Público
Público

El FMI propone un "Plan Marshall" para recuperar Haití

Su director considera que el país "necesita algo grande" para su recuperación

PUBLICO.ES/EFE

La recuperación de Haití tras el terrible terremoto de la semana pasada "necesita algo grande", en palabras de Dominique Strauss-Kahn, director del Fondo Monetario Internacional (FMI). 

Y ese "algo" podría traducirse en un "Plan Marshall". A juicio de Strauss-Kahn, la ayuda extendida "de manera poco sistemática" no es suficiente y es necesaria una medida parecida al plan que Estados Unidos destinó a la recuperación de Europa tras la Segunda Guerra Mundial. 

Esto será algo que se tratará en la conferencia internacional en Montreal del próximo 25 de enero a la que asistirá el primer ministro haitiano, Jean-Max Bellerive. En esa reunión estarán presentes representantes de Estados Unidos, de la UE, de Canadá, de países latinoamericanos y de varias organizaciones internacionales, que planificarán una futura cumbre de mayor nivel sobre el país caribeño. 

El FMI está estudiando y negociando con organizadores y países donantes la posibilidad de cancelar toda la deuda haitiana. El Fondo dirigido por Strauss-Kahn también ha ofrecido sus "ayudas" a Haití, cuyas pérdidas tras el desastre se calculan en torno al 15% de su PIB, prometiendo un préstamo sin intereses por valor de 100 millones de dólares para que el gobierno pueda reanudar sus actividades y pagar para la importación de productos básicos.

Strauss-Kahn afirmó que la entidad optó por extender un crédito al país porque aprobar una donación hubiera requerido más tiempo y trámites. Ese préstamo también será perdonado si se aprueba la cancelación de toda la deuda, como el jefe del FMI dijo estar convencido de que sucederá.

En 2009 el Fondo y otras organizaciones internacionales ya eliminaron 1.200 millones de dólares de deuda haitiana, y el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) han cancelado desde entonces casi 900 millones adicionales que Haití debía a sus acreedores.

Sin embargo, estas cifras son las que menos preocupan en un país que ha perdido a más de 100.000 personas en el terremoto, que también afectó a 1,5 millones de haitianos. Una desgracia que no ha dejado de cebarse con Haití, el país más pobre de América, tras las subidas de los alimentos y del combustible en 2008, y los huracanes de ese año.