Público
Público

Fondo anticrisis Los líderes de la UE no doblegan a Hungría y Polonia y se citan para verse en diciembre

Los jefes de Estado y de Gobierno no han conseguido frenar el veto de Budapest y Varsovia al paquete presupuestario y arrastrarán el problema al menos hasta la cumbre del brexit.

El presidente del Consejo Europeo, el belga Charles Michel, conversa con los líderes de la UE, durante la cumbre celebrada por videoconferencia. EFE/EPA/OLIVIER MATTHYS / POOL
El presidente del Consejo Europeo, el belga Charles Michel, conversa con los líderes de la UE, durante la cumbre celebrada por videoconferencia. OLIVIER MATTHYS/POOL / EFE/EPA

A las 18 horas arrancaba la bizarra cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la UE telemática con la covid y el veto al fondo de recuperación como telón de fondo. A pesar de que las capitales habían vendido la necesidad de acabar con el secuestro del paquete presupuestario por parte de Hungría y Polonia, la discusión apenas ha durado un cuarto de hora.

Según fuentes comunitarias, no era el mejor escenario para un debate de tanto calado y la discusión se postpone a la cumbre de diciembre. Una cita que ya se aventuraba compleja, con el brexit y el coronavirus planeando sobre las Navidades.

El equipo del presidente del Consejo, Charles Michel, había contactado con todas las delegaciones nacionales para asegurar un debate suave, donde no se echara más leña al fuego. Un espíritu que ha tratado de mantener en la rueda de prensa posterior al encuentro virtual, donde ha evitado valorar el veto para "no empeorar la situación".

Michel ha abierto el debate, junto a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, para dar paso a Hungría y Polonia para que explicaran a sus homólogos por qué han bloqueado el plan de recuperación y el presupuesto europeo para los próximos siete años. También se ha unido Eslovenia, el tercer país que ha enviado una carta al Ejecutivo comunitario mostrando sus reticencias sobre la condicionalidad de los fondos al respeto del Estado de derecho.

Varsovia y Budapest no aceptan el condicionamiento de los fondos europeos al respeto del Estado de Derecho. Ante la imposibilidad de frenar esta cláusula, que requiere de mayoría cualificada, presionan a sus socios bloqueando el resto del paquete, que requiere unanimidad. Además del Marco Financiero Plurianual (MFF) para los próximos siete años, también han vetado la decisión de recursos propios, para que Bruselas pueda ir a los mercados y endeudarse para financiar el fondo de recuperación, previsto para sacar del atolladero a los países que más sufren los estragos de la pandemia. Una decisión con consecuencias poco halagüeñas para el conjunto de la UE, pero para ellos también.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, participa en la cumbre de la UE celebrada por videoconferencia. Borja Puig de la Bellacasa / La Moncloa

La canciller alemana, Angela Merkel, se ha mostrado preocupada por el veto de sendos países, aunque ha preferido no polemizar ni especular sobre los siguientes pasos para resolver esta crisis política. Ha hecho hincapié en que hará lo que esté en manos de la presidencia rotatoria para desbloquear la situación.

Charles Michel ha subrayado que es clave remar todos en la misma dirección e implementar el plan acordado en julio lo antes posible. A pesar del revés que supone este secuestro de los fondos para los países que mas sufren las consecuencias de la pandemia, el presidente del Consejo ha encontrado un atisbo de esperanza y ha afirmado que "la magia de Europa radica en encontrar una solución incluso cuando parece imposible".

A partir de ahora se desarrollarán reuniones en distintos formatos para poder alcanzar un compromiso en la cumbre europea de diciembre. Una cita que podría ser presencial, en la que los lideres tendrán que, además de preocuparse por el fondo anticrisis, cerrar muchos de los flecos del brexit. Fuentes comunitarias reconocen que Francia y Bélgica han pedido empezar a estudiar alternativas para tener listo todo ante el escenario de un divorcio sin acuerdo.

Avances en materia de vacunas

Tras la breve discusión sobre el respeto al Estado de Derecho, ha arrancado la puesta al día sobre la pandemia. La jefa del Ejecutivo comunitario ha asegurado que las autorizaciones preliminares para la comercialización de las vacunas de BioNTech/Pfizer y de Moderna podrían llegar a finales de diciembre, "siempre y cuando todo avance sin problemas". Según ha comentado, esos son los plazos que baraja la Agencia Europea del Medicamento, encargada de evaluar la seguridad y eficacia de los fármacos y vacunas.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel. OLIVIER MATTHYS/POOL / EFE/EPA

Ursula von der Leyen ha insistido en que se trata de un primer paso y ha advertido de que el número de dosis inicial será muy limitado. "Los grandes números vendrán después", ha señalado, a lo que ha justificado que por ello se ha pedido a las capitales que elaboren los planes de vacunación.

Charles Michel ha hecho hincapié en la preocupación que han trasladado a las capitales respecto al creciente numero de personas anti vacuna y ha insistido en que es una acción para protegerse a uno mismo, pero también un gesto de solidaridad hacia los demás.

Los lideres europeos también han hablado sobre la retirada de medidas restrictivas. Michel ha defendido que sea "gradual y regresivo". El ex primer ministro belga ha reconocido que "todos nos morimos de ganas por celebrar las vacaciones de fin de año", pero ha pedido ser responsables y no olvidar los estragos sociales y económicos que ha dejado la pandemia a su paso por el Viejo Continente.

Más noticias de Internacional