de las mujeres que han sobrevivido a la violencia doméstica, como demuestra el alto número de denuncias archivadas".

El problema del alto índice de casos archivados, como consecuencia directa, provoca que muchas personas tengan el prejuicio de que tales denuncias sean falsas, por el hecho de que no hayan concluido en una sentencia. Lo cual no hace más que dificultar aún más la posibilidad de que una mujer tenga el valor de confiar y personarse ante las instituciones públicas italianas para denunciar cualquier tipo de abuso en su contra. Según un reciente estudio publicado por el Instituto Nacional de Estadística italiano (ISTAT), hay casi 7 millones de mujeres italianas que han sufrido algún tipo de violencia en su vida.

Más noticias de Internacional